lunes, julio 16, 2012

20 horas

La vida me cambió en 20 horas. Esto no es novedad porque suelen pasarme cosas así. Para mi trsiteza no es la primera vez, y quizá no sea la última. Pero siempre logro recapitular.
Esta entrada viene con parental advisory. Es decir quee quzá sea muy fuerte y muy culera, sobre todo para quienes más me quieren. También puede que sea bilingüe en pedacitos, atribución a que mis seentimientos más profundoss a veces me salen en inglés por alguna extraña ancla del panamericano (la escuelita donde estudié 10 años).
Llegamos casi puntuales. Lo cual realmente fue una hazaña tomando en cuenta el récord que llevábamos la última semana. Con el Rogelio Seferino (antes carro de Criseida, ahora carro de mis padres) fallando a cada rato íbamos llegando con una o dos horas de retraso cada día. Pero ayer llegamos a las 10:36 am, sólo 6 minutos tarde. El llegó como a las 10:40, sólo unos minutitos más tarde.
Nos dijeron que se llamaba Benito. Nos dijeron que era confiable. Nos dijeron que lo conocían. Nos dijeron que solía llevar pasaje en su tráiler y que era buen camarada. A Criseida la sedujo la idea del tráiler, la poesía de la vida de ser un par de lenchas transportadas en tráiler a su nuevo destino paraa empezar una vida nueva.
A mí la verdad, me dio curiosidad. "Eres muy curiosita, ¿verdad?" Me preguntó Benito en algún punto del trayecto rumbo a Matehuala, más como afirmándolo en reproche, que como duda genuina.
Pero por azares del destino, a Criseida se le presentó una oferta a la que no se podía negar y salió a Durango por una semana, el mismo domingo 15 de julio que yo viajaba al DF. Yo sin embargo, no podía postergar el viaje, tengo un montón de trámites pendientes que realizar para concretar la maestría que me he venido a estudiar al DF y para un viajecillo que hay en puertas. Yo, como los buenos lestores del blog sabrán, tengo FOBIA a los trámites. Me parecen insostenibles. Y muchos recordarán que la última vez que intenté sacar mi visa en el 2009, sufrí como la loca desquiciada que soy.
Soy una tonta, loca desquiciada y estúpida. Le pedí a alguien el favor de acompañarme, y a mi madre que me cuidara a los niños esta semana. Sólo que la vida da una de vueltas absurdas y no se pudo la compañía. Ea, pues, a crecer y superar los traumas, Anita.
El ride seguía en píe. Y bueno, cómo una tortilla de mi calaña se iba a negar a viajar en un tráiler que transporta tortillas y tostadas Misión. Súmale más poesía a la recochina poesía de la vida. Y Ñaña me dijo: "¿Estás segura?" Y yo que le digo la muy sobada y repetida, "me dijeron que es de confianza, y casado y muy comprometido con su chamba."
Y pues lo dicho, soy una tonta, loca desquiciada, y muy... no sé, me salen fearless y naive, ¿será que debo usar temeraria o namás repetir estúpida? Así que me animé a irme, eso sí, en lass peores fachas posibles, conscientemente fea, con los niños para no irme sola y verme tan maternal como mi frialdad me lo permite.
Por la libre rumbo a Saltillo me contó de cuando le puso el cuerno a su esposa con su concuña "porque se le metió el chamuco" después de que la muchacha se le anduviera paseando en toalla por la recámara de él y su esposa.
Antes de entrar a Saltillo me contó que lleva 11 años de trailero, porque muy jóven se le murió su amá y el padrastro que no servía para gran cosa lo metió a estivador, pero no lo ocupaban mucho porque es chaparro y no alcanzaba las cajas de arriba. Entonces lo usaban para reversear los trailers y estacionarlos. Así le aprendió y así es como empezó. Es lo único que sabe hacer y es en lo que mejor le va. Tiene experiencia. Lo maneja bien. Obvio a lo único que hay que temerle es al sueño...
Pero el sueño no es problema cuando el criterio es amplio y para eso hay tanta cosa que meterse.
Saliendo de Saltillo ya habíamos repasado mi criterio sobre el uso de drogas blandas y duras, recreativas y "necesarias", legales e ilegales. La marihuana no le gusta, lo hace sentir estúpido, además le parece que huele muy feo.
Lo mejor es "arreglarse" para no dormir.
...
El miedo y la impotencia recorrieron mi cuerpo como corriente eléctrica, pero es tan cliché y yo tan exagerada que me acomodé durita durita en mi asiento de copiloto y se me acabó el tema de conversación.
Me advirtió condescendientemente que sería prudente con los niños y respetaría su infancia, sin quitarles su inocencia. Diego, Santiago y la gata no se enteraron de la conversación. Yo iba bordando. Me dediqué a bordar el pañuelito que debía haber terminado el sábado con la esperanza de que verrme ocupada y distraída limitaran nuestras interacciones. A las 4:30, más menos, comncé a pestañear, y él estaba en todo. Vete a dormir atrás con los niños, me dijo. Yo no quise. Me insistió que así podría hacerle plática en la noche sin quedarme dormida cuando es más peado el camino para él. Me avisó en ese punto que llegaríamos el DF HASTA las 5 de la mañana. Yo había entendido que llegaríamos por la noche, no en la madrugada del día siguiente.
Me contó de la vez que le dio ride a una señora de 54 años y que cuando le dijo: "oiga doña, vamos a arreglarnos allá atrás" la ñora se emopcionó toda y le preguntó: "¿pero a poco sí te gusto?" La tuvo que informar que arreglarse es meterse piedra, o cristal o la sustancia que vaya a decidir usar. Imagino a la ñora desencantada, o quizá no.
