sábado, febrero 28, 2009

Campaña Nacional de Vacunación

Antes que nada, agradezco infinitamente los comentarios de todas las personas que quisieron hacer patente que sí leen aunque no comenten. Eso me queda muy claro, la verdad que para eso tenemos el contador y me siento muy orgullosa en participarles que tenemos al menos 100 lector@s diarios. Eso me llena de felicidad porque al menos siento que no le hablamos a la nada, ni al abismo, sino a alguien en particular a quien le interesa lo que podamos compartir. También entiendo que hay mucha gente a la que le pasa lo mismo que amí, simplemente se dificulta la conexióna internet, llega una con prisas a checar correo y leer de refilón y no da tiempo para dejar comentarios una por una a todas las personas que leemos. En fin, que agradezco el esfuerzo. ¡GRACIAS! En cuanto a lo de los comentarios por autorizar, y ya para no extenderme más (demasiado tarde, jajaja) me refería a los blogs que requieren invitación, no a los comentarios que se autorizan más tarde, eso es cosa de cada blog. Bueno y ahora sí a lo que vine yo...

Empiezo con otro "antes que nada" para agradecer ahora a todas las personas que nos ayudana que este blog y en general esta familia siga de pie. Me refiero a todos nuestros amigos y amigas que nos alientan y nos tienden la mano. En especial a quienes me prestan su computadora. Y bueno, una mención honorífica a Manuelito, Elva y Mané porque nos han aguantado en su casa a horas y deshoras para que yo avance en mis tareas de blackboard para que me pueda ir a Houston cuanto antes.
Que no es facil este asunto, de veras. Se trata de dedicarle muchísimas horas a leer artículos sobre educación en PDF y luego hacer discusiones en un foro y mandar trabajos como attachment. Algunas de estas cosas no las puedo hacer desde mi trabajo porque obvio está bloqueado el acceso a algunqas herramientas.
El sábado pasado, hace 8 días me tuevieron aquí desde como el medio día y seguí trabajando durante toda la tarde y noche. Cabe agregar que el lugar regular de la computadora en su casa es la recámara. Así que a las 3 am del domingo siguiente yo seguía tecleando y ellos con una almohada sobre la cabeza para intentar dormir. Pero no me corrieron y yo la prudencia la dejé guardada junto a la vergüenza allá en mi casa.
Ayer viernes, me invitaron a reanudar mis actividades de Blackboard, pero esta vez para "descansar" me dejaron la compu en la sala. Claro, ellos no contaban con que esta semana concluyó la Primera Semana Nacional de Vacunación y yo llevé a los niños a que les dieran la Sabin contra la Polio.
Ahora, con lo que YO no contaba, era con que también les aplicaran la Triple/DPT que es un pinchazo en la nalga. Yo les había dicho que les iban a dar unas gotitas y obvio, no hubo dsiculpa válida que hiciera que Diego me perdonara el trauma. Le expliqué que yo tampoco lo esperaba y me dijo que no había problema (de verdad me lo dijo!), pero luego se acordaba y volvía a llorar.
El evento fue más o menos así.
Caminamos casi amedio día medio kilómetro bajo el sol para llegar a la clínica donde aplican las vacunas. Ellos llegaron rojos como tomates al consultorio. Una enfermera mal encarada (será reuisito, o qué?) nos dijo que de uno en uno porque si no se asustan el uno al otro. A Diego eso no le gustó y Santiago se angustió de escuchar que su hermano llaraba adentro.
Primero, picaron a Diego y la enfermera le prometió una paleta que nunca le dio. Lloró antes, durante y después del piquete. Luego, la Abuela se lo llevó y me quedé con Santiago que lo tomó estoicamente en todo momento, pero no resistió echar un gemidito y se estrujó con el picotazo. Después nos fuimos otra vez a la calle donde les tomé las fotos que acompañan este post. En ella pueden notar que Diego se queja desconsalada y amargamente de su sitauación. Todo el día la pasó diciendo: "la señorita me picó a la pompi." Y acto seguido lloraba un rato. Santiago en cambio describe las gotitas de medicina (la Sabin) que echaron en su boquita. Quedó profundamente impactado porque no más le dieron dos, después de que él pidió más.
Nos los llevamos al súper como distracción. A ellos les encanta el súper y allí tuvieron la oportunidad de tomar un juguito y botanear con una salchichita. Pero luego empezó mi tormento. Diego ya no se pudo enderezar. Estirar la patita le parecía insoportable. Y bueno, desde las 3 de la tarde hasta las 5 simplemente lloró. Luego tomó siesta. A las 6:15 que pasó Manuelito por nosotros para ir a su casa Diego reanudó el llanto. En casa de los Tíos, no quiso ni jugar ni nada. Se la pasó sentado en el sillón y desde allí regañaba a Santi o platicaba con Manuelito y ya.
Bueno, hasta allí vamos más o menos, pero lo peor estaba por venir. Resulta que les dio calentura. No sé qué tanta fiebre hayan tenido porque no tuve termómetro a la mano, pero entre cuidarlos y ponerles el hielo en la cabeza y darles el paracetamol y mantenerlos frescos y ver qué decían en su delirios (Diego decía "no ya no Go Diego Go, soy elefante" jajaja me pareció tan tierno!) y secarles el sudor y ver que estuvieran medio cómodos, ni trabajé, ni dormí ni ná. Ahora estoy desvelada, harta y con un alterón de trabajo. Y se preguntarán porque pìerdo el tiempo psoteando, no? Pues porque tengo bloqueo y me quise relajar. Por eso digo que este blog y su apoyo son los que nos mantienen en pie. Muchas gracias por seguir aquí y les mandamos muchos besos. Por cierto, ya los convalecientes están mejor. De hecho Santi es un valiente que no se ha quejado más que cuando toca el cambio de pañal. Diego ya hoy entendió que si se empieza a mover y a caminar le va a ir bajando el dolorcito de pompa, así que ya anda por allí caminando. Claro que fue muy simpático cuando Santiago le dijo "Dodó, men, mamos adliba" y Diego le constestó "No, gracias, no caminar, gracias." Si hasta parece que se tienen consideración y cariño. ¡Hermsosos ellos!
Bueno, ahora sí ya me voy a poner a trabajar. Por cierto, una mujer busca a otra mujer. Traigo una esposa perdida si alguien sabe de ella favor de reportarla conmigo.

