jueves, octubre 10, 2013

Mis bebés

Siempre serán mis bebés
Hoy mis bebés cumplen años. Son ya siete años, pero para mí siguen siendo mis bebés. Yo sé que es un cliché, pero es de esos pocos casos en los que no me importa. Ellos saben que fueron, son y serán por SIEMPRE los bebés de sus mamás.
Según algunas creencias místicas y tal, cada siete años mudamos en nuestra totalidad. Así pues, técnicamente, al día de hoy son personas totalmente nuevas y diferentes de aquellas que se gestaron en mi cuerpo y se asomaron por primera vez al mundo el 10 de octubre de 2006 a las 14:45 y 14:46.
Estos primeros siete años han sido fundamentales en su formación y marcarán enormemente las personas que serán el resto de sus vidas. No sé lo que lleguen a ser, no sé lo que harán ni lo que querrán, pero quiero compartirles un poquito sobre quiénes son ahora.
Santiago Javier de Alejandro Santos, el mayor
Primero que nada es el gran reto que ha sido en nuestras vidas que finalmente lleven él y su hermano el apellido Santos de su madre, aún así, él quisiera ser conocido y llamado como Santiago Coco.
Santiago es un Tati del planeta de los Tatis que fue expulsado de su planeta por travieso. Aunque todos ahí son bromistas y traviesos, él lo era más y fue enviado a este planeta a atormentar a su hermano. Este mito constitutivo fue desarrollado por él mismo en algún punto entre los 3 y los 5 años, y bueno, describe su carácter creativo y genial.
Añadir leyenda
Primero fue Shanty, luego Sampi, después Sampiñón Azucarado, cuando finalmente empezó a comunicarse verbalmente optó por ser Tati, o Tati-Tapi, según fuera el caso. Tiene un gran amor por el órden, ayudar al prójimo, es amante de marchas, manifestaciones, casusas perdidas. Su corazón de pollo se ve fácilmente afligido ante eventos tales como cuando la vaquerita Jessie es abandonada por su dueña, o Wall-e es desactivado. Las caídas, golpes y demás situaciones de alto impacto le provocan risa, o incluso enojo, pero sólo las cosas "tristes" lo hacen llorar. Se enamoró por única vez en su vida de una mujer (20 años mayor), le pidió matrimonio con una flor en la mano. Ella le dijo que sí, y luego, obviamente la mujer en cuestión lo olvidó. Esa pérdida (y la perdida también) le siguen doliendo, pero su actitud ante las relaciones ha cambiado, ahora les dice que sí a todas sin preguntar su nombre. De grande quiere casarse con tres mujeres en situación de calle para que tengan casa (sí, bueno, es suprematista él y un poco poliamoroso). Tuvo un matrimonio de kerméss que marcó su vida, porque la abuelita de la interesada rompió el acta, así que la anulación matrimonial lo alteró en su ego.
Su principal interés son los osos de peluche, las historias de aventura, jugar a que es Ben 10 y lograr que su hermano "le haga caso". Es lindo, divertido y MUY MUUUUY platicador.
Y bueno, se comería hasta a su abuela si se la dan servida en un plato. Estoy segura que ha comido muchas cosas no comestibles nada más por error, al verlas servidas ahí... :/
Diego Alfonso de Alejandro Santos, el menor de todos mis hijos
Su principal motivo de angustia en cuanto a su nombre fue descubrir que no se llama Guadalupe "como su mamá", la cual, cabe agregar, que tampoco se llama Guadalupe. Él es Yegui-Lú, Dieguipo Rey, Diegomates, Go yego go, etc.
Diego pensó que había sido gestado y parido solo, hasta que en algún momento cercano a los 6 meses notó que había otro bebé que lo seguía a todas partes. Desde ese momento decidió reconocer la presencia de su hermano mellizo para trabajar en ignorarlo activamente.
Diego es un chango, un koala, un bebé que nació para ser criado en brazos de cualquier persona con... sí, ¡con brazos! Diego llora. Su principal atributo es que llora. Todo cuestiona, escucha, lee, toca, juega, descompone y aprende. Su modelo de vida es constructivista, él decide, él hace y él nos informa lo que quiere. A Diego le gusta mucho, mucho, mucho leer y escuchar. Es bueno haciendo entrevistas, investigaciones y es ladrón profesional de celulares ajenos (entre otros objetos electrónicos posibles). Colecciona objetos pequeños: piedras, conchitas, monedas brillantes y relucientes, pelusitas de ombligo, insectos, semillas, tazos... en fin, una cantidad indecible de "basura" para ojos adultos no entrenados
Tiene opiniones muy fuertes acerca de cómo "deben ser" las cosas. Él prefiere las pláticas profundas, los juegos tranquilos y los grupos pequeños de gente. Es súmamente inteligente y capaz de hacer cosas que no le gustan ante situaciones políticas necesarias y/o incómodas. Es muy quisquilloso para comer, pero contrario a lo que mucha gente podría pensar, se siente "feo" porque sus ojos son "diferentes" al resto de la familia.
My very own queer spawn
Tienen muchas cosas en común, muy particulares, que pueden ser extraños comportamientos aprendidos de mí y que pueden desquiciar por completo a su madre Crix.
Les gusta ver la tele como enajenados, sobre todo caricaturas, aman los dulces, los animales y las fiestas en general. Son muy aduladores con tal de obtener lo que desean, y hacen MUCHAS cosas antes de recurrir al berrinche como recurso final. Les encantan las historias de misterio, terror y cosas obscuras. Les gusta la magia, la fantasía y lo sobrenatural, y sus días favoritos son del 31 de octubre al 2 de noviembre (que mezclan todo los misterioso, lo mágico y los dulces). Todavía creen en cualquier cantidad de seres mágicos y mitológicos (Santa Clós, el ratón, el conejo de pascua, el karma, el dios judeo cristiano, etc...). Son sumamente espirituales, y para ellos la creencia en el más allá es muy fuerte. En una ocasión acordaron conmigo que quisiera yo creer o no ellos habían decidido sí creer en que lxs diosxs los cuidan.
La verdad es que son una mezcla muy paradójica de docilidad y obediencia con rebeldía y autonomía. Estoy segura que la preadolescencia les entró mucho antes de lo deseado y creo que traerán MUCHOS, MUCHOS más retos a nuestras vidas aún! 



1 comentario:

Meliy Cervantes dijo...

Feliz cumple a esos hermosos hijos que tienen!
Y felicidades a ustedes porque hace 7 años se convirtieron en mamis y han hecho una gran labor.