Diego me pidió que lo acompañara atrás y decidí tomar la oferta de dormir un ratito. Me dormí como de 5 a 6:15 pm. Lo que me despertó fue sentir que habíamos llegado a una estación y yo necesitaba ir al baño. En realidad, al parecer llevábamos allí como 20 minutos, mientras que el se "arreglaba". Me preocupó ver que Santiago andaba platicando muy ameno y divertido en el asiento del copiloto. Yo regresé y del susto se me quitó el sueño. Me confesó que él ya tampoco necesitaba dormir porque ya andaba "arreglado" y me asuté más. Pelé los ojos hasta las 7:30pm que decidió dormir.
Él se acomodó atrás en la cama de la cabina, Santiago a lado suyo y Diego en los pies. Benito me decía "ponte allá con Diego y acomodas los pies acá." Pero no accedí. Recordé el capítulo de indiotez extrema en mi vida en que estaba muy cansada y me quedé a dormir en casa de alguien "de confianza". Esa vez desperté con Fulanito de Tal encima mío y con dos dedos suyos en el interior de mi vagina. Por eso me dio miedo y preferí quedarme echa bolita en el asiento del copiloto. Pero él se puso muy necio y se molestó. No pudo dormir y le siguió dando. Como a las 9 pm quiso abjarse a cenar un taco. Me ofreció uno y yo andaba sin dinero (malamente no nos dio tiempo de pasar al cajero antes de irme). Dije que sí al taco. Nos volvimos a trepar al camión con los niños súper despiertos y me avisó que necesitaba "arreglarse" de nuevo. Entré en estrés total. ¿Cómo y cada cuánto se ha de hacer eso? Me recalcó lo de la paz mental de mis hijos y nos bajó en una tiendita de la carretera. Incluso me dio $40 para comprarles a los niños algo mientras él hacía uso de su droga de deespertar. Regresé como 15 minutos más tarde y le dio como hasta las 10:30. Se volvió a parar. Esta vez sí quizo dormir, y yo me hice bolita otra vez. Me pidió y neceó de nuevo que me acostara atrás. Me volví a rehusar.
No sé en qué momento me dormí, no sé en qué momento desperté. Pero sé que por mi mente pasó un are you fucking kidding me? Is it really your foot on my ass!!! Me hice bolita otra vez y me pegué a la puerta. Él fingía que dormía y yo que no me enteraba. No, seguro me lo imaginé todo. En eso entró la llamada de Crix y hasta Sampi despertó, pero él seguía "durmiendo". Terminé la llamada y entonces lo volvió a estirar, pude sentir cómo pretendía literalmente talonearme el pubis y yo me pegué aún más a la puerta. Me hize pendeja y me acomodé de tal manera que me senté en su pata con la esperanza de cangrenarlo. Creo que funcionó porque a los pocos minutos fingió que despertaba y jaloneó su pie hasta que pudo liberarlo. Ni modo que me dijera "me das chance de sacar mi pie de tu trasero, ese que puse intencionalmente donde no debía estar." No me dijo nada, vio el reloj. Dijo, de aquí al DF es una hora. Todavía nos queda mucho tiempo." Vio que yo no me inmuté. Volvió a recostarse y a estirar su pie, esta vez me tocó todo lo que pudo y yo brinqué y me acomodé donde no me alcanzaba pegada en la guantera (casi me metí a la guantera).
Se levantó y me dijo "perdóname, creo que me he propasado". Yo lo voltié a ver como quien no ha notado que hay alguien a un lado y dije "¿Cómo?"
Frases más frases menos de ida y vuelta le dije que ya quería estar en el DF. Él me dijo que sí lo había hecho a drede porque no estaba acostumbrado a las de mi clase y se le puso muy dura de imaginarme. Pero que, ¡¡¡"lo disculpara"!!! o.0 What! Are you fucking serious? You just felt me up with your shitty dirty foot and you just want me to forget all about it and forgive you?! FUCK NO!!
Luego me salió con un choro de cómo las mujeres tenemos derecho a decir que no, pero que yo no le había dicho que no. Y yo lo miré feo y le dije. No te voy a hacer un escándalo aquí delante de mis hisjos traumándolos, cuando que mi lenguaje no verbal ha sido bastante claro. Porque ha sido muy evidente que yo no quiero que me toques. Me agarró del brazo y me EXIGIÓ que lo disculpara.Le pedí que dejara de tocarme y me llevara al DF.
No pasaron 15 minutos cuando la tortura real comenzó, la psicológica: "es que la traigo dura", "es que cuando a los hombres se nos quedan las ganas nos salen fuegos", "tu eres la maestra, ¿qué me recomiendas para que se me quite?", "¿Por qué se pone dura si los espermas son suaves?" (ay ternurita él, si no fuera casi un violador me daría risita), "eres mala, ya tienes tu venganza, me duele porque está muy dura", "las mujeres son más buenas, los hombres somos malos" (¿cuestiones de género a mí?, "se me metieron los malos pensamientos porque se me metió el diablo" (claro, él no es responsable de sus propios actos, echémosle la culpa a los entes mitológicos, ¿no?) y ya no me acuerdo cuantas más, pero estoy segura de que mencionó que la tenía dura.
Yo quería llorar, llegar al DF, y lo peor: IR AL BAÑO. Le pedí llegar a una gas y me dijo que ya no había más, que si quería se paraba en el camino para que hiciera yo en el monte. What's wrong with you man?! Do you really think I'm gonna let you watch my ass??? Obvio, le dije que aguantaría hasta entrar al DF. Ahí muy, pero muy a hüevo se paró en la SEGUNDA gas que vio. Y luego, para colmo, en lugar de dejarnos en la central de autobuses donde habíamos acordado para que yo pudiera guardar mi exceso de equipaje en maleteros, nos dejó tirados en mitad de una avenida, con dos grandísimas maletas como de 20 kilos cada una, tres mochilas, una caja, una bici y una gata.
Por buena suerte un taxista de los mil que pasaron sí se quiso parar, él nos trajo a casa y ya estamos bien. Recuerdan la parte en la que yo no traía dinero, ¿no? Así que llegando tuve que pedir en la casa a ver si me prestaban. Por suerte, Susana (la nana de mi primo y sus hijos) sí tuvo.

