miércoles, enero 07, 2009

Basta de tanta tontería

El día de hoy me levanté como siempre, hice que Diego y Santiago tomaran un baño, los vestí, les puse la chamarra, los trepé a la carriola, los llevé con la abuela para que nos acompañara a tomar un taxi, pasé por un Súper 7 y compré una rosca, le llamé a mi hermana para que pasara por nosotros y llegamos a casa de mis padres.

Sí, señores y señoras, ayer me harté de tanta tontería y le llamé a mis padres para casi casi nada más avisarles que sus nietos y yo iríamos de visita a partir la rosca de Reyes.

Me motivaron un par de cosas:

1. Que mis padres me habían invitado a comer entre el Año Nuevo y la Navidad y yo acepté, y cuando le comenté a Ana me dijo que pensara bien, que si eso es lo que yo quería para el futuro, porque según ella se acordaba yo no quería repetir la historia de mis padres con mis abuelos, en especial aquella en la cual mi padre decidió que no conviviéramos con sus familiares para evitarse problemas

y

2. Que de un tiempo a la fecha me ha dado por pensar que Santiago merece saber de dónde viene.

Ok. Ahora me explico:

Estoy escribiendo bajo el influjo de una foto que me encontré por ahí en el ciberespacio del cumpleaños del nieto de una de mis tías. En la foto aparecen todos los hermanos de mi madre que son abuelos cargando a su nieto, la foto, deduzco yo, tiene toda la intención de ser una foto del abuelo con su nieto y de esa misma foto deduzco que los hermanos de mi madre consideran que mi madre es abuela. Ahora bien, si son capaces de esos momentos sublimes de lucidez mental ¿alguien me puede explicar por qué los nietos de mi madre no estaban ahí?
Y entonces hice lo que cualquier persona haría: "Madre, he aquí tus nietos".
Toda la familia estuvo presente, mis hermanos, mi madre y hasta mi padre. Todos hicieron por convivir con Diego y Santiago que se portaron como los monstruos que suelen ser. Diego, en especial, estaba teniendo un mal día y yo había tenido que recurrir al tiempo fuera en más de una ocasión. Santiago entró como Juan por su casa y mi madre lo dejó hacer y deshacer. Por fortuna, a mis hijos les fascinan los perros, así que pasaron gran parte del tiempo correteando a Cocoa, una de las hijas de Cloti. Mi madre les dio plastilina para que jugaran y cuando se despidió de ellos les dijo "aquí la voy a tener para cuando vuelvan a visitarme". Yo me quedé helada ante tal comentario, pero me quedé más helada cuando mi padre me dijo que querían ir a Houston de visita. Yo les dije que con mucho gusto que mi casa era mi casa pero que de todos modos los invitaba y me despedí.
Cuando Ana salió del trabajo hicimos cambio de turno y se llevó a los niños al Museo de Historia Mexicana porque Santiago trae una fijación con los trenes y después de eso fuimos a partir rosca con la Tía Stella, pero de eso ya les contaremos más adelante.
En la noche, rumbo a casa, le pregunté a Ana que si mi padre se daba cuenta que yo a Houston no iba sola, que iba con mujer e hijos y que si se daba cuenta de que era todo el paquete. Ana solo contestó "si te lo dijo con tus hijos de visita, creo que se da perfecta cuenta".
Y bueno, así las cosas y casi con un pie en Houston me encuentro estupefacta por toda la intensidad que vivimos en dos años en estas tierras de Monterrey.

9 comentarios:

Lenchas Inc. dijo...

Te aplaudo por el valor que tuviste. La verdad es que muchas veces los grandes problemas tienen soluciones sencillas.

He aquí tus nietos.

Eso que dijo tu mamá de que les va a tener plastilina habría que interpretarlo como: "Aquí voy a estar con algo que les guste para que vengan a visitarme" ¿no?

Y también creo que tu papá sabe que te vas con todo el paquete completo. Muchas veces se necesita estar en una situación de "no pierdo nada" (porque estás a punto de irte a Huston) para decir: Hasta aquí llegó tal o cual situación. Lo bueno es que funcionó para bien.

Un abrazo a los 4 y mucha suerte en Huston, Crix.

Anónimo dijo...

Pasito a pasito...

Me da un gusto enorme mujer. Es bueno leerlas de vuelta. Saludos, besos y abrazos para todo mundo.

Mr. H

Mariana dijo...

El padre de Marina no conoce a Luly, solo la vio en fotos cuando ella tenia cerca de 23 meses y se quedó una en la que estaban solo Marina y Luly...
Mientras muestren interes dejá que ellos mismos tengan su relacion con sus abuelos (mientras los abuelos "se porten bien"), los nenes son sabios y se dan cuenta si los quieren bien.!!!
Besos y suerte!!!

Anónimo dijo...

Mucha suerte en Houston, les deseamos a toda la familia mucha suerte.

Abogada

Bernoo dijo...

haa desde hace tiempo las leo pero no habia escrito en sus entradas,,jejejeje,, que padre que por fin pudieron los niños convivir un poco con los abuelos, y que padre que te des la oportunidad de hacer tu tambien, no vale la pena almacenar rencores de nngun tipo, en hra buena, salu2 desde Cuernavaca

Viridiana dijo...

Que bonito Crix... me da mucho gusto y comparto la alegria de entrar de nuevo al que fue tu hogar y que claro seguirá siendolo... Es dificil para los padres,,, pero es amor, somos su sangre.. no podían perderte... A parte... Teníendo a Diego y Sampi de nietos.. creo nadie se puede negar..

Un hermoso año para ustedes...

encantada dijo...

¡Así se hace! ¡Con un par! Me alegro mucho, sobre todo por tu determinación. ¡Un abrazo!

Euge dijo...

Me alegro muchisimo de que tus padres que hayan comportado como ebuelos y espero que puedan construir una buena relación
Les dejo un besote.

Edigator dijo...

yeiii, entre más abuelos más regalos.
:)
fue un buen día de reyes (befana, befana).