domingo, octubre 19, 2008

Terrores Nocturnos

Con nuestros hijos el concepto de terrores nocturnos toma un nuevo significado. En realidad, gracias a las musas, a morfeo o a los amuletos chinos que cuelgan de todas partes en la casa, los niños no batallan para pasar toda la noche dormidos, eso es, claro, una vez que logramos hacer que duerman.
No se si sea parte de los terribles dos. No sé si ellos sean los "terribles dos", no sé si yo sea una madre terrible e incomprensiva o si simplemente tenga que optar por darles te de mazanilla antes de dormir todas las noches.

Desde que leímos hace dos años que a los bebés había que hacerles rutinas, nosotras les tenemos una rutina para dormir que implica cepillado de dientes, lectura de cuento, canciones de cuna como fondo musical y un par de graciosadas más que pueden incluir poner a dormir a cada uno de mis nietos de peluche y plástico. Pero hay días en que dicha rutina simplemente me sobrepasa. Me abruma sobre todo cuando Diego quiere hacer que el cuento sea eteeeerno y se lo volvamos a leer una y otra vez.

El viernes estrenamos un cuento sobre un elefante que el autor "piensa" que es un gato. Llevamos tres días con el cuento y al menos lo hemos leído unas veinte veces. Obvio, lo leemos con "censura" es decir NUNCA usamos la palabra gato, simplemente lo leemos directo como si fuera un elefante en un departamento, ¡porque no quiero confundirlos con que piensen que ése es un gato!

En fin, que mis terrores nocturnos ahora ya están oficialmente en esa "etapa" de buscar su independencia entre sí y de nosotras. Sus palabras favoritas son "no" y "mío" lo cual significa que dormir no es un evento plácido y relajanta, sino una batalla campal donde se tocan al pecho y gritan a todo pulmón "mío" lo cual yo interpreto como "madre represora, mi cuerpo e mío y dormiré cuando yo y mi organismo así lo dispongamos" lo cual me hace entrar en terribles crisis morales donde me la paso queriendo discernir entre democracia, anarquía o totalitarismo.

¡Vaya, en esta casa negociamos TODO! Claro, sobra decir que no siempre las negociaciones son pacíficas y que hay días en que optamos por la política más conservadora de "no negociar con terroristas". ¡Vaya, vaya! ¡Hay días en que son ellos los que optan por no negociar con las terroristas!

Todo esto me hace pensar si no será que el enamoramiento entre los hijos y sus progenitoras (personas que ejerzan el cuidado sobre ellos) no será nada más un síndrome de estocolmo muy encubierto por el velo romántico de "lazo irrompible" madre-hijo.

Cada noche, a la hora de dormir, cuando los tres pasamos de las risas a los llantos, a los gritos y de regreso a las risas, soy yo la que paso los terrores nocturnos. A veces me pregunto, ¿no será que somos ciclotímicos? Bueno, yo sí, ¿y ellos cuál es su excusa?

Qué terrible, ¿me pregunto si la pasarán mejor con Mamá por las mañanas cuando se visten y preparan para ir a la escuela?
Nota aclaratoria: Por alguna extraña razón aparece que lo publicó Crix, pero lo publiqué yo, Ana.

5 comentarios:

Edea dijo...

bueno solo queria deciros que yo que ya he pasado por los terribles 2 (aunque solo tuviera 1 jaja). que todo pasa, llegará el momento en que se duerman solitos y os dejen tiempo para vosotras, peroooooo desgraciadamente (o afortunadamente) llegarán otras cosas que os harán comeros la moral para ver si lo haceis bien. Esa es la gracia de cuidar a un enano..asi que 2 es el doble de gracia.

suerte y paciencia

Euge dijo...

Las noches que intento que Conrado duerma en su cuna suelo pensar en que no hay que negociar con terroristas. Mientras él grita libertad a los presos y sacude los barrotes jajajajaja. Me encanta la forma que tenes de contar las cosas, es muy entretenida.

Besos a los 4

Akaotome dijo...

pues unos días son más difíciles que otros...

Cantu dijo...

Sois unas madres maravillosas :)

cuando tenga mi bebe tambien hare eso de rutinas para que se duerma rapido ahahaha...


de aca se aprende, besotes.

EL Poyito dijo...

Hola. Te cuento que he trabajado por muchos años en medicina del sueño y he escuchado, en forma recurrente, muchos elogios por parte de las mamás acerca del libro "Duermete niño", escrito por un especialista español, en medicina del sueño en niños. Yo no lo leí ni conozco su contenido pero muchas madres me han comentado que les ha sido de mucha ayuda.
Por cierto, mi nombre es María y me gusta mucho tu blog. Con mi mujer hemos decidido emprender el camino de la maternidad y estamos leyendo todo lo que podemos acerca del tema. Tanto nos han gustado los blogs q hemos leido que hemos decidido hacer el nuestro. Todavia mucho no tiene pero... esto recien empieza.Aqui les dejo el link por si en algun momento tienen tiempo y ganas.
http://dosmamasunbbydiezdobys.blogspot.com/

Suerte con el tema del sueño y ojala les sirva la info...