domingo, abril 12, 2015

Días 16 y 17: Vacaciones de Semana Santa

Y que se acabaron las vacaciones! Así es, fueron 17 intensos días de vacaciones con los hijos en casa y nosotras viendo a ver qué inventábamos para entretenerlos.
Ayer sábado, vimos más capítulos de la serie de Goosebumps que les ha encantado a los hijos y los tiene ya convertidos en unos adictos. Netflix puede ser el mejor amigo de cualquier mamá. Estos días en casa han servido para que Diego y Santiago encuentren sus propias formas de entretenerse, y de explorar lo que les gusta hacer. A ratos había que separarlos y que cada uno tuviera su espacio. Uno se iba a nuestra recámara y el otro se quedaba en la de ellos. A Diego que le gusta más leer, es fácil entretenerlo con El Diario de Gregg o algún libro de ese tipo. Ayer se propuso terminarlo todo de un jalón. Más que nada para asegurar que le regalemos el cuarto volúmen el día de lxs niñxs, 30 de abril.
Santiago, por su parte,, más que leer las historias prefiere inventárselas, entonces agarra sus mil y un osos de peluche y hace con ellos las historias que quiere.
Hoy, por ejemplo, estuvieron horas en el espacio, y como Criseida traía sus audífonos, decidieron que ella era el centro de control en Houston. A cada rato orbitaban alrededor de la cabeza de Crix, y bueno, se le ocurrió meter un osito en un estuche de plástico con cierre, que era su "traje especial para el espacio" y hacerlo aterrizar en el "Planeta Sillón". Obviamente, Diego decidió que el juego de su hermano era más entretenido que cualquier cosa que él estuviera haciendo, así que pidió unirse y estuvieron descubriendo mundos un rato. Para esto, Santiago le puso alas de papel a una vieja caja de zapatos, y esa era su "nave espacial". El comedor era su base aérea y bueno, nos invadieron todo por un par de horas.
Para mi el resúmen de las vacaciones fue muy divertido porque hicimos platillos diferentes cada día, cosas elaboradas a veces y súper simples otras, pero cada día comimos riquísimo. Y me queda un buen sabor de boca de estos días en casa convivieno en familia. Además de que yo también tengo adicción a una serie: Drop Dead Diva, a la cual avanzamos uno o dos capítulos cada día después de que los hijos se van a dormir.

