miércoles, mayo 21, 2008

La cápsula del tiempo

Parte de las actividades de Visibilidades es la elaboración de una cápsula del tiempo en donde miembros de la comunidad LGBT escriban los casos de homofobia de los que han sido víctimas en los últimos años de su vida. La idea es sencilla, se trata de escribir una carta o incluso proveer de publicaciones que ilustren el caso, como redadas en antros, censura de marchas, etc, etc. La idea es que esta cápsula se abra cuando se apruebe algún tipo de unión en el estado de Nuevo León que ampare a las parejas del mismo sexo. O en caso contrario, nuestros hijos, los que ahora andan rondando entre el año y los ocho años de edad, sean los que al final abran esta cápsula y lleven a cabo el análisis o la comparación.
La cápsula del tiempo está ahorita en Bistro, cualquiera puede ir, escribir su historia y ponerla en el buzón que para tales fines está a la disposición del público en general. Se abrió el sábado pasado y se cerrará el próximo domingo 25 de mayo. Contaremos con la presencia de Lol Kin Castañeda que en la actualidad forma parte del comité organizador de la Marcha del Orgullo de la Ciudad de México para este año 2008.
Yo voy a participar, voy a contarles algo.
Voy a traer a la memoria unos cuantos casos de lesbofobia que he vivido a lo largo de treinta años. Empezaré en la actualidad y terminaré, si la cabeza me da, en mis primeros años de vida.
Empezaré por el 2008
No me gusta hablar de mi trabajo, no sé por qué, pero debo empezar aclarando que uno de los mejores empleos que he tenido en la vida ha sido éste, el de los libros. Para mi gran fortuna, hasta el momento el hecho de tener una esposa y dos hijos no ha sido impedimento alguno ni motivo de discriminación. Y tampoco tendría por qué, sin embargo, muchas empresas suelen ser invasivas con la vida privada del empleado voluntaria o involuntariamente. A la fecha, puedo decir que vivo fuera del clóset, aunque estar fuera del clóset es un estado tan variable que depende de si cambias de trabajo o conoces un nuevo círculo de amigos.
El caso más cercano de lesbofobia lo vivo con mi familia y con algunas amistades, pero no estoy segura de hablar sobre el particular dado que recae más del lado de Ana que del mío.
El Día de las Madres
Aunque en un principio los directivos del kínder-guardería donde Santiago y Diego están inscritos mostraron la mejor disposición con nuestra familia, en el festejo del Día de la Madre no recibí ninguno de los regalos que la escuela hizo a las madres ya fuera mediante las manualidades en el salón o el que oficialmente obsequian a las madres de parte de la dirección. Desde que entraron en enero de 2008, explicamos que Santiago y Diego tenían dos madres, incluso les mandábamos en la pañalera un pequeño album familiar. Esta experiencia en sí no la veo como un acto de lesbofobia, sino como algo que falta afinar, como un trabajo de sensibilización que todavía hay que hacer.
Las grandes dificultades del 2007
Ana y yo regresamos a Monterrey a finales de noviembre de 2006 motivadas, en gran medida, por una promesa de trabajo en la hija bastarda del Tec de Monterrey, el Tec Milenio. A través de la bolsa de trabajo me contactaron cuando todavía vivíamos en el DF. Las palabras literales de la mujer que me contactó fueron: "Tienes el perfil ideal y nos gustaría iniciar los trámites para tu contratación". Por mensajería y también por messenger, estuvimos afinando detalles, e incluso envié la solicitud de empleo y toda la documentación que se pide para la pronta incorporación a la empresa. Ana y yo conseguimos dinero debajo de las piedras y con Santiago y Diego de un mes de vida y con el difunto perro, llegamos a Monterrey para terminar el papeleo. Sin embargo, cuando me presenté para la entrevista personal y cuando dije que tenía dos hijos que no llevaban mi apellido (yo todavía no estaba tan versada en cosas de tutoreo y demás), las cosas empezaron a