8 comentarios:

Akaotome dijo...

Ay que mala pata Anita... pero aqui ando, nada mas fue cuestion de horas...
Pobrecito Diego!!!! Y ese caracter tan chistoso que tiene... esta mal que me de ternura su delirio????

Aqua dijo...

Pobrecitos, a mi lo de las vacunas me estruja el corazón, cuando pinchan a Daniel me da una penita.
Por lo demas cuidate y espero que se te pasen pronto los bloqueos.
Bss
Ana

Euge dijo...

Al Coco le da las vacunas siempre la misma enfermera Sara, qeu es una amor de mujer (no como la gorda bruja del hospital que me tocaba a mi cuando era chiquita)Sara también le hace los controles de niño sano, así que él normalmente la adora. Digo normalmente porque cuando la mujer le pone las vacunas se transforma en la peor enemiga del bebe que la mira con una cara de odio.

Esperemos que le deje de doler prontito la pompi

Un beso grandote

Magui dijo...

Familia!
Aquí reportándome desde uno de los blogs comatosos...
en realidad yo tambien añoro bastante las épocas en las que casi casi conformábamos una comunidad.
En época de replanteos tambien supongo que tocará replantearse el para qué de un blog, el para quién, el cómo... y vengo pensando mucho en eso. Paso siempre que internet me lo permite ( volvemos luego de casi un mes sin web en casa) y me sigo maravillando con su manera de expresarse, con las fotos de los soles, con su familia que crece, progresa, inspira.
A usted no le hacen falta disclaimers Ana, siempre es un placer leerla a pesar de las tiradas de oreja que a veces propina.
Un abrazo enorme a l@s 4 y si Buda me acompaña seré más constante en el intercambio.
Gracias por todo siempre!
Magui

Mulier dijo...

Pobrecitos!!!Menos mal que esos males se pasan pronto!!Estan enormes!!

StarkHalo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lenchas Inc. dijo...

Pobrecito de Diego, la cara que puso en la foto hizo que hasta a mí me doliera.

Claro, con el gusto que le tiene a la medicina Santi no me extraña que haya pedido más gotas.

¿Te acuerdas lo mal que sabe esa vacuna?

Qué bueno que son considerados y por lo menos que les toca vacunarse juntos porque así los dos tienen que reposar.

Por cierto, también leo pero no siempre alcanzo a dejar comentario...

Un abrazo,

Lisa

Mariana dijo...

Aca las vacunas son: al nacer, a los 6 meses, al año, a los 18 meses y recien despues a los 6 añitos.
O sea que la ultima vez que la pinchamos aun o tenia mucha forma de expresar el descontento... basicamente son en las piernas y los brazos los pinchazos por lo menos de bebes.
Los pediatras aconsejan dar una dosis de ibuprofeno como profilaxis antes de ir a ponerles las vacunas para que cuando levanten fiebre les sea mas comodo el trance.
Saludos, Besos y Abrazos a los 4 de las 3!