Días 14 y 15: Vacaciones de Semana Santa

Pues como les he ido contando, decidimos que para nosotras que siempre andamos en la calle, sería innovador quedarnos en casa. Yo incluso hice un voto de usar pijama pasara lo que pasara y casi casi lo he cumplido. En fin, pues nos hemos tenido que buscar en la casa cosas entretenidas qué hacer con los hijos.
Así pues Diego sigue lavando ropa y Santiago aprendiendo las artes de la cocina. La cosa es que no nos imaginábamos que Diego fuera a sacar ventaja de su actividad. Resulta que aprovechando que los primos también andan en casa pasando las vacaciones, Diego decidió enseñarles a lavar... ¡NUESTRA ropa!
Así pues, el jueves por la mañana, mientras yo estaba atendiendo los posts de la Red de Madres Lesbianas en México, y Criseida atendía su grupo en línea, Diego decidió poner a sus primos a tallar sus calcetines. Vale aclarar que yo únicamente le pedí que echara la ropa en la lavadora, le echara el detergente y dejara que la máquina hiciera el trabajo duro. Pero no, para Diego resultó más divertido poner a los primos a tallar. Nuestra lavadora tiene algunas dificultades técnicas, como que hay que llenarla con manguera, ya que el llenado automático tiene tiempo de no funcionar. A esto Diego y los primos le vieron la "ventaja" de jugar a llenar tinas que luego iban vaciando en la máquina. Al poco rato bajó también Santiago y se unió a las festividades.
Yo moría de vergüenza, y no quería ni asomar la nariz. Estaba esperando el momento en que la nana de mis sobrinos me reclamara que los tuviera lavando la ropa de mis hijos. Y bueno, se imaginarán a mis sobrinos preguntando: "¿Así Diego o lo tallo más?" Y mi hijo muy mandón diciéndoles: "Hasta que se vea blanco". En fin, que la ropa quedó muy limpia y nuestros hijos están resultando buena influencia para los sobrinos. La nana si bajó a ver qué estaban haciendo y namás la oí gritarles: "mañana los pongo a lavar la de ustedes". Aunque supongo que lavar la propia ropa no es igual de divertido porque ese mañana nunca llegó.
De pronto leo por ahí que hay mamás que no saben cómo hacer para que sus hijxs hagan quehaceres en el hogar, yo pienso que todo es cuestión de irles enseando desde chiquitxs que lo que tiren hay que recogerlo, que si se duermen en SU cama es responsabilidad de ellxs tenderla y pues ir aumentando las responsabilidaddes dentro de la casa conforme crecen. Obviamente, las primeras veces todo va a quedar mal hecho. Se van a lavar a medias, la cama va a estar mal tendida, la mesa mal puesta y así todo lo demás. Sin embargo, con el tiempo irán adquiriendo maña y experiencia hasta que les salga impecable.
Lo que pienso es que si en algunas comunidades lxs niñxs aprenden a trabajar desde muy pequeñxs, porque definitivamente pueden hacerlo y su trabajo es necesario para la supervivencia de la comunidad, igualmente nuestrxs niñxs urbanxs pueden aprender a hacer algo bueno por la gente con la que viven y conviven a diario.
El viernes, por otra parte, quisimos hacer algo más "festivo", así que nos pusimos a jugar con ellos nuevamente al club y en esta ocasión sí nos ganó Santiago. Créemos que jugar con ellos les da las herramientas sociales que necsitan para convivir con todo tipo de personas y no sólo niñxs. Por la tarde vimos juntxs una película sobre un oso quee se llama Paddington. Santiago que tiene una osofilia MUY marcada estaba feliz de ver la película, hasta que en realidad la vio y se puso a llorar porque hay varios momentos tristes en la trama en la que el oso protagonista sufre, sufre y sufre más que María en telenovela mexicana... Lo bueno que tuvo final feliz y pues ya eso lo reanimó.
Finalmente, por la noche, antes de mandarlos a dormir, vimos con ellos una serie de los noventa que es justo como para chavitxs de esta edad y se llama "Gooseboomps" y trata de mini historias de terror, como de media hora por episodio. Es súper simpático ver sus reacciones ante aparatos como teléfonos, grabadoras y demás que ya no son así. Y bueno, como a mis hijos les encanta el misterio y el terror, ya son adictos a la serie y quiereen ver toooodos los capítulos.

jueves, abril 09, 2015

Días 11, 12 y 13: Vacaciones de Semana Santa

Pues, a decir verdad, optamos por pasarlos en casa. Diego y Santiago están disfrutando la presencia de sus primos en la casa. Es decir, para quienes no recuerden, vivimos en una casa compartida y fragmentada en departamentos, como si fuera una gran vecidad donde habitamos en tres secciones hasta 13 personas. Los primos en cuestión son los hijos de mi primo, el hijo de la hermana de mi mamá. Así pues, son los "primos segundos" de D y S, pero como nosotras no les enseñamosmucho es de los lazos de consangunidad porque sería una verdadera bobería, mis hijos los conocen como "los primos" así a secas. Criseida no es muy fan de esa relación, porque cuando vivíamos en la parte de abajo de la casa, y acabábamos de llegar al DF, ellos se portaban como los patroncitos de nuestros hijos. El tiempo ha hecho su trabajo y ya se llevan como gente decente. Enseñamos a nuestros hijos a no dejarse ningunear y a no recibir órdenes a diestra y siniestra del primo mayor y pues ahora todo va bien.
En la escuela, Santiago descubrió un jueguito de computadora que se llama Five Nights at Freddy's y es MUY fan. No habla de otra cosa en todo el día. Y pues el primo mayor le sigue la corriente hablando de eso también, a veces hasta le comparte su tablet y los deja jugar. Como no nos encanta que suban a darle lata a mi tía (la hermana de mi mamá), los dejamos jugar en los cuartos de abajo en lo que ellos denominan "El Club". Ahí pueden pasar HORAS los cuatro metidos y discutiendo de "cosas de niños".
En cierta forma me recuerda a mi propia infancia, cuando tres primas mías y yo nos íbamos a jugar afuera de la casa de mi abuela paterna, en una "casita" formada por blocks (que en realidad era un montón de blocks de construcción esperando a ser vendidos) y que era nuestro propio club. Por eso es que me gusta en parte que se la pasen jugando. Como no hay quién saque a pasear a los primos, pues deben quedarse acá y ahora que decidimos quedarnos en casa, se acompañan.
Criseida trae MUCHO trabajo, y yo me he dedicado a atender la RDMLM, porque le viene bien al grupo que una esté al pendiente de los posts. Decidimos ponernos a hacer "cosas caseras" y probar nuevas recetas, además que ando de adicta con tres series en Netflix. Por todo eso, no hemos salido, más que a la tienda a reabastecernos de provisiones.
El martes recibimos una visita y fue muy divertido. Y todos los días seguimos en lo de fomentar que Diego y Santiago aprendan quehaceres domésticos. Santiago tiene la cama que comparten y Diego lava la ropa de toda la familia. Santiago aprende a cocinar recetas sencillas y Diego arregla un poco las áreas comunes. Nos parece adecuado para su edad que aprendan a realizar ciertas tareas del cuidado del hogar y que no crean que todo se hace solo.