enturbiarse, y aunque la que me contactó que a su vez sería mi jefa directa se excusó diciendo "qué culpa tienen las pobres criaturas", yo sospeché de la mirada que me echó la de Recursos Humanos. Tal vez atraje la mala suerte, porque me recomendaron esperar a que pasaran las fechas decembrinas y en enero siguiéramos con este asunto de la contratación. Los primeros días de enero de 2007 transcurrieron y me animé a hablar, ante lo cual me dijeron que "nos habíamos tardado mucho en realizar los trámites y la vacante se había cerrado". Vinieron los muy forzados buenos deseos y los "ojalá en un futuro coincidamos". Hay quienes opinan que fue un acto evidente de discriminación, hay quienes opinan que realmente sí me tardé y sí cerraron la vacantes, y hay otros que opinan que nunca debí mencionar a los niños si en realidad quería el trabajo. Yo no creía, en aquel entonces, que debía negarlos para hacerme de un trabajo.
La situación en el Hospital Infantil Privado
El 10 de octubre de 2006 nacieron Santiago y Diego. Sin embargo, por un error médico, dieron de alta a este último aún cuando tenía el nivel de bilirrubinas alto. A los 7 días que le tocó el chequeo rutinario de recién nacido, la doctora se dio cuenta del color amarillo Simpson de Diego y lo mandó al Hospital Infantil Privado para que le hicieran unas pruebas. Regresamos con los dos niños a casa pero casi a medianoche la doctora nos habló alarmada porque Diego tenía muy altas las bilirrubinas y eso podría desencadenar problemas posteriores como sordera o parálisis cerebral. El punto es que internamos a Diego en dicha institución y como era un bebito de apenas unos días, lo internaron en Neonatal en donde las enfermeras y policías se encargaron de negarme las visitas. Yo, naturalmente, escribí una enfática queja a la directora del hospital por el trato que recibí. Primero me contestó la encargada de Relaciones Públicas del Hospital de la siguiente manera: Hemos recibido su comunicado y respetuosamente le comento que nos comunicaremos con usted por parte del área médica luego de solicitar al personal correspondiente sobre su "particular" aplicación de las políticas de visita aplicadas en el área de Neonatal donde estuvo su pequeño. Yo, como no sé de puntuación, me sentí ofendida por el uso de las comillas en la palabra "particular". Después me contestó la directora del hospital diciendo que era un penoso mal entendido.
El Baby Shower, el parteaguas
Mis padres nunca han aceptado ni aceptarán que tenga por pareja a una mujer. Es un asunto que todavía tengo que analizar, pero no hay mucho para donde hacerse, con o sin relación biológica de por medio, mis padres NO quieren a sus nietos. Los han visto una vez desde que nacieron, les hicieron un regalo de Navidad, pero no he vuelto a saber nada de ellos desde entonces. Está claro, no les interesa ser abuelos, les interesa seguir siendo padres... pero de mis hermanos. De una u otra forma esto me ha liberado, me ha dado mayor libertad para tomar decisiones, para hacer planes a largo plazo, puesto que son ellos los que tanto desinterés profesan por mi persona, no veo la necesidad de tomarlos en cuenta en mi vida. Esta situación alcanzó su punto máximo durante el año 2006, a unos meses antes que Santiago y Diego nacieran, y perdió fuerza hace poco, a mediados del 2007. Mi madre insistía en que por respeto a su madre y porque ella, mi madre, quería darle lo mejor a la suya antes de morir, iba a verse en la penosa necesidad de ponerme a mí y a sus nietos en segundo término; heme aquí, ya con la abuela muerta y con la madre todavía más ausente.
En fin, creo que ya no me alcanzó la cabeza... no sé, son muchos casos locales y personales que no alcanzaría una entrada para explicarlos, les comparto solo los más representativos.
Prometo, si ustedes se animan, a imprimir los comentarios a esta entrada con sus historias y anexarlos en el documento que entregaré para la cápsula del tiempo.

