jueves, julio 08, 2010

secretitos...

Ayer se le rompió el corazón a Diego. Regresamos Ana y yo después de haber ido a grabar el segundo programa de Las Dos Mamis TV y encontramos a Diego y Santiago viendo los Mecanimales.Negociamos que en cuanto se terminara el programa, se irían a la cama inmediatamente. Ana y yo nos fuimos al nuestro cuarto y los dejamos plácidamente viendo la caricatura, cuando después de unos minutos vino Diego y nos dijo: "Quiero que me lleven a ver un Terodonte". Ana y yo lo vimos muy divertidas y le dijimos que nos encantaría, pero que veíamos muy difícil encontrar un lugar donde hubiera terodontes. Diego no se achicopaló y dijo "Ps en La Pastora!!!". Cabe destacar que mi hijo no tiene idea de los estragos originados por el huracán chafo chafo pero que como quiera nos destruyó la ciudad. Le dijimos que, con la pena, no sabíamos de ningún lugar donde hubiera exposición de dinosaurios y en la plática Diego juzgó adecuado aclarar que no quería monitos, ni cuadritos, ni animaciones sobre dinosaurios sino que los quería ver de verdad.
Ana y yo nos volteamos a ver sin saber cómo tocar el tema. Yo medio le dije que pues no, que iba a estar muy difícil porque, pues, mijito, cómo te digo, pues los dinosaurios ya no existen. Ana le explicó lo del meteoro y más detalles, pero Diego seguía incrédulo. Entonces Ana hizo lo que cualquier madre contemporánea haría y lo ilustró con el siguiente video:


¿Qué? ¡NO NOS JUZGUEN! Esa era la didáctica de antaño. El punto es que cuando Diego por fin entendió que no habría poder humano que hiciera que pudiera ver dinosaurios de verdad en el zoológico porque hacía muchísimos años se habían extinto, rompió en llanto. Es en serio. Se puso a llorar desconsoladamente y entre sollozo y sollozo preguntaba por el meteoro y por la gente y por los demás animalitos y porque le pusieran otro video en youtube.
Ana intentó resarcir el daño y le puso el primer capítulo de la serie española Erase una vez el hombre y ahí Diego entendió mucho mejor aquello que es completamente difícil de explicar a un niño de tres años: LA EVOLUCIÓN y el INSTINTO DE SUPERVIVENCIA.


Ahora bien, Diego rebatió cada cosa que se presentaba en la caricatura y se puso a llorar cuando vio a dinosaurios que comían dinosaurios y a neardentales que comen animales. Cuando llegamos al punto en que los humanos se pusieron de acuerdo para cazar, Santiago que extrañado de todo el proceso miraba atento y destatento exclamó: "Pelo pelo, eso no ta bie, debemo cuida los animales". Diego seguía llorando, no comprendía la razón por la cual estaban cazando animales y Ana le explicó que la carne y el pollo que come son animalitos. Entonces Diego se indingó "Yo no como vacas que caminan" y Ana le dijo "Sí, son vacas que caminan" y ya instalado en el drama siguió llorando cual magdalena "qué ascooooo".
Al final del capítulo, Diego se tranquilizó. Hoy en la mañana, incluso, vino de súper buen humor y me pidió ver otra vez la caricatura donde salen los dinosaurios. AH, pero aclaró: "Los dinosaurios se murieron por el meteoro y eso me pone triste".
P.D Creo que tendré hijos vegetarianos por algunos días...

3 comentarios:

Euge dijo...

Me muero, pobresito el y sus dinosaurios. Es un amor este niño.

Un beso muy grande

Anónimo dijo...

Pues es que para los niños comprender esto de la muerte es un poco dificil por lo que representa, desaparecer fisicamente.

Y creo que el niño lo llego a comprender tan profundamente que su corazoncito de 3 años se le hacia añicos.

Pero de verdad que los niños nos dan esa ternura y sensibilidad que a los adultos con nuestra vida diaria se nos olvida.
Muchos saludos Ana. Gracias por compartir esto.

CHIMEKIN dijo...

Pobrecillo ...

lo comprendo completamente, yo también entré en negación cuando supe la verdad :(

pero creo que lo que hicieron fue lo mejor, la verdad aunque sea dura, es lo mejor