Días 9 y 10: Vacaciones de Semana Santa

Bueno, el sábado yo fui con Diego y Santiago al zoológico de Chapultepec, donde tuvimos la oportunidad de conocer a unas mamás que viven en Baja California Sur y son parte de la Red de Madres Lesbianas en México. Criseida lleva ya un par de meses con una dolencia que le afecta su pie y le evita caminar, así pues, yo no sé si fue pretexto o no, pero el caso es que no vino con nosotrxs al zoo.
Nos vimos temprano, como a las 10 de la mañana con las compañeras de la RDMLM para que no hubiera tanta gente en el bosque. Como ellas tienen una hija de 6 años y uno de 13, ambxs estaban fascinados con los animalitos y quisieron recorrelo toooodo. De buenas,una pate estaba cerrada, sino nunca hubiéramos salido de ahí.
Me metí una tremenda quemada en los hombros porque había demasiado sol. Luego nos invitaron a comer pizza ahí mismo en el área de comidas del zoo. Y más tardecito, como a las 3pm llegó otra pareja con su bebita de dos meses que sí viven en el DF.
Lo pasamos de lo lindo, el resto de la tarde, conviviendo en un clarito del bosque donde nos sentamos a improvisar un picnic. Ahí Diego y Santiago jugaron a la pelota y a no sé cuántas cosas más con el hijo y la hija de las mamás de BCS.
El domingo fue pascua, y como ya es tradicional para Diego y Santiago, organizamos una búsqueda de huevos decorados. En esta ocasión lo hicimos con las mamás de la red. Nos vimos en el Parque Hundido a las 3 de la tarde y llegaron MUCHAS mamás ccon sus hijos e hijas. Nos quedamos ahí como hasta las casi 9 de la noche, porque como nos pescó el cambio de horario, oscureció más tarde de lo acostumbrado.
A continuación, la historia gráfica del evento.













Editado el 4 de abril de 2015 para incluír:
"La costumbre de esconder huevos pintados en el campo y en los jardines de las casas para hacer las delicias de los niños que los encuentran, es una vieja costumbre que se inició en el norte de Europa y que se ha exportado a muchos países. Simboliza la persecución de Jesús por parte de Herodes y los engaños puestos por Dios para evitar ser encontrados. En la actualidad, la tradición continúa con algunas variaciones.
En el viejo continente, se mantiene la costumbre medieval de adornar los huevos con colores y, por este motivo, se tiñen y se pintan. Al otro del Atlántico, en Argentina, en Brasil y en Uruguay, se conserva la tradición de regalar huevos de Pascua, decorados artesanalmente con glasé multicolor o bien con chocolate. En cuanto a la decoración, los huevos de Pascua siempre han representado un desafío para los reposteros. Los colores estridentes, que representaban la luz del sol y que se pintaban a mano, fueron dando paso a los envoltorios de las grandes producciones de huevos durante las décadas de los años 20 y 30 del siglo pasado.
Décadas más tarde, apareció la moda de rellenarlos con confites y juguetes sorpresa para la satisfacción de los niños. Sea como fuere, las tradiciones de Semana Santa han ido variando con el correr de los siglos hasta llegar a convertirse, para la gran mayoría de la gente, en una semana donde no se trabaja y se comen los famosos huevos de Pascua junto con las tradicionales torrijas. De hecho, el Domingo Santo es uno de los dos días del año, junto con el día de Navidad, en el que se consume más cantidad de chocolate."
FUENTE:

El juego de los huevos de Pascua para los niños

http://www.guiainfantil.com/blog/1182/el-juego-de-los-huevos-de-pascua-para-los-ninos.html?hc_location=ufi

domingo, abril 05, 2015

Día 7 y 8: Semana Santa

El jueves y el viernes hicimos actividades de bajo impacto. El jueves fuimos a la Ciudadela porque ilusamente pensé que tendrían actividad. Excepto tres parejas intentando bailar danzón y muchos hombres acostados en las bancas, aquello estaba bastante solitario. Sin embargo, caminamos por los puestos que hay sobre la calle de Balderas y descubrimos varios puestos de revistas y de libros a un precio bastante menor que el de las librerías. Ana, Santiago y Diego escogieron algunas revistas (números atrasados).




El viernes lo pasamos en casa. Teníamos la idea de ir al Auditorio Nacional al Gran Remate de Libros, pero a la mera hora nos dio flojera y nos quedamos viendo la tele.

viernes, abril 03, 2015

Hoy escribe DIEGO

NOTA: El que escribe es Diego, así que dejaremos su horrografía tal como salga...
Hola soy Diego y escribo porque mis mamas me lo pidieron . Ya quiero que sea domingo por que es pascua
y vamos a esconder huevos , tienen premios. mañana voy al zoo , mi hermano y mi mamá no van a ir  ya no
se que escribir. adios y buenas noches.

jueves, abril 02, 2015

¿Qué harías por tus hijxs?

Este es un post que publiqué originalmente en el grupo secreto de Facebook la Red de Madres Lesbianas en México hace ya más de dos años. Me sorprendió lo vigente que lo sigo encontrando.

Y dice así:
"Ana De Alejandro García
20 de enero de 2013 · México, D. F.
Quiero saber qué opinan, a ver si no me pegan...
Voy a ventilarme aquí un poquito y espero no sonar muy chocante. Se supone, o eso dicen muchas que he leído, ah sobre todo cómo lo presumimos de status en el facebook, que haríamos "lo que fuera por nuestros hijos e hijas". ¿A quién no le ha tocado leer eso? "Haría lo que fuera por mi bebé". Etcétera, etcétera y ad náuseaum. 
¿Entonces qué pasa? Pues si de verdad haríamos lo que fuera deberíamos de ser capaces de dar los grandes pasos por su estabilidad, ¿no? Ya sea la económica, mental, seguridad social, etcétera. O eso deduzco yo que significa el "haría lo que fuera". ¿Y luego por qué nos cuesta tanto casarnos, registrarlos y decirle al mundo "vete a la mierda" esta es mi familia y voy a luchar por ella?
¿Qué estamos dispuestas a hacer? ¿Ahorrar para casarnos en el DF? ¿Registrar a los hijos e hijas con los nombres de las dos? ¿Ser claras y honestas con pediatras, maestras, psicólogas, familia, amistades, etc.? ¿Buscar en google todo el día y toda la noche información sobre familias como las nuestras? ¿Ir a reuniones donde mis hijos puedan conocer otras familias como la suya para encontrar una red de apoyo? ¿Quemarme las pestañas leyendo para aprender más y tener argumentos para contestar cuando me digan que soy una enferma? ¿Qué voy a hacer? ¿Qué estoy de verdad dispuesta a hacer por el bienestar de mis hijos e hijas?
¿Qué quiero decir? Bueno, hay muchas formas de "hacer hasta lo imposible" por esos hijos e hijas que tanto queremos. Creo que lo primero y más fundamental es estar orgullosas de quién es nuestra pareja, porque esa es la persona con la que decidimos co-maternar y es con la que compartimos la crianza de los hijos e hijas. Este es un punto súper controvertido. Resulta que cuando tu eres heterosexual tu puedes vivir con quién, cómo y cuándo se te de la gana en la forma en que quieras hacerlo y después de un tiempito, casada o no, tendrás derechos de concubinato. Pero cuando eres lesbiana no. Cuando eres lesbiana, para compartir esos derechos sólo tenemos una salida y es la de ir al registro civil y decir "esta señora de aquí es mi esposa, cásenos y denos un acta para que la sociedad y el estado nos tomen en cuenta." Obvio, es discriminatorio y va en contra de nuestros derechos humanos el no tener la opción de decidir cuando 
queremos formar un "patrimonio" juntas. 
Bueno, cuando somos nada más nosotras dos, pues podemos seguir tonteando eternamente viviendo juntas o no y ya, pero cuando hay hijos aunmentan las responsabilidades, ¿no? 
Ahora existe la responsabilidad de salvaguardar a las hijas e hijos. Ninguna de nosotras tiene la vida comprada y nunca sabemos qué pasará si la madre gestante muere. Tampoco nuestras relaciones son perfectas y estoy segura de que todas hemos escuchado de al menos un caso donde a)la no gestante desaparece y no vuelve a cooperar económicamente con la familia que ella también quiso o b)la no gestante sí quiere verlos y apoyarlos pero la madre gestante no le de "permiso" puesto que no tiene derechos. Fuera de que estos son casos extremos y profundamente antifeministas (para nada amistosos entre mujeres que alguna vez se amaron), resulta un poco desconcertante el por qué no prevenir situaciones que se pueden prevenir.
Como decía, ahora hay que salvaguardar el bienestar de hijos e hijas. Y con las POSIBILIDADES que nos da el Estado, hay que ir viendo cómo lograr el mayor bien posible. De momento la forma fácil y rápida sería: me caso y registro a las criaturas con el apellido de las dos. O si ya tuve hijos e hijas y ya están registrados como madre soltera, entonces me caso e iniciamos un proceso de coadopción.
También hay otros caminos, pero son para las aguerridas y NADA closeteras: ultimadamente tenemos el derecho a no ser discriminadas, ¿qué no? Pues bien si insistes en no casarte, pero quieres registrar a tu bebé con el apellido de ambas y usaste un donante anónimo y tienes toda la papelería que lo comprueba, pues inicia un juicio y obvio mete tu demanda a derechos Humanos. Ellos tienen el compromiso de ayudarte. No se ha hecho en México aún así, pero siempre hay una primera vez y tienes total derecho y libertad de hacerlo.
Ok, que no quieres viajar al DF y casarte acá, pues igual, mete un amparo como se hizo en Oaxaca y como se va a hacer en Nuevo León y Chihuahua. Después de eso (que tomará al menos un año y MUCHA, HARTA publicidad), ya podrás registrar a tus criaturas como pareja casada, o pedir adopción.
En fin, creo que con la edad y los hijos se me ha quitado un poco lo "radical". Me encanta pelearme con el Estado, pero créanme, desgasta un chorro a la pareja y a los hijos. Les puedo contar que ser mega-pública tiene su costo laboral, pero la seguridad de que tu familia es tuya vale cualquier lucha. Creo que me he vuelto más de "lo posible" o sea, si ya hay herramientas que puedo aprovechar hay que tomarlas. Hace un par de años, cuando Criseida y yo nos casamos, alguien me escribió para decirme "yo me voy a esperar hasta que sea algo más 'normal' y frecuente, para no ser de las primeras y que mi familia lo tome mejor". Cada quién sabe el camino que toma, pero, ¿se imaginan si todas pensáramos así? Entonces, ¿quién tomaría la iniciativa? ¿Quién abriría los caminos que hoy pueden recorrer las demás? Todas seguiríamos en el clóset esperando a que fuera otra la que lo haga primero. Las lesbianas, y sobre todo las que queremos llegar a ser madres algún día tenemos que tomar en cuenta un factor adicional, el reloj biológico nos presiona, los óvulos vienen contados y mes a mes se van acabando.
Que suena muy determinista y biologicista, pues sí, pero no tenemos la vida entera para esperar a que sea otra la que se vaya y se case primero, y vaya y registre primero, "para que mi familia no se espante y lo tome mejor". Si de verdad estamos dispuestas a hacer lo que sea por nuestras criaturas, hay que demostrarlo sin miedo y sacarle los ojos a quien sea que se atreva a decir que las nuestras no son familias, así sea nuestra propia madre, o la directora del colegio o el cura de la iglesia. He dicho.
Ojo, todo esto lo digo para las que tenemos hijos pequeños y que planeamos tenerlos juntas en pareja de lesbianas, no para las que tuvieron hijos de otras formas en la vida, ok?
Ya me deshagué como Flor de Espinosa el otro día Emoticono tongue Gracias!"

