lunes, octubre 29, 2007

Noticias desde el exilio...

Mis días sin tí...
Y bueno, las temperaturas en esta ciudad son muy indecisas, sube y baja y vuelve a bajar. El sábado pedí prestada la tina de baño en la mitad de mi tía (porque de verdad en esta casa es de a ver a tí que cosa te tocó, mi tía tiene los baños buenos, pero yo tengo la cocinota!) para bañar a los beibis. A Santiago le dio un colapso de nervios que fue pasando eventualmente, y a diego le gustó más de lo que esperábamos. De hecho, cosa rara al que tuve que sacar primero fue a Shanty porque no le terminó de gustar el tapete de bolitas que mi tía tiene para que sus nietos no se resbalen. Mis pobres hijos están todos agrietados porque no se acostumbran a la resequedad de este ambiente y yo por más que les unto cremas y cremas, nada les ayuda... ahora empiezo a pensar que de haber estado embarazada en Monterrey quizá tendría menos estrías, pero esa es otra historia... El caso es que aunque les pongo cremita con aceite de shea (que no sé qué sea la Shea) nada les ayuda.
Luego saqué a Diego, pero a él el colapso le empezó cuando lo sauqé y le dio frío. Resulta que Diego es más soflamero que yo si es que eso se puede y no aguanta ni tantito el frío, llora como media hora cada que se ve expuesto a algún cambio brusco de temperatura y la salida del baño es la peor de todas. Como no me quiero escuchar muy Niurka, me voy a ahorrar los detalles de sus ________, pero baste decir que mis pobres hijos sufren con el baño. A veces me gustaría volver a las costumbres de Luis XV aunque no sea políticamente correcto expresarlo. Como era sábado estaban Andrés y su esposa Vili, porque ese día descansan. Así que casi, casi pasó por reunión familiar la agenda higiénica e mis hijos. Ellos se estaban alistando para ir al Costco y yo como quien no quiere dije que a ver si nos llevaban también a nosotras de paseo, pero mi madre y mi tía luego luego empezaron con que si en el coche no había espacio y esas cosas. En eso habló mi primo César, el que vino de Houston para invitar a mi Tía Meña a comer a casa de Benjamín, su hermano. La Tía Meña le informó de nuestra visita y entonces quedaron que mejor ellos llegaban a comer el domingo.
Cuando estuvieron listos Andrés y Vili se fueron al coche y mi Tía Meña volteó a preguntarme si se nos ofrecía algo, yo muy directa le dije "que nos lleven". Mi Tía se bajó refunfuñando y de ratito gritó desde abajo que siempre sí podíamos ir. Bajaron las sillitas de bebé del coche y ya nos acomodamos, íbamos apretados, pero claro que sí cabíamos todos. Cuando yo era chiquita nadie dudaba en meter siete personas en un coche de cinco plazas, ahora todo mundo exagera con lo e la seguridad y las sillitas para los bebés. No morí por ir adelante, ni por ir en las piernas de mis tías y tíos. En fin, nos acomodamos así: Andrés manejando y yo (por gorda) adelante, mi mamá, mi tía, Vili y los cuatro niños atrás.
Nos la pasamos muy padre de compras, en realidad hasta se sintió bonito lo cotidiano de ir al súper. Mi tía no dejaba de quejarse de que Andrés y Vili le compran muchas cosas de Cars a Gabriel, el hijito de cuatro años. Mi mamá y yo aprovechamos para comprarles unos ahoga pulgas (ropita térmica) a los bebés, y entonces Andrés y Vili decidieron comprarles ellos también a sus hijos. Nos tardamos mil horas y yo por andarme agachando para buscar las tallas me rompí el pantalón ( y eso no fue por gorda, sino por novedosa que me puse un pantalón viejo que me encontré en el clóset, se me había olvidado por qué ya no lo usaba y por qué no me lo llevé a Monterrey). De allí nos pasamos al Sam's. Lo mismo, comprar compulsivamente y darle todas las muestras gratis que pude a los bebés, a lo que mi Tía Meña ponía una cara de desaprovación digna de "Tía