lunes, octubre 06, 2008

Divina Confusión

Antes que nada, muchas gracias a todas y cada una de las personas que día a día dejan sus comentarios en este blog. Sus palabras nos dan aliento y a mí, en lo personal, me hace sentir que no estoy escribiendo nada más para la compu y para Ana, que tampoco tendría nada de malo, pero siempre se siente muy bonito que las palabras de una lleguen a otros ojos y no ser como el árbol que se cayó en medio del bosque.
Y bueno, tantas cosas por decir que empezaré por:
1. El post de ¡MADRES!
Ésta ha sido una de las entradas más polémicas e interesantes. Dice por ahí euge que ese es EL TEMA. Yo también quiero decir lo que pienso al respecto, sin embargo, aún no encuentro las palabras, lo que puedo adelantar es que yo comparto la opinión de que las cosas para que puedan existir hay que nombrarlas y me enoja que la gente se enoje porque eso la hace sentirse presionada a algo. Es como si en el momento en que yo digo: "El ser humano y su lenguaje es tan maravilloso que aquello que no es nombrado no existe, por eso, pienso yo, hay que darle nombre a las cosas y a las personas. A final de cuentas, las palabras que alguien podría utilizar para insultar a nuestros hijos son igual de vacías que las que ellos podrían usar para llamarnos cariñosamente. Y como a los hijos, las palabras se las lleva el viento. El problema es lo que creemos entender de las palabras y la intención con la cual decimos las cosas. Las palabras son grandiosas, pueden ser grandes, pueden enseñar amor y pueden enseñar odio. El lenguaje es, a final de cuentas, una representación de nuestras ideas y nuestros sentimientos, es el medio por el cual nos expresamos... llegar a la conclusión de que no se necesita decirle mamá a una persona para quererla como tal implica, en el fondo, ya haber pasado por la autoconcepción y la concepción de una mamá y es ya el resultado de haber digerido los pensamientos, pero para eso primero tuvo que haber una palabra relacionada a un sentimiento para en nuestra adolescencia o madurez elegirla o descartarla". Es como si al decir estas palabras, una pop window virtual con mi figura saltara afuera del monitor y con un megáfono le empezara a decir a las familias de las mujeres que no comparten mi opinión: "AAAAH miren, aquí hay una lesbiana que es madre por opción y NO SE ATREVE A SALIR DEL CLÓSET". Es decir, que EL TEMA es el TEMA pero no es una cuestión personal con nadie, sino que es un tema escabroso como ciento y miles que hay en nuestra sociedad que simple y sencillamente molestan a ciertas ideologías y moralidades, pero ¿qué tema complejo no lo es?




2. El cumpleaños de nuestros hijos
No puedo creer que ya han pasado dos años. El próximo viernes nuestros hijos celebran su segundo aniversario, más felices, más grandes, más hermosos y más guapos que nunca, pero también más curiosos, inquietos y latosos.


3. La reseña del domingo familiar y mi parte
El día de ayer nos suscribimos al plan maestro VAMOS A CANSAR A DIEGO Y SANTIAGO para que se duerman temprano. Así que después de ir a La Pastora y a varias tiendas, terminamos en el cine viendo la película mexicana DIVINA CONFUSIÓN.
Aquí, si es que no la han visto, les doy cinco minutos para que imaginen el argumento más bizarro que se les ocurra. Echénle de todo, métanle cada uno de los recursos de su atormentado cerebro. ¿Ya están pensando? ¿Eso es todo lo que se les puede ocurrir? Bueno, no importa, después de todo no creo que le atinen nunca al argumento que va más o menos así:


Cuéntase que un día los dioses griegos Zeus, Baco, Afrodita y Hera decidieron bajar al mundo terrenal para jugar con los seres humanos... el problema fue que eligieron a México para ello. Escogieron como su centro de operaciones al Olimpo Dancing Club, un lugar en donde se divertirán como nunca.

La primera escena fue fascinante: Zeus y Hera bailando en el Olimpo Dancing Club La Boa, cantada por Kalimba. Zeus está interpretado por Jesús Ochoa y la verdad es que he descubierto que este actor haga lo que haga me va a gustar. No sé por qué. Tal vez ustedes podrían pensar que no se parece a Zeus, pero para mí quedó perfecto.

Zeus, versión mexicana, era todo seductor pero con esta típica actitud de "me pega mi señora". Y es que en verdad, Hera fue todo un personaje ñoresco, defensor del matrimonio y las buenas costumbres.





