miércoles, enero 18, 2012

Apegos

Ahora que se aproxima el día del amor y la amistad, se viene acercando la fecha del evento ACEPTO en el cual las parejas del mismo sexo nos manifestamos en la Plaza Zaragoza, en el centro de Monterrey para exigir nuestro derecho al Matrimonio Universal.
Y bueno, en acercándose ya febrero, me da por acordarme de Fernando Frontán que era hace dos años el Pastor de la ICM y que se regresó a su país allá en el "Coño Sur": Uruguay. El último sermón que le oí fue el que más me llenó de todos los que le escuché.
Sólo recuerdo un par de palabras, no más. Cosas simples. Algo así como: "Hay que dar gracias por el amor. El amor nunca se acaba. Son las relaciones las que terminan su ciclo de vida, pero el amor no se acaba."
Luego, conocí hace poquitín más de un año a una persona que mucho me insistió en que el amor no existe. Y yo terqueando le decía que si wikipedia dice que existe entonces va a ser que sí existe. Y bueno, está toda esa disertación científica de cómo el amor dura tres meses por aquello de las cuestiones hormonales y demás.
Así pues yo que voy brincando de una conclusión a otra con sigular vaguedad y alegría termino por creer que lo que existen son apegos.
Así pues, las relaciones terminan. A veces por diferencias irreconciliables, otras porque ya no hay más qué dar, algunas veces más simplemente porque no se puede, o no se quiere. La verdad no sé. Pero en algunos casos los apegos trascienden el ciclo de vida de la relación. Me pregunto si es ése el origen del supuesto amor filial. Un apego al punto de referencia que da la "familia" o el nido de orígen.
Creo que tengo demasiados apegos. Así pues, soy poliapegosa.

1 comentario:

Manuel Tenorio dijo...

Poliapegosa, con que no seas polipegajosa! Nosotros tenemos apego a ustedes!