miércoles, abril 01, 2015

Día 6: Vacaciones de Semana Santa

El día de hoy comenzó así: Santiago ayudó a preparar el desayuno. Ana recibió a dos personas para hablar de diferentes proyectos. Se suponía que Diego iba a ayudar a lavar la ropa pero entre tanta visita no se concretó esa tarea.

Lo bueno vino más tarde. Yo traía la idea de llevarlos a un concierto que, ante mis ojos, lucía espectacular. Resulta que en estas fechas está el Festival del Centro Histórico en el cual hay pocos  eventos gratuitos y sobre todo hay pocos eventos gratuitos para el público infantil. Uno de ellos era el recital de Los Niños Cantores del Centro Histórico. No sé qué me imaginé, pero les dije que esa sería nuestra actividad de hoy. Resulta que en el coro, en realidad, hay un montón de niñas y nomás dos niños. Ana estaba en la escándala total, ya ven que ella es muy fijada de la lenguaja incluyenta. Al final, concluimos que se llaman Niños Cantores en alusión a los de Viena. Total, mi actividad resultó bastante ñoña. Ana como que no tenía muchas ganas de ir y mis hijos traían el adolescentazo. Querían quedarse en casa viendo tele. O querían que fuéramos nosotras y ellos se quedaban. Los obligué con un melodramático argumento: "Tienen que conocer opciones, no todo es Hora de Aventura". Así que a regañadientes me los llevé... a los tres.
Y sí, debo admitir que el recital estuvo medio ñoño. Cantaron canciones de Cri Cri y cosas por el estilo, pero en definitiva la música amansa bestias, porque Diego y Santiago salieron más apaciguados y haciendo sus propias versiones del coro.
He aquí la historia gráfica de nuestro día. (La cámara sigue enfocando como se le da la gana).

 Preparando el batido de los huevos. El Chef Santiago todavía no sabe usar el batehuevos.
 Agregando un poco de vainilla.

La foto lista para instagram del pan francés, torrejas o french toast.

Haciendo fila afuera del Palacio de la Escuela de Medicina (también conocido como
Antiguo Palacio de la Inquisición)
Las Niñas Cantoras del Centro Histórico

martes, marzo 31, 2015

Día 5: Vacaciones de Semana Santa

Criseida hoy necesitaba terminar un artículo, así que pasamos la mayor parte del día en casa, haciendo esas cosas cotidianas que poco glamour implican: Santiago arregló su cuarto, Diego lavó la ropa (resulta que le gusta mucho poner la lavadora y yo no me quejo de su hacendosidad :D ). También, como hoy cumplió años mi madre, le llamamos a esta señora que es casi una santa, para felicitarla por su cumpleaños número 64.
Por mi parte, me puse a innovar en recetas. Nos gustan mucho los sandwiches de queso con tocino, y hemos inventado mil y un recetas para perfeccionar la técnica. Así pues decidimos agregarle a nuestra tecnología tradicional una nueva idea que vimos en un post de Facebook: https://www.facebook.com/video.php?v=10153216702314769&pnref=story
Acá está la receta por si prefieren leerla... Para ser honesta, en horno se tarda muuuucho y yo ya me acostumbré a poner todo en el sartén directamente al fuego, así que mientras que hice dos tejidos de tocino directamente en el refractario y al horno, hice otros dos en el sartén. El resultado fueron tres quemaduras y un refractario roto. Nota: No pongan refractarios de vidrio recién salidos del horno cerca del fregadero porque el cambio de temperatura hace que exploten...
Después del sucesivo "regaño" de la aprehensiva esposa Tauro que se vio con menos herramientas de cocina por culpa de mis intervenciones, nos sentamos a comer unos deliciosos sandwiches sin vidrios. El resultado fue excelente! :D
Aún así, la tarde transcurrió calmada, porque la esposa necesitaba aún más tiempo para escribir su artículo. Por lo tanto los hijos se pusieron a jugar con los primos que andan quedándose en casa de la Tía Meña por vacaciones, o algo así...  ahora estas criaturas prepúberes traen de moda un nefando jueguito que se llama "Five Nights at Freddy's" y por lo tanto pasaron horas viendo videos del jueguito que parece ser terrorífico, pero a la vez les encanta. Esto ocasionó que Diego, después de un rato subiera muerto de miedo a ver la tele, porque ya no podía con las historias de terror que estaban contando su hermano y sus primos en las escaleras.
Finalmente, acordamos ir al cine, para no dejar pasar el día en "blanco" y pues aprovechamos una súper promoción de cine "gratis" en la compra de productos Nestlé. Se supone que por cada etiqueta de leche condensada de La Lechera y/o leche evaporada Carnation, más su respectivo ticket de compra, te dan una entrada gratis al cine, y la promoción se acaba mañana 1ero de abril. Así ya hemos ido Criseida y yo varias veces al cine, y ahora decidimos llevar también a los hijos a ver Home.