8 comentarios:

Opiniones incorrectas dijo...

¡Qué horror! Nena, estoy alucinada, qué malísima experiencia y qué asco de hombre. Además te tuviste que cortar porque estaban los peques delante, pero lo que se merecía era que lo hubieras pateado para que se le quitasen las ganas de propasarse con nadie.
Uff, espero que no te vuelvas a encontrar con nadie así.

Manuel Tenorio dijo...

Una parte de mi está aliviada de saber que llegaron bien pese a las circunstancias. Otra parte quiere darte una cachetada y presentarte a mi amigo: el sentido común; sentido común, Ana. Ya se habían conocido antes, espero sean grandes amigos y logren evitar escenarios que pongan en riesgo vida y pellejo.

Ana de Alejandro dijo...

Bueno, la vida es corta para lamentarme màs tiempo y ya estoy haciendo los tràmites que necesito.

NN dijo...

Lo unico que yo se, es que no se puede y no se debe confiar en nadie en nadie, y mucho menos con la seguridad de tus hijos.de los errores se aprende.

Anónimo dijo...

Ingale que horrible experiencia pero como dice tu amigo manuel son cosas que se pueden prevenir con sentido comun!!
le hubieras dicho cuando te bajaste te tengo una solucion a tu problema jalatela hasta que te la arranques!!! viejo marranooooooo!

pero porfavor a la proxima piensen antes de tomar decisiones no hay que confiar en desconocidos y menos estar en una situacion de desventaja ante ellos que hubieras hecho si los dejaba tirados en la carretera? o si no se conformaba con un no?? cuidense!!!!!

Anónimo dijo...

Eres una irresponsable, solo a ti se te ocurre exponer de esa manera a tus hijos, solo por caprichos de lencha trailera.

Anónimo dijo...

tengo mucho tiempo leyendo su blog y nunca había publicado nada, pero sentí la necesidad de publicar que realmente me alegro que estén bien, pasaron una experiencia terrible... cuídate chica, no esta de más desconfiar un poco de la gente

Valeria Rmz

Anónimo dijo...

NO SE SI SON LOS NIÑOS O TU PERO TIENES UN ÁNGEL DE LA GUARDA INMENSO. POR DONDE LO VEAS ES UNA LOCURA.