viernes, septiembre 29, 2006

Los animales tienen orgías, madres lesbianas, viudos desconsolados y crímenes pasionales

En esta ocasión nos atrajo este articulo que menciona algunas de las más interesantes prácticas "amorosas" que se pueden encontrar en la naturaleza. Para todos aquellos que siguen sosteniendo que el "perrito va arriba y la perrita abajo". Dedicado con cariño a Cloti que es El Perro de nuestras vidas.
25/6/2005 EFE/Miguel López
La sexóloga y antropóloga Pilar Cristóbal desmitifica en un libro el popular dicho "hacer el amor como animales" pues, según explicó a Efe, en el reino animal también hay muestras de ternura, besos en la boca y, tanto heterosexuales como homosexuales, llegan a convivir en pareja y tener hijos.
El propio título de la obra -"También los jabalíes se besan en la boca" (Temas de Hoy)-, defiende esta tesis, ya que, según Cristóbal, el hombre tiene mucho que aprender de las conductas sexuales de algunas especies pues, al fin y al cabo, "también es un animal".Tal vez, señaló, el mejor ejemplo para la reflexión se encuentra en los hábitos de los bononos, simios con los que el ser humano comparte el 99 por ciento de sus genes y cuyas hembras mantienen parejas homosexuales estables, con las que cuidan a sus crías.Esta peculiaridad no es tan trascendente para Cristóbal y es que la homosexualidad es una conducta "completamente natural" que se da "hasta en los caracoles", que intercambian sus sacos de esperma en actos sexuales antes de convertirse en hembras, ya que "auto-fecundarse no es divertido".Cambio de rol sexualLo significativo de los bononos estriba en la conducta de los machos más débiles que, ante la imposibilidad de obtener comida dada la extrema rivalidad de sus congéneres, adoptan gestos femeninos y son admitidos en las citadas relaciones homosexuales, donde, además de ayudar a la cría, se convierten en compañeros sexuales de las hembras.Tal vez, apuntó Cristóbal, la conducta del bonono puede enseñar que la agresividad nunca es un buen aliado porque, a su juicio, estos machos "de segunda" son los que consiguen que sus genes prevalezcan, incluso por encima de los machos líderes, que llegan a violar a las "bononas" colectivamente.En opinión de su autora, el libro demuestra que animales y humanos "tienen mucho en común" y es que "también las lagartijas tienen clítoris" y disfrutan del sexo.Los chimpancés no iban a ser menos, según Cristóbal, quien relató cómo los machos guardan cola pacientemente para hacer el amor con la hembra, que "prueba con todos" porque los espermatozoides de esta especie -al igual que la de los humanos-, son "asesinos" y, con independencia del número de compañeros, sólo triunfa "el más fuerte".Sólo los seres humanos son conscientes de que las relaciones íntimas pueden tener como fin la procreación, mientras que el resto de las especies buscan encuentros por razones de muy diversa índole, como "un buen recuerdo o las hormonas".Orgía de calamaresSexo que puede llegar a ser en grupo, como en el caso de los calamares u otras especies marinas, que eligen una noche de poca marea -en primavera u otoño- y luna nueva para sus encuentros porque el mar es demasiado grande para encontrar pareja y porque "hay que ser rápido" para evitar que el esperma sea arrastrado por la corriente.Pero también hay espacio para la ternura en el amor entre animales, como en el caso de las ardillas macho o las leonas, que buscan la confianza de su interlocutor reproduciendo gestos que hacían cuando eran tan sólo bebés.Y, como en los humanos, el reino animal ofrece las dos caras de la moneda: desde la mantis religiosa que descabeza al macho tras el coito por culpa del olor que éste desprende, hasta los albatros, que viven juntos toda la vida y, si se quedan viudos, no vuelven a rehacer su vida, agregó.

Esta noticia, extraída de wanadoo.es, la puedes encontrar completa en:http://actualidad.wanadoo.es/carticulos/86977.html
**************
¡¡¡Faltan 11 días para la gran llegada de Santiago y Diego!!!

No hay comentarios.: