jueves, agosto 20, 2009

Ansiedad Generalizada

Bueno, un médico del IMSS decidió que lo mío es un estado de Ansiedad Generalizada. Y creo que lo mío es un estado mental que ya distorsiona la realidad. Los trastornos Bipolares I suelen tener momentos de delusiones, o como quiera que se diga en español. Yo, como que ya imagino cosas! Estoy al borde del delirio de persecución más acuciante, tanto que ahora sí me siento hija de mi padre.

¿Me estaré volviendo loca? ¿O será que ya lo estaba y ahora que entro en razón me doy cuenta que lo mío ha sido locura temporal?

No tengo idea, de verdad que no. En fin, no se me confundan, que me sigo asumiendo feliz, sólo que hoy ESTOY empanicada ante las perspectivas que me plantea la vida... Las cosas cambian tan rápido a mi alrededor que no les puedo seguir el ritmo, me desconcierto y siento un desbalance horrible.

Me viene a la mente una situación muy particular: Yo tengo una amiga, Myrna, de la cual he platicado antes y a la cual llamo por hobby "nominalmente mi mejor amiga" y a veces en un exceso de confianza para con Crix y con ella la llamo "mi ex-mujer". El caso es que hace 7 años tuvo a bien (¿mal?) divorciarse de su entonces marido y ahora actual concubino. Las circunstancias de la separación son lo de menos. El caso es que devenimos en un apego que empezó por una llamada telefónica a la semana desde Valencia a Mty (yo la llamaba desde mi retiro espiritual en España) y terminó en una banca de un parque llorando porque su concepto de familia es diferente al mío. En el lapso de los dos primeros años, yo me convertí en su soporte, mano derecha y casi padre de sus hijos (así me llamaba su hermano y sus amigos). Fernanda y Daniel eran mi luz de cada día. Sobre todo Fer. Llegué a hacer la promesa de que algún día le pagaría la carrera a esa niña. Nos veíamos diario y sus hijos y yo desarrollamos el afecto puro y sincero que se da con la diaria convivencia. Nunca me dijeron "Tía", siempre Ana. Pero yo los quería (y quiero) muchísimo. Dirán que no es lo mismo, pero yo les apoyaba mucho también en el sentido económico, en aquella época eran otras las circunstancias. Casi que los sacaba más a pasear de lo que saco ahora a los míos.

En fin, luego vino la situación en que yo me fui al DF y ella, (Myrna obvio) se peleó con Crix por una bobada, pero yo seguí llamándola y todo. Ella se sintió solita y su marido la reconquistó, lo cuál la verdad ha sido bueno a final de cuentas aunque en aquel entonces la idea no me parecía tanto. Obviamente, la relación cambió y los niños ya sólo me veían como la amiga de su mamá que ocasionalmente venía a Mty a visitarlos.

Después yo me embarazé, pasé un mes en su casa en una visita que hice a Mty y Daniel y yo peleábamos diario. No digo que fuera lógico, él tenía 5 y yo 27, pero discutíamos como familia. Allí fue donde empecé a pensar en mudarnos de regreso y hasta ser vecina de Myrna. Mi relación con mi abuela era de discusiones y mucho cariño, no sé qué decir, como las de antes. Así que algo así tenía yo con Daniel. Obvio Myrna me regañó y padre biológico (ja ja ja) tampoco lo encontró simpático. Pero la verdad es que jugábamos mucho y nos llevábamos bien por encima de todo.

Para entonces los encuentros y desencuentros de Myrna habían llegado al punto de la tolerancia semiamistosa, así que cuando nos vinimos a vivir aquí esperábamos una especie de recepción cálida. Pero llegamos cerca de Navidad, y ya sabrán nuestros temas con la Navidad. Ése fue el año que nos alimentamos de los renos de Santa.

Al final lo intentamos un par de meses, hasta que un día del niño, después de haberlo planeado por semanas, Myrna nos canceló porque iba a recibir "familia" en su casa. Criseida, ella y yo, terminamos llorando un par de horas en la banca de un parque porque ella no nos veía como familia, y Myrna decía que sí, pero que su familia no y ella no iba a imponerles gente a ellos y so and so... Cabe agregar que nos llevábamos super bien con la susodicha familia, pero más bien había otros issues en el trasfondo que fueron saliendo más adelante.

Después de eso seguimos hablándonos. Siempre seguimos hablándonos. Es una parte muy importante de mi vida y ya lo dije, yo siempre recojo mis chanclas, no las puedo andar dejando regadas por allí. Pero me asustó darme cuenta de que sus hijos sólo por eso ya no me verían como familia, que incluso nunca he podido desarrollar un lazo con su tercer hija. Que mis hijos rara vez piensan en la "Tía Myrna".

Y bueno, ahora estoy llore, que llore. O más bien, no más me acuerdo...

Y ahora, ahora tengo una nueva "familia" o tenía.. o ya no sé!

Los Tenorio... Allí está otra historia. En prepa, hace quince años justo, en Agosto de 1994, yo vi un niño chistoso, de ojos claros y plática alaracosa y fluída. Superando la inicial timidez que me caracteriza ante los desconocidos, me acerqué y le pregunté su nombre: "Tenorio, Manuel Tenorio" e hizo la más barroca de las reverencias posibles. Es un encuentro inolvidable que me dejó marcada de por vida. Por muchas razones. Para empezar me volví su stalker personal. Fue un crush de prepa (ése sí!) por el cuál yo lloraba en albercas, patios y fiestas varias. Luego se me pasó. Pero me tomó mi tiempo. Juro que hubo un momento en que lo odiaba yo con más ganas que nada. Claro, luego uno de los momentos en que más pánico sentí fue cuando Elva, su entonces novia y actual esposa me dijo "leí tu autobiografía, me gustó mucho!" y yo allí hablaba de todo ese tema.

En fin, eso fue hace más de diez años. Luego, nuevamente, viene el momento en que yo me fui al DF y Crix y yo comenzamos a andar. Es más tengo bloqueado en mi mente el momento en que les dije a ellos que estaba con Crix. No lo recuerdo. Pero recuerdo claramente una vez que fuimos a un café en una de mis visitas, y luego a otro y aotro y así seguimos, y nos invitaron a su boda y ellos sí nos dieron invitación impresa con fecha y todo. Y luego, vine yo porque Crix no podía y por cierto llevé de pareja a Myrna.

Total, de pronto ya éramos nostras, Crix y yo, ajonjolí de todos sus moles. Cuando se casaron nos invitaron a su casa. La plática nunca se nos acababa. Eran horas y horas y horas. Primero con películas raras, luego con juegos de mesa, luego con series de televisión, luego hasta con animes y de vuelta a las películas raras. Vinieron los hijos y hasta un tiempo fueron al kinder juntos, hasta que los míos se salieron. En tiempos de carencia hasta nos empleó de choferas/repartidoras. Ha sido un amigo súper divertido y Elva una súper buena consejera, insisto, una sanadora de almas de lo mejor. Antes, yo pensaba que todavía había reservas, ahora me doy cuenta que puedo confiar en ellos plenamente. Se han ganado mi respeto a pulso, los quiero y los admiro. Mis hijos los ven ya como parte indispensable de sus vidas y Diego acuñó la ya famosa frase: "Tío Manuel es mi favorito!"

Ahora no me sacan de su casa. Y espero que no me corran pronto.

Y digo que ha sido altamente influyente en mi vida porque en mis momentos de peor depresión en la carrera todo recaía en :"Es culpa de Manuel y de Zedillo!" Por él conocí al 50% de mis amigos de antes y ahora. Por él indirectamente conocí a los amigos que mellevaron a conocer a ése de cuyo nombre no quiero acordarme. Por él conocí a la mujer, al amor de mi vida. Él casi que nos metió a la una en el radar de la otra.

Finalmente, entre los amigos que tuvo a bien presentarme, están algunos, cuya importancia en mi vida es tan fluctuante que me hacen desvariar la cabeza. David Chapa, Ixchel, los Guerra, en fin, mucha gente que entra y sale y vuelve a entrar.... y a veces a salir.

Esto me pone de nervios.

