martes, diciembre 04, 2007

Nuestro fin de semana



Este fin de semana estuvo muy bueno y divertido porque finalmente conocimos y además pudimos convivir con una familia como la nuestra. Por respeto a la privacidad de las chicas evitaremos decir sus nombres. Ellas tienen un chiquitín de un año y cuatro meses, es tantito mayor que los nuestros, pero es igual de hiperactivo que Santiago.



Todo empezó con la conferencia del domingo antepasado cuando conocimos a una muy amable mujer que decidió pasarles nuestros datos para que nos conociéramos. A ellas como quiera les dio penita porque dijeron "ni modo que les hablemos si ni nos conocen," así que la misma mujer nos habló al domingo pasado (antier) a nosotras y me dio los datos de esta simpática pareja.



Titubié un poco antes de marcarles porque como quiera soy tímida al teléfono y más con los extraños. Además no sabía qué esperar, cómo serían o si yo les parecería un bicho raro e invasivo. Total me animé y les marqué. Me contestó una de ellas súper amable y antes de mediar tres palabras me preguntó qué planes teníamos para ese mismo día. Quedamos de vernos en la Casa de los Loros a las 3pm. Eran las doce y nosotras todavía no bañábamos a los hijos. Como quiera dije que sí, yo siempre digo que sí a una invitación para salir. Llegamos como es de esperar rayando en las 4pm porque entre terminar de poner la lavadora y el taxi se nos hizo todavía más tarde.



A la mera hora, ya no entramos a la Casa de los Loros pero nos paseamos por el Parque Fundidora y los chamacos se diviertieron de lo lindo. Santiago es un confianzudo que a los dos minutos de conocer a la familia ya estaba trepado en el cochecito de juguete del chiquitín.

Diego cuando llegamos estaba dormido, pero en cuanto se despertó se integró en el juego de los otros dos. Se puso a empujar el carrito y cada vez anda más suelto con eso de la caminada. Les compramos unos frititos que se comieron con singular alegría, sobre todo Diego que se había saltado la comida porque se quedó dormido.

Nos sentamos a platicar en unas bancas que están cerca de un área de juegos con columpios y resbaladillas y mis hijos se dedicaron a acosar a una familia donde una señora con casi diez niños se disponían a comer hot-dogs. Santiago les estuvo brincando encima a tods esos niños y Diego se acomodó en las piernas de una niña como de nueve años y de allí no se paró como en veinte minutos. Yo creo que los niños los tomaron como muñequitos de peluche porque se pusieron a hacerles cosquillas y caras para hacerlos reir, cosa que a estos no se les dificulta nada.

Luego pasó por allí Luca la marioneta gigante que dicen que espanta a los niños, bueno, no dicen que lo que espanta es el show, yo no sé, pero a Santiago le encantó y corrió a perseguir a la gente que estaba junto a Luca. Se divirtieron tantísimo que como no nos íbamos a poner felices nosotras.



Resulta que tenemos muchísimo en común. Ellas son del DF y hace cuatro años que están acá, justo lo contrario de nosotras que somos de acá y estuvimos casi cuatro años en el DF. Llevan de andar prácticamente el tiempo que llevan acá, igual que nosotras que empezamos a nadar cuando yo me fui al DF. Tomaron la decisión de tener hijos ya que estaban en pareja y se hicieron el tratamiento aquí. Son jóvenes como nosotras y muy divertidas.



Obviamente también existen las diferencias. En su caso la que gestó y parió es la proveedora y la otra mamá es la cuidadora, justo lo contrario a nosotras. Y bueno, ellas son muchísimo más discretas porque tienen que conservar un trabajo y un status quo y en cambio nosotras somos unas exhibisionistas de lo peor (y aquí Crix me dirá que hable por mí, que si por ella fuera la discresión sería lo suyo :P ).Ahí disculparán que haya yo editado la foto, pero como este niño no es mío noi me puedo tomar la libertad de exponerlo en un blog para que todo mundo lo vea porque quizá alguien lo pueda identificar. En cambio Santiago sale movido porque no dejaba de correr de un lado al otro, de verdad que se la pasaron fenomenal.



A nosotras nos cayeron super bien y creo que fue mutuo, acordamos reunirnos de nuevo y estamos muy entusiasmadas de que así sea porque los niños se llevaron muy bien y a nosotras nos encanta que conozcan familias como la nuestra. Estamos super contentas.

Y como le dije a Crix, "¡ay, si nomás nos tomó un año conocer a más mamás lesbianas!"



Bueno, esperamos que este sea el principio de una hermosa amistad y a las demás chicas les recuerdo, anímense a escribirnos que ya va ser la Posada para que nos juntemos y conozcamos. Mi mail es cetonanonima@hotmail.com, pongan un subject que me ayude a darme cuenta de que no es junk mail, jaja!

2 comentarios:

nenu dijo...

hoy encontré su blog, y me gustó mucho, siempre imagino lo dificíl que es criar a un hijo con dos madres lesbianas, dificíl es pero imposible no, mientras ambas den todo su amor

yo soy lesbiana desde hace mucho tiempo, mis padres ya lo saben y al principio pensaron que tal vez nunca iba a tener un hijo, pero hoy por hoy saben que es posible ser una madre lesbiana

sean felices =)

Viridiana,,, Mich. dijo...

Hola!!

Hoy por casualidad encontre su blog, me encanto, es una gran guía para las mujeres que nos estamos animando a tener hijos.

Yo soy lesbiana, soy de Michoacán, mi hermosa mujer es de Monterrey, estamos en planes de ya vivir juntas, por que la distancia nos mata je je... Yo estoy por terminar una licenciatura y terminando corro con mi gorda hermosa...

Hemos platicado la idea de tener un bebé, la que lo tendria seria yo, pero aún estamos en el proceso de que veremos que pasa en un tiempo...

Pero me da mucho gusto ver que hay parejas de madres lesbianas, que no se rinden y les importa un comino lo que diga la gente... Eso em anima mucho :)

Que padre que pensaron en nosotras...

Muchas gracias...