lunes, agosto 20, 2012

Día 24

El tan ansiado y ansioso regreso a clases por fin llegó. Hoy durmieron conmigo mis cuates. Yo, obviamente, estaba que me comía las uñas. Por ahí de las  5:00 am de la mañana un estruendo me despertó. Diego estaba tan profundamente dormido y se estiró tan rico (me imagino) que con su patota rompió un vidrio. No estoy diciendo mentiras. He aquí la evidencia.

Bueno, ya tenemos una hermosa vista al jardín. Cabe destacar que el responsable de estos actos ni siquiera se inmutó y no se dio cuenta sino hasta las 7:00 am que sonó el despertador. Diego, sea lo que sea de cada quien estaba bastante entusiasmado. No así, Santiago. El muchacho se levantó de malas, sensible, diciendo que le dolía el diente (tengo que llevarlo a checar YA porque es el postizo y puede ser que ya esté empujando el permanente). Los mandé a hacer pipí y a desayunar. Como es lógico, el gallo decidió cantar. Santiago se puso a llorar porque el gallo no se callaba. Susana y yo pensamos que en realidad Sampi estaba nervioso y canalizó su estrés culpando al gallo. Bueno, hasta mole lo quería hacer mi chiquitín con tal de que se callara.
Los vestí y nos fuimos en taxi como a las 7:40. Fue bastante rápido, en realidad, nos cobró 15 pesos y estuvimos ahí en 10 minutos. ¿Les había dicho que no es una distancia caminable al menos en las mañanas?
Como era el primer día y había un montón de padres y madres de familia histéricos dejando a sus hijos de primer año (como yo), el día de hoy nos dejaron a entrar a los Honores. Cuando llegamos lo primero que hice fue tomarles la típica foto de BACK TO SCHOOL:


Esta foto va a espantar a varios. La verdad tienen toda la pinta de niños grandes, ya no son aquellos bebés. En fin, cerraron la puerta, los hicieron formarse y luego  nos dieron entrada a nosotros para que pudiéramos fisgar con mayor comodidad.

Ahí entre la multitud se ven Diego y Santiago. A todos los chicos de primero los pusieron juntos y después ya los separaron por secciones. Nos pusieron a hacer Honores a la Bandera y para mi tranquilidad nos libramos de la promesa estudiantil y el canto a Nuevo León (y para el caso, el de San Nicolás). Acá nomás se estila a la antigüita el himno, el toque de bandera y el juramento.

Una cosa que me sorprendió fue la elegancia de la escolta. Eso sí, muy descuadrada, pero muy linda. Supongo que es porque es la escolta entrante y fue su primer día.

Luego de los Honores les dieron hicieron la presentación oficial del personal docente y dieron la bienvenida a todos los alumnos al año escolar 2012-2013.

La inmensa mayoría de los niños de primero estaba serios y sí, había uno que otro llorando. Diego y Santiago no. Diego estaba feliz, Santiago más seriecito, pero ya más tranquilo. Cada escuela tiene su detallito cursi, así que después de la presentación del personal, formaron a los niños de primero para presentarlos al resto de la escuela:



Los niños de sexto les dieron un presente a los chiquitines, una ofrenda de paz que relajó a TOOOOODOS, se les empezó a notar en sus caritas que ya estaban entrando en confianza.

Diego estaba plática y plática con la niña de al lado, creo que le gustó su mochila porque a cada rato le sacaba plática de los monitos y las florecitas y no sé qué tanto le decía. Después de este regalito, hicieron la entrega simbólica de libros. Le pidieron a cada maestra que llevara a un niño con la directora para que le entregaran su paquete de libros de texto, como Diego estaba haciendo no sé qué payasada su maestra lo tomó de la mano y dijo "ay bueno, ven tú".


Yo no supe si decirle a la maestra que no le hiciera confianza, pero bueno, mejor lo tomé como un buen augurio. Que todos empecemos con el pie derecho. Hoy me toca apoyar en la guardia que no sé muy bien de qué se trata pero según lo que entendí tengo que llegar como a las 2:20 y hacer una valla.
Me regresé caminando para que no digan que no me ejercito y bueno, la gente anda murmurando de que no aguanto nada pero los reto a pasar un mes completo con un par de huercos de cinco años que exigen, demandan y arrebatan la atención cada cinco minutos.
Ya quiero que regresen para que ellos mismos nos cuenten cómo les fue en su primer día.

3 comentarios:

Ana Rach dijo...

SALUDOS DESDE MONTERREY, BUENO SAN NICOLAS! JEJEJE OYE QUE BUENO QUE YA TIENEN ESCUELA LOS NIÑOS!, INTERESANTE LA GIRA DE ANA Y TUS ANCDOTAS CON LOS NIÑOS!, QUE CRECERAN MUY RAPIDO! YA LO VERAS!...

Akaotome dijo...

La verdad sí, siento que el tiempo se ha ido rapidísimo. Eran unos bebés!!! Y míralos!

Ana de Alejandro dijo...

Tan guapos mis hijos!!!