5 comentarios:

Luna dijo...

Realmente me has dejado con la boca abierta... con todo lo que cuentas, en mi caso yo también he pasado cosas muy fuertes, ya te he contado algunas, solo para venir a ver que a veces es entre nosotras mismas las lesbianas somso rechazadas, señaladas, y sobre todo te levantan falsos, eso duele y mucho!!!

Claro que llevare mi carta a la cápsula, la verdad comprendo que haya tenido casos de lesbofobia por personas que no conocen sobre el tema... pero ya tener ataques personales por parte de personas que conocen del tema, y sobre todo personas con las cuales en su momento me senti sumamente protegida...

Éxito chicas en todo lo que hagan, en todo lo que emprendan... cuentan con mi apoyo y el de COMAC y 4Lunas

Besos

Sandra Cardona

*Escribo esto con una tristeza enorme!

Anónimo dijo...

La Mama de Patito dice,

Chale...el camino es largo aun, isn't it ?

Yo por mi parte, podria escribir acerca de la discriminacion que he sufrido por ser mujer y tambien por ser madre y esposa. Es la cosa mas horrible del mundo y desde luego de lo mas injusto.

Uno de los episodios mas fuertes fue mientras estaba estudiando la maestria...y con seis meses de embarazo, claro que me queje por escrito y en persona, pero al perpetrador no le hicieron ni cosquillas.

Yo termine diciendole al tipo que me daba pena por su esposa y por sus hijas, de que tuvieran un esposo/padre tan poca cosa y que esperaba de todo corazon que nadie tratara a sus hijas como el me trato a mi, aunque supongo que el las discrimina aun peor.Chale

Saluditos

Marina dijo...

Bueno... muy pocas veces he comentado mis penosas situaciones de lesbofóbia jejeje, en realidad por que la gente nos tiene en la imagen de que nos quejamos todo el tiempo y que nos martirizamos por cosas que no tienen importancia... obvio para mi la tienen y mucho!!!

Hace unos dos años caminaba con mi pareja en un centro comercial, y como cualquier pareja ibamos tomadas de la mano, mirándonos bonito y dándonos pequeños besos ya saben, cursilerias... jajaja total que un polícia (léase policía, no elemento de seguridad de la plaza) se nos acercó pidiéndonos nuestras credenciales de elector... ¿Para que las necesita oficial? -pregunté- y me contestó: por que están en un lugar público cometiendo faltas a la moral... Obviamente se me subió el color a la cara y lo más calmada que pude le eché un rollo acerca de la homofobia, le pedí que me mostrara algun texto oficial en donde dijera que una pareja del mismo sexo no podía caminar de la mano en donde se le diera su gana... Lo dejé hablando solo y mi pareja me preguntó si no hubiera sido más fácil irnos de la plaza... Claro que hubiera sido más fácil, así como sería más fácil evitarme las miraditas en lugares públicos o evitarme problemas con mi familia, pero el punto es que decidí no permitirlo, decidí luchar por aquello que estoy convencida es lo correcto y que al final del camino me hará feliz... No es fácil, pero tampoco imposile.
Besos y bendiciones!!!
Marina XP

abril dijo...

hola ana¡¡¡
te cuento,
esto es lo que me paso a mi:
primero de carrera de enfermeria, hace unos cinco años, clase de psicosociales, mas o menos psicologia...trastornos de la sexualidad: anorgasmia, homosexualidad...mira..cuando nos dictó esto como patología, lancé el boli, me puse de pie y le dije a la profesora que me negaba a escribir eso¡¡¡¡me mandó a dirección a hablar con el director y me dijo este, que eran problemas eticos que todavia estaban por discutir..al igual que la transexualidad o la sexualidad de los sindromes de down..mira yo flipaba¡¡¡¡...les dije que o quitaban ese parrafo para el temario y que no entrara en los examenes o me iba a la comunidad de madrid a denunciarlo...al finalno entró en examen, pero a las pocas semanas nos hicieron hacer un ejercicio en el que teniamos que exlicar cada uno de los trastornos..yo busqué la bibliogrsfia y al lado de homosexualidad puse algo así como: "no existe como trastorno según el CIE 10 y el DSM IV, así que no hay nada que explicar"...me castigaron a hacer un "desayuno-reunión" con la profesora para aclarar conceptos¡¡¡¡no llegamos a un acuerdo. Me fui, entonces a una asociacion de gays y lesbianas de la complutense para que añadieran el texto como homofogo...
Yo creo que lo peor de todo fue que nadie mas de clase me apoyara y se me marginara como si estuviera loca...luego todos comentaron que yo era lesbiana...
Gracias a lo quesea algunas compañeras con los dias se acercaron a mi, por que, me imagino, les parecí osada, y con ellas conservo el contacto..si no, no habria aguantado la presión y probablemnte me habría ido de la facultad.

Lo pasé realmente mal..y no conseguí nada...
un besote guapa

claudiogarcia dijo...

Lo que yo he llegado a pensar es que la homofobia (y lesbofobia) está tambien fundada en la biología de las personas. Cuando se es heterosexual (como un servidor), pensar en sentir atracción hacia alguien del mismo sexo causa un rechazo automático, que viene que se yo de donde, del hipotálamo, del cerebelo, de una capa profunda y antigua del cerebro. Este rechazo, digamos, biológico, luego informa la actitud de rechazo hacia la homosexualidad del prójimo.

Entonces, no lo tomen como algo personal! Discúlpenlos. Estas personas que las ofenden actuan de un modo irracional, son controladas por regiones primitivas de sus cerebros.

Tienen ustedes una familia hermosa, muchas felicidades y mantengan el ánimo, por favor!

Claudio García