Bueno, como ya les habíamos contado, la cámara anda rebelde y toma las fotos medio cuchas...
La película no es la mejor que hayamos visto, pero al menos fue entretenida. Como una Lilo y Stitch remasterizada... Y sin soundtrack de Elvis Presley.... Ok, no... Bueno, al menos salimos a pasear y entretener hijitos un ratín. Y ahora tendré pretexto adicional para hacer postres con La Lechera. :D



lunes, marzo 30, 2015

Día 4: Vacaciones de Semana Santa

Ana tenía ganas de ir a la Feria de la Nieve desde hace 2 años. Hoy, por fin se armó la expedición. Salimos a las 10:00 am de la casa rumbo al paradero de Taxqueña. Ahí, tomamos un micro al centro de Xochimilco. En realidad, no nos habíamos aprendido bien el nombre de a dónde íbamos, así que íbamos medio adivinando. Cuando llegamos a Xochimilco, de pura casualidad, vimos un micro con un anuncio que decía: Tulyehualco y le dije a Ana: "¡Ese es! Así se llama el pueblo". Nos bajamos y yo ya iba en estado de deshidratación porque hoy hizo un día bastante soleado y caluroso, así que les invité un Bon Ice. El camino fue un poco largo, pero por fortuna ese micro hacía su base justo en la Plaza Quirino y Cortés que es donde está la mentada feria.


Llegamos y ya estábamos ladrando de hambre. Diego y Santiago quisieron comer una pizza elaborada con harina de amaranto.

Les propuse a los chicos que fuéramos recolectando las cucharitas de todas las pruebas gratis que nos iban ofreciendo. Probamos cualquier cantidad de sabores: Pulque, tequila con limón, mojito, beso de vampiro (cereza con quién sabe qué), Bob Esponja (quién sabe qué con bombones), Tierra de Osos (panditas con nieve de chocolate), Pikachú (nieve de vainilla con gomitas y quién sabé qué más), nopal, aguacate, Gansito, Skwinkles, queso, 101 dálmatas (rompope con chispas de chocolate), clericot, cerveza, Viagra (una mezcla fuerte de tequila, pulque, cerveza y quién sabe qué más), chicle, galleta Oreo, elote y no puedo recordar más sabores.

Al final, cada uno escogió su sabor favorito y se compró un vasito. Santiago escogió Pikachú, Diego 101 Dálmatas, Ana de Skwinkles y yo una que se llamaba perro rabioso, que tenía guanábana, tequila y chile piquín.

Cuando terminamos el recorrido, nos sentamos en una banca y nos pusimos a contar las cucharitas. Nos dio un total de 118. O sea, cada uno de nosotros probó cerca de 30 muestras gratis. Aún así, Ana no pudo resistir la tentación de seguir comiendo y se compró una nieve de limón para el camino.

Regresamos a casa cerca de las 6:30 y Diego y Santiago se pusieron a cenar una chuchería que compraron en la feria: una bola de palomitas con amaranto que probablemente la unieron con miel.

Todavía no pensamos en un plan para mañana, pero al menos hoy, Diego y Santiago están cansados, despejados y listos para bañarse e irse a la cama. Ok, ok, debo reconocer que tienen ganas de ver un poco de televisión.