lunes, octubre 27, 2008

Días así

No debería quejarme, mi familia es perfecta. En realidad lo es. Todo a mi alrededor lo es. Soy yo la que estoy rota. Hay días en que no tengo paciencia. Todo me enoja. No soporto decir "Diego, qué es lo que quieres?" Y que se quede callado. No soporto que haga berrinche de la nada. Yo no soy esa madre tolerante de revista que abraza al niño y se aguanta el berrinche maratónicamente. No soy heroína, no tengo madera de santa.
Hay días en que no me dan ganas de poner las manos para que Santiago me vomite en ellas en vez de sobre su ropa. Días en que odio tener que contar cada peso y que me duela más pensar que tengo que "pagar" otra cena, en lugar de preocuparme por su aparatito digestivo.
Luego, obvio, me asaltan los remordimientos. Si los rompo no va a ser por ser lesbiana, sino por estar loca y no aguantar estas crisis económicas y morales.
Todas las otras lo pasan tan rosa. Tan lleno de amor y paciencia. En cambio yo me veo a mí misma digna de un manicomio.
A veces pienso en los titulares "Madre lesbiana ahoga a sus hijos de ocho meses por escupir sopa." Y obvio sería por lesbiana y no porque sean gemelos, según los titulares. Porque según los titulares la orientación de la madre siempre es la causa. Siento la obligación de ser doblemente buena.
Aunque estoy segura de que nunca veremos un titular que diga "Sacó el Nóbel a los 32 porque sus madres eran lesbianas". Me odio por darle motivos a la derecha!
Estoy tan loca, definitivamente la que está rota soy yo. Además, ya me harté de estos posts míos del estilo "me tiro pa' que me levanten". Ni si quiera ando buscando "ánimos," hoy sí estoy enojada conmigo, con el mundo, con mi padre, con la caída de la bolsa y con mi tremenda ocurrencia de gastarme "los ahorros de la vida" en los hijos que al final no voy a poder mantener.
No me parece justo que las lesbianas tengamos que pagar por tratamientos de fertilidad que nos arruinana en un intento tras otro. De verdad el seguro social debería pagarlo, como en España y como están luchando por conseguirlo en Argentina. Pero bueno, yo estoy loca y sigo soñando con que México un día sea adecuado para nosotras y nuestras familias. Mientras tanto, creo que tengo que meterme a yoga y meditar para bajar el estrés... Pero será yoga por internet, porque las clases son carísimas!!!
Doy pena ajena, ¿verdad?

8 comentarios:

Lenchas Inc. dijo...

Anita:

Creo que el yoga en realidad es una buena opción. No tiene que ser carísimo para ser efectivo. Yo estoy yendo a unas clases que cuestan 250 pesos al mes y son enfocadas a bajarte el estrés y relajarte.

A veces parecen clases para viejitas, pero cumplen su propósito. La misma maestra da unas clases en una escuela del DIF por 150 pesos al mes y la única diferencia es en las instalaciones.

Monterrey tienen un montón de cosas interesantes que ofrecer, seguramente encontrarás algo a tu medida (o la de tu presupuesto).

No te recomiendo que practiques yoga tú sola hasta que te familiarices con la disciplina. De cualquier modo, algo es algo. El yoga nunca es una mala idea.

A mí me ha ayudado con los líos que he tenido con mi mamá y vaya que se llegaron a poner color de hormiga.

Saludos y échale ganas.

Lisa

Magally Harvenheit dijo...

No da pena ajena.
Talvez solo un poco xD jeje es broma.

Mi madre dice que no es facil ser madre y mantener a la familia. Yo digo que no es facil ser hija, estudiante, amiga, hermana, bloguera, otaku, holgazan, hippie, poser y por supuesto tambien madre...

Lo de tener que ser doblemente buena por ser lesbiana es ciero xD yo igual siento la obligación de ser una mejor hija por darle a mi mamá problemas con mi lesbianismo(pero solo por mi mamá el mundo me de la espalda y le toco el c*l*. Claro talvez ahora pienso así mañana quien sabe).

que más la vida no es justa. Yo por eso robare esperma xD.

Anónimo dijo...

No es pena ajena
te entendemos
desahogate! todo pasara
todos tenemos dias asi
hay que vivirlos unidas
y que la locura y la rebeldia sigan!
esto no acaba...
Saludos y pa delante como solo ustedes saber hacerlo y lo han demostrado a todo el mundo.

Pris.

Pato dijo...

La vida no es color de rosa.
Todos tenemos nuestro pequeños kilombos y nuestro berrinches descomunales, a veces solo faltan los huevos para admitirlos y gritarlos y dejar de pensar en lo que pensara el resto de la gente.
Ana no sos la unica a la que la vida le pone trabas e intenta superarlas dia a dia porque QUERIA UNA FAMILIA MAS QUE NADA EN EL MUNDO.
Se que la situacion en españa parece mas facil, pero la verdad es que siempre todo se matiza, la seguridad social paga los tratamientos solo en algunas comunidades, los medicos te tratan bien y te aceptan solo algunos :de hecho a Euge la mandaron al psicologo para como control luego del parto y porque dicen que Conrado es ansioso, y sumandole al hecho de que le dijo que su vida seriaimposible por ser lesviana, le hecho la culpa de que esa desicion repercutia en que el gordo no se este quieto y quiera hacer miles de cosas y llego a decrle que era mala madre que sobre estimulaba al niño. Quizas la solucion fue tan simple como cambiar de medico, puede ser, pero fueron meses hasta conseguir la deribacion porque su medic de cabecera (ahora tambien fue cambiado) no le daba importancia a eso.
Yo por mi parte trabajo 13 horas diarias para que mi mujer pueda trabajar menos y pueda estar con el gordo que no va a la guarderia porque es cara (nosotras no estamos legales asi que no nos corresponde subsidio alguno o guarderia estatal) y si a veces solo quiero dormir y me odio porque me pierdo miles de cosas, como llevarlo a la plaza por la tarde. Pero se que es un esfuerzo, se que en argentina no hubieramos podido jamas llevar la vida que llevamos aca en muchas otras cosas.
Si todo sale bien en unos meses podre adoptar a conrado y aunque solo me valga en la comunidad europea (porque tenga que respetar la desicion de un pais miembro) y no en mi pais, seguire luchando como hormiga.

Se que todas las soluciones y maneras de relajacion parecen no estar hechas para la gente de bajo presupuesto, pero cuando me pongo histerica y pienso que deberia volver a praticar alguna arte marcial, algo que me desahogue (el yogga no es lo mio) y veo que mi presupuesto es justo y mi tiempo es nulo.
No puedo evitar mirar con rabia a mi hijo y en cuanto lo veo termino llorando, porque por mas que he vuelto a matarme currando millones de horas y hasta con dos curros(cosa que en argentina habia dejado de hacer hace tiempo)lo tengo a el. Y en un futuro seran mas, y deja de importarme todo.
Son mi vida, y lo valen.

Todos podemos ser condescendientes, el ser honestos es simplemente un privilegio

Edea dijo...

Mira, mi opinión es que la vida está mal estructurada por muchas razones pero que le podemos hacer. QUeremos lo queno tenemos y cuando lo tenemos ya no lo queremos, sino cualquier otra cosa y luego de que lo pierdes te da arrepentimiento.Yo creo que estoy un poco como tú. Me da rabia no poder hacer cosas que me gustaría por no llegar a fin de mes, o no pagar la factura del movil o tener que comer arroz con tomate medio mes....y así podria seguir y seguir. Quiero pensar que no somos peores madres por agobiarnos ante ciertas situaciones, ya que por se madres no somos expertas. No nos dan el título en el parto, vamos aprendiendo igual que ellos en el día a día. A mi me gustaría a veces poder irme lejos, cambiar de vida y convertirme en una "lesbian-ninfomana"y asi no tener preocupaciones pero creo que ya llego tarde.

en fin corazón que animo y que hay que seguir para delante.

besos

Anónimo dijo...

Hola Ana!
Las leo periódicamente, me encanta la forma en que describen la dinàmica de su familia.
No he comentado (aunque me he quedado con ganas ) quizà por pena o no sè, pero èsta vez me animè tal vez por la identificación con tu rol materno y sobre todo con los momentos de agobio que de repente TODAS LAS MAMAS vivimos.
Ya sé que no andas buscando "ánimos" y no es la intención ( o quizà si) de mi comentario, mi verdadera intención es decirte que no eres la única que pasa por "momentus histericus" y desesperantes... y que como dice mi mamà... todo pasa...
Saludos sinceros.
Lu

Anónimo dijo...

Qué onda Ana... no es por lesbiana, ni por loca, es por ser mamá! Hasta la madre amorosa de la portada de la revista que abraza a su hijo, ha querido ahorcarlo cuando le hace el berrinche #1000 del día, pero esos momentos de desesperación no son los que terminan en las fotos porque no son los que vale la pena recordar. Porque si lo piensas, cuando haces memoria de los dos años que llevas compartiendo tu vida con esos dos chiquitines, pasan por tu mente su primera sonrisa, la primera vez que te dijeron mamá, lo bellos y angelicales que se ven dormidos, y aunque también te acuerdes de las horas de llanto y desvelos, realmente, en tu memoria, los pasas a segundo plano y se vuelven ruido de fondo en la canción del recuerdo que graban en tu vida y la Cris.
Todas las mamás nos hemos querido jalar los pelos de desesperación, o nos hemos derrumbado hasta el llanto por cansancio o frustración, y cualquiera que lo niegue, MIENTE!
Deja de preocuparte sobre si los vas a "romper" por perder la paciencia o por no pensar como crees que la madre perfecta debe pensar. Te diré algo que me dijeron hace mucho, y me ha dado consuelo en esos momentos: "Tu hijo tiene la madre que necesita". Es decir, así como eres, así como es Cris, es como necesitan tus hijos que sean para convertirse en hombres de bien.
Gloria Ordaz.

Anónimo dijo...

¡Feliz Cumpleaños!! Tranquila, madre desnaturalizada, que no pasa nada. Por cierto, ¿tus hijos tienen ocho meses????