Y volvemos a Myrna y sus hijos. Cuando ella y yo salíamos a diario, solíamos visitar mucho amis amigos, y sus hijos estaban muy involucrados emocionalmente con varios de ellos. Sobra decir que la gran mayoría me dejaron de hablar cuando empecé a salir con Crix. Y Daniel preguntaba a diario por Mache, y Fernanda preguntaba a diario por Roberto. Roberto que incluso fue padrino de sus hijos junto conmigo, porque yo soy madrina de los hijos de Myrna.

Y yo, sentimental que soy, lloraba diario por los hijos de Myrna. Y ahora, sentimental que soy, me he torado ya tres veces a Diego en brazos llorando por tíos y tías diversas a los que tiene ya tres, cuatro y hasta cinco semanas sin ver. Santi, se nos queda viendo, y nos da abrazos y nos dice "tanquila, Mami, tanquilo Iego, ya mene Mamá de Jiuton".

Pero yo no estoy tranquila. Me duele mucho pensar que mi círculo íntimo se ve trastocado porque a veces las personas no le dan el mismo valor que yo a ciertas relaciones. Y en esos momentos, me siento desmoralizada, y realmente enojada. A veces, me siento usada. Es como que "sólo te veo cuando me pareces divertida, pero el muerto y el arrimado a los tres días apestan y tu ya extendiste tu visita hasta el cansancio".

Bueno, es que yo soy muy sentimental, y la gente normal tiene familias biológicas con las cuáles pasar la Navidad. Y lagente normal no se mortifica desde agosto sobre con quién va apasr la Navidad este año. Y la gente normal lo tiene claro. Y la gente normal no es delusional, ni se imagina que la estiman más de lo necesario.

En fin, que yo no soy normal, y estoy segura que alguna par de desterradas hijas de Eva, del otro lado del mundo entenderá que las familias por opción y las comunidades de intención son necesarias, son base y red de apoyo fundamental para quienes ya no contamos con nuestras familias de origen. En fin, es sólo drama. No es otra cosa. Seguro algún ciclo hormonal tengo volteado.

O seguro, es que de verdad tengo delirio de persecusión y nada pasa, nada cambia, todo sigue igual... Lo mío no es más que Ansiedad Generalizada y ya.

5 comentarios:

Euge dijo...

Si te hace sentir menos cyber sola, yo no soy normal, yo soy de las que se preocupan desde agosto con quien van a pasar las navidades y soy de las que consideran familia, muy familia a gente que no tiene nada que ver conmigo (una china por ejemplo)
Pero, siempre hay un pero, el entrar y salir de gente de nuestras vidas es algo que pasa, más o menos seguido pero sigue pasando y no se puede evitar.
Tomatelo con calma, llora todo lo que tengas que llorar y seguí ahi juntando fuerzas que como bien decis esas familias por opción y comunidades de intención son importantisimas para mucha gente que ya no es bien recibida en la que fue su casa y estoy más que segura de que en vos encuentran un gran apoyo. Ana sos grande... muy grande, no te olvides

Besos a Cris y a los peques

ely dijo...

HOla Ana...
te cuento que leo todo los dias tu blog, y realmente te entiendo por lo que estas pasando ahorita, pero debes de sentirte muy orgullosa por tener una familia hermosa, realmente te admiro muchisimo por lo que has construido a base de esfuerzo y amor... yo vivo en tijuana pero soy colombiana y solo tengo a mi querida esposa conmigo y aveces me siento sola pero me pongo a leer tus post y me dan aliento y recuperar fuerzas para seguir luchando por lo que queremos.. ah!! y tambien tenemos planes de embarazarnos.... bueno hasta ahorita me anime de escribirte un comentario... y si quieres aqui en tijuana tienes dos amigas disponibles....

PD. te felicito por tener a dos niños hermosos...

bye!!!

encantada dijo...

Yo tampoco soy normal, y también necesito a la comunidad, porque mi familia biológica existe pero lo disimula estupendamente.

No dejes de escribir, te leemos y te apoyamos :D

Anónimo dijo...

Yo tampoco soy normal tambien me preocupo desde agosto con quien paso navidad, no te preocupes tanto.

Abogada

AC dijo...

Yo me preocupo desde agosto por el cómo sobrevivir la Navidad en casa y sopeso las posibilidades de escapar a Las Vegas para Año Nuevo... dime, crees que es eso normal?! Todos tenemos nuestros "issues", relax!