Alejandro Camacho se supone que es un senador de la República muy influyente. Y Pedro Armendáriz un empresario exitoso y claro, mañosón. Desde el principio, Pedro Armendáriz que en la película se llama Melesio, se le pega mucho a Alejandro Camacho que en la película se llama Osiel porque cree que podría lograr algo bueno de esa alianza.
El punto de la película es el siguiente: Pablo quiere con Bibí, Bibí quiere casarse con Pablo y gracias a una flecha de Cupido terminan esa misma noche en la cama y después de hacer lo que tenían que hacer piensan en casarse. En ese momento, deciden invitar a los papás de ambos a comer y formalizar las cosas. El papá de Bibí es Alejandro Camacho, y los papás de Pablo son Diana Bracho y Pedro Armendáriz. En fin, como Hera está harta de las travesuras de Cupido, cuando éste, durante la comida en que anunciaron el compromiso entre Pablo y Bibí, estaba a punto de remachar el amor entre Pablo y Bibí, equivoca la puntería tras un forcejeo con Hera, que quería que dejara a los mortales en paz. La suerte quiso entonces que la flecha de Cupido cayera entre Bibí y su suegra, provocando que surgiera entre ellas un amor revigorizante. Como estábamos en las filas de mero adelante y el resto del público estaba hasta atrás, no pudimos ver la reacción pero hubiera estado intersante ver la cara que iban poniendo cuando poco a poco se van dando cuenta de la atracción, el afecto y la tensión sexual que se va desencadenando entre ellas. Bibí escogió como confidente a Baco y Julia (Diana Bracho) a Psiquis. Los argumentos que van dando los dioses, excepto uno, están muy buenos. Es un intento por explorar el alma humana desde el punto de vista del amor: ¿por qué se enamora una?, ¿de qué?, ¿por qué?, ¿es sexual?, ¿es intelectual?, ¿es emocional? y las respuestas varían, las aproximaciones. Lo más sorprendente de todo, lo que nos tenía a Ana y a mí con la boca abierta, era que estabamos viendo en pantalla grande la historia de una mujer joven que se enamorara de su suegra. Ok, tiene fallos, como que al escoger que fuera comedia no supieron darle profundidad al conflicto entre los personajes, como que fue una exposición tímida de la tesis y como que al final de la película la pareja que queda junta es la de Melesio y Osiel (con todo y la escena romántica que se ve que los actores estaban a punto de botarse de la risa). Sin embargo, deja algo. Deja, por lo menos, la cosquillita de saber si ésta historia es verídica o no, pero al menos en mi caso, no en plan morboso, sino como curiosidad para entender qué fue lo que propició un argumento con un tema tan fuerte como éste: La mamá le quita la novia al hijo. Debe pasar de vez en cuando...

5 comentarios:

Magally Harvenheit dijo...

Correre ahora mismop a ver esa pelicula.

Ana de Alejandro dijo...

A mí la película me impactó muchísimo porque JAMÁS me imaginé ver esto en una peli mexicana! Aunque la verdad me pareció un pelín decepcionante que los besos fueran de piquito como película de los 50s. Y peor que las mujeres enamoradas no terminaran juntas!!! En fin!
Y además se notaba que a la actriz le imponía mucho Diana Bracho!

Dulceria dijo...

Yo la quiero ver!!! creia q habia entendido mal el anuncio en donde la chava dice q le gusta la suegra pero gracias por confirmarlo, talvez, como dices tiene fallos, pero yo creo que es bueno q alguien este dando ese paso en el cine mexicano, no?? me entere tambien q Alejandra Barros va a grabar o gabo un piloto de una serie con tematica homosexual q pasaran en unicable y posteriormente en el canal 5, habra q ver qyue tal esta, pero me parece bien que esten haciedno esto aunq aun falte mucho mas, pero por algo se empieza! =) saludos!

Anónimo dijo...

asco de pelicula para mi fue una tortura sin historia sin argumentos y con acciones tiradas al azara y sobre todo que el dialogo es como de obra de teatro de bajos recursos... sobre todo me molesto que estereotiparon cada uno de los personajes a mas no poder... y sobre todo la manera en que trataron el tema lesbico me molesto porque se me hiso desde el punto de vista macho... que en mas de una ocasion entre los asistentes a la pelicula se escucha un iuuuukkk o una risa ante un comentario homofobico sobre todo en la parte donde pedro armendariz golpea a su esposa...
Dakini

Oss dijo...

la pelicula en efecto es un asco.
y cuando aparece adal ramones...bueno... esta para vomitar, en serio.
wow!!! dos madres lesbianas?? estare leyendo mas seguido este blog.. y las invito a viistar mi blog.