lunes, octubre 30, 2006

Carta al Hospital Infantil Privado


Como algunos de ustedes saben, mi hijo Diego estuvo internado por más de una semana en el Hospital Infantil Privado. Por fortuna, lo dieron de alta el 28 de octubre y ya lo tenemos en casa, sano y salvo.
Una vez que ya pasó el susto, decidí escribirle a la directora del Hospital para no dejar pasar por alto el hecho de que no me dejaron ver a Diego más que 15 minutos en todo ese tiempo. A continuación, transcribo las palabras de la carta de queja a la Dra. Sandra Plascencia Inclán.

Dra. Sandra Plascencia Inclán
Directora Médica del Hospital Infantil Privado de México
PRESENTE.-

Estimada Dra. Plascencia

El pasado miércoles 19 de octubre de 2006 y hasta el 28 de octubre del mismo, mi hijo Diego Alfonso de Alejandro estuvo internado en el Hospital Infantil Privado por diversas razones. Diego nació apenas el 10 de octubre de 2006, por eso estuvo en terapia intermedia en el segundo piso, en la sección de Neonatal donde las reglas de visitan estipulan que el padre, madre de familia o tutor pueden asistir a las horas de visita establecidas.
Mi pareja, Ana de Alejandro y yo, Criseida Santos decidimos formar una familia y tener hijos. Asistí a la cesárea en el Hospital Ángeles de México y tras explicar nuestra condición de familia diversa, pude entrar al área de crecimiento y desarrollo donde estuvieron nuestros hijos gemelos Diego y Santiago de Alejandro y pude entrar, también, a los cuneros y tener los privilegios de la otra madre de los niños. Sin embargo, en el Hospital Infantil Privado, las cosas fueron groseramente diferentes, porque en el lapso que Diego estuvo internado me permitieron verlo 15 minutos, pese a que sus políticas consideran la opción de una tercera figura responsable del niño puede pasar a verlo. Tanto policías como enfermeras alegaban que no podía entrar porque “ese lugar está reservado al padre” y, pese a explicarles que en este caso, nunca iba a aparecer un padre porque el niño tiene dos madres, el criterio obtuso de los empleados no me permitió estar en contacto con mi bebé.
No tengo que recordarle que en pleno siglo XXI el lesbianismo no es una enfermedad, ni mucho menos tengo que recordarle que la Asociación Americana de Pediatría lanzó una recomendación para la adopción de niños por padres homosexuales o madres lesbianas. Lo que sí me parece digno de atención es crear una cultura de respeto y sensibilidad hacia familias diferentes, sobre todo en el área médica, porque no es posible que se prive a una de las partes a tomar responsabilidad de la enfermedad de los hijos.
Lamento mucho el trato que le han dado a mi familia y la exhorto a tomar cartas en el asunto, porque no seremos la primera ni última pareja de lesbianas que lleven a un hijo al hospital y les sea negado el derecho de permanecer juntas, como pareja, ante episodios duros y adversos como son la enfermedad de un hijo.
Agradezco la atención tomada a mi carta y quedo de usted

A T E N T A M E N T E
Criseida Santos Guevara
México, DF 30 de octubre de 2006

11 comentarios:

protrombina dijo...

Cris por favor haznos saber si recibieron respuesta de al doctora... si??

Cicklaly_Volkova_Molko dijo...

Las quiero felicitar primero..por sus dos bebes.les deseo lo mejor de aqui en adelante...me encanto su blogger , deben sentirse muy orgullosa de todo lo que han logrado. y con respecto a lo publicado tienen todo el derecho a reclamar por que nada puede pasar a llevar sus derechos.

Saludos a los cuatro.!

TU PRIMA NAYERI dijo...

DERECHOS HUMANOS SON DERECHOS. YO COMO PERSONAL DE SALUD, NO HE VISTO NINGUN REGLAMENTO QUE DIGA QUE PADRES HOMOSEXUALES O MADRES LESBIANAS SE LES NIEGUE EL DERECHO DE VER A SUS HIJOS. LAMENTABLEMENTE EN MEXICO, AUN SEGUIMOS CON UNA CULTURA ERRONEA, PERO ES CUESTION DE TIEMPO, LO IMPORTANTE ES QUE USTEDES DEMUESTREN QUE SE PUEDE EDUCAR A UN HIJO SIN MAYOR PROBLEMA, SOLO GUIARLOS POR EL BUEN CAMINO DE LA VERDAD Y DEL RESPETO QUE TODOS LOS SERES HUMANOS MERECEMOS. LO UNICO QUE LES DESEO ES QUE SIGAN ADELANTE SIEMPRE.

Carlos dijo...

Felicidades por las 2 bendiciones que ahora tienen; personas como ustedes son quienes nos abren paso a las nuevas generaciones del colectivo LGBT para que la sociedad se de cuenta que somos tan comunes y corrientes como los demas y tenemos el derecho a relizarnos como sere humanos, en el hambito personal, familiar y profesional sin temor a deci quienes somos, les quedan muchas batallas por librar y el camino será dificil pero mis plegarias son para que tengan fuerza y no se dejen derrotar por los que cubren su homofobia y su intolerancia con el velo de las "buenas costumbres" y la "moral"

Anónimo dijo...

Q bueno que nolas dejaron entrar

Anónimo dijo...

te invito a leer levítico 18:22
para que te des cuenta que delante de Dios es una abominación lo que ases de vivir con una persona de tu mismo sexo, no es algo sano y tu lo sabes porque no creo que seas feliz ni tampoco creo que puedas hacer felices a esos niños.
busca lo correcto y pide ayuda a Dios para vivir de forma adecuada.
saludos

Anónimo dijo...

si ... y la Santa Inquisición sigue existiendo

Anónimo dijo...

No mames pinche vieja. Ustedes son las que deben entender que sus preferencias sexuales son contra natura.

Gwen AG dijo...

Te invito a seguir el ejemplo de tu guía Jesus y lo honres amando a tu próximo, estas respuestas tuyas demuestran que no eres congruente y mucho menos un buen hij@ de Dios. Que Dios te perdone a ti por juzgar, ya que tú no eres quien para decidir qué es bueno y que es malo.

Gwen AG dijo...

El Papa Francisco dijo que la Iglesia Católica debería disculparse con las personas gays por la forma en que las ha tratado. Así que quien necesita ayuda y perdón es usted.

De mi parte te perdono por no comportase como buen hijo de Dios y hermano de Jesus.

Gwen AG dijo...

Usted debería entrar a un centro educativo que le enseñe a escribir de forma adecuada, para así expresar en forma correcta el odio o la incomprensión que vive en su corazón. No viva enojad@ con usted y el mundo Dios es amor. Dios lo ama, el odio y las ofensas son las armas de los faltos de autoestima.
Acuda al INEA es un programa de educación para adultos.

Si sigue así sus descendientes podrán ser ignorantes académica y espiritualmente pobres como usted.