miércoles, septiembre 24, 2008

Como las gallinas...

Si pones un huevo
Una amiga me ha dicho a propósito de esta racha de buena suerte que he tenido, que haga lo que las gallinas, que ponga un huevo y lo cacaree. Así que les voy a contar algo sobre lo cual no me gusta hablar: mi vida profesional.
Cuando yo vivía en Las Cruces conocí a un escritor llamado Jesús Alvarado; era de Durango y era una de las personas más respetadas en la Universidad Estatal de Nuevo México por los maestros y por los compañeros. Jesús, decían, era un buen escritor, y había optado por escribir una novela durante el último año de su residencia ahí, porque de eso se trataba el programa, de poder combinar la venia creativa con lo que llamaré el "mundo real". Yo empecé a indagar sobre cómo le hacía porque a mí me resultaba un enigma que tuviera en su haber premios y publicaciones, así que le seguí la pista durante ese tiempo. Jesús, en verdad, era una persona que le caía bien a todos, era serio, era dedicado y siempre daba la impresión de saber lo que estaba haciendo. Yo llegué a Las Cruces seis meses después que Jesús, así que tuve oportunidad de tratarlo durante un año y medio. Ambos compartíamos el cariño hacia nuestro mentor, el profesor Ricardo Aguilar. Total, que al cabo del tiempo, me enteré que Jesús había obtenido el Premio Binacional de Novela Joven Frontera de Palabras/Border of Words y entonces pensé que yo también podía, dado que soy de Dr. Arroyo y en ese entonces vivía en los estados fronterizos de Estados Unidos y México. Yo también me dediqué a trabajar en el último año una novela, misma que envié el mentado concurso, pero no resultó nada. Después pasaron mis años en el DF y como regresé a vivir a Monterrey, pensé que tal vez era buena idea volver a intentarlo en este periodo 2007-2008, y así lo hice. Tampoco gané el primer premio, pero me dieron la única mención honorífica, que después de todo no es obligación darla. El jurado (para aquellos que le entiendan a esto estuvo conformado por Francisco Rebolledo, Daniel Sada y Mario Bellatín) la recomendó para su publicación en el Fondo Editorial Tierra Adentro y he tenido la buena fortuna de que el comité dictaminador resolvió favorable y ahora espero que me entreguen la versión que tengo que aprobar después de que editores y correctores le han puesto mano.


Encuentro extraño del mismo tipo
Hoy recibí el mail donde me dicen eso, que la próxima semana me harán llegar esa versión. Y también hoy envié toda mi documentación para entrar a un programa donde se Recupera la Literatura y Herencia Hispánica en Estados Unidos. El programa es en Houston, a donde, como ya les habíamos dicho, tenemos planes de emigrar. Ana por la Región IV, yo por medio de la Universidad de Houston.
A algunos, en especial a nuestros respectivos padres, les emociona la idea. Ayer fui a visitar a mi padre y a mi madre para ver si podía usar su nombre como aval en esta empresa (jaladas de inmigración que se inventan los gringos) y les platiqué cómo estaría la cosa, que es para trabajar en proyectos de recuperación de la historia de los hispanos en Estados Unidos desde los tiempos de la Conquista. Dijeron enseguida que sí, porque para ellos todo es bueno, excepto que me quede en Monterrey (no entiendo por qué). Fue una plática cordial, amable, sin agresiones, y eso que no nos veíamos desde la Navidad pasada, cuando conocieron a Diego y Santiago. No hicieron muchas preguntas sobre los hijos, para qué más que la verdad, se centraron en mí y en los planes de irme. De repente por ahí yo decía algo de ellos o de Ana, pero nada más. Precisamente le platicaba a Ana hace unos días que yo creía que ya había madurado la idea de todo este asunto con mis padres. Al parecer, ellos están bien así, con sus dos hijos, con su vida, con vernos una vez al año. Y a mí ya no me hace sentir el patito feo esa situación. Le dije a Ana que al fin había comprendido aquello de dejar ir las cosas (en este caso a las personas) y que después de todo uno no está aquí para que lo cuiden sus papás todo el tiempo, y todo parece indicar que a los hijos tampoco, que al final de los días uno termina siendo una persona con la cual se puede o no convivir, como el resto de los mortales. Es un tema complejo sobre el que seguiré pensando.
El punto es que ya he decidido dejar de coleccionar los agravios de mis padres... para que luego no vengan los terroristas virtuales a decirme que yo lloriqueo porque mis papás no me quieren.


¿Pero por qué Estados Unidos?
No lo sé. En este momento no lo sé. Yo quiero viajar, yo quiero aprender de otras personas, de otras maneras de ver la vida, y el único recurso que tengo para hacerlo, para solventarme este deseo es mi mente y lo que está dentro de ella...


Mis papás son mi nación: me han dado la lengua y son mi aval... creo.

7 comentarios:

Magally Harvenheit dijo...

wow! Que chido eso del libro *W* dicen que los editores son el peor enemigo de los escritores y no se porque xD pero que geial. Algun día yo sacare un libro xD .

Houston no me gusta (xD jajaja nunca he ido xD) pero que bueno que si quiere viajar viaje. Yo igual algún día dejare mi tierra blanca...

un beso.

Akaotome dijo...

Vieras que yo tampoco lo conozco...

AMOR SIN FRONTERAS dijo...

a mi estados unidos no me gusta para vivir pero ps kien sabe donde pare uno con las vueltas de la vida por el momento nos apuntan a otro lado...siempre para algo mejor mucha suerte con todos tus planes y aki seguimos viendolas

Ana de Alejandro dijo...

Bueno, que quede asentado que si encontráramos patrocinadoras (ya saben, estancia, trabajo y esas cosas necesarias para vivir) en Chile, Argentina o España (de preferencia Valencia o Madrís) pues obvio haríamos las maletas ya mismo para irnos! Pero la realidad es que sólo tenemos un boleto de salida en este momento y es el de los yankis...
CRIX (Doña Pelitos Crespos!) EXIJO UNA RESPUESTA A SU PREGUNTA SIN CONTESTACIÓN!!!
Bueno, pa que te sientas a gusto: Criseida Corazón, ¿por qué a Estados Unidos?

La Mama de Patito dijo...

Hola,
Me parace magnifico eso del "dejar ir".Suena facil y logico, pero para la mayoria de las personas es extremadamente complicado dejar ir los agravios, dejar ir a la gente que no quiere estar, etc.

Creo que se necesita mucha valentia para decidir (porque si, que es una decision)que no te afecten las cosas que pasan.

Animo
Saludos

Aqua dijo...

Felicidades por el huevo y haces muy bien en cacarear por que si tu no le das su valia quien lo hara???
Lo de irse a gringolandia si eso les abre las puertas a nuevos horizontes y nuevas tierras pues adelante que como lei en otro post nunca se sabe lo de las vueltas que da la vida. Por lo de tus padres me algro principalmnete por ti, ya que son cosas que suelen afectar a nuestro corazón.
Besos
Aqua+Lotus=Daniel

Apolo dijo...

Que emocionante! Yo tambien soy gay y con mi novio mantenemos un blog tambien, donde expresamos todas nuestras ideas y criticas hacia la sociedad donde vivimos. Me ha encantado el tuyo. Pasate por el nuestro si puedes.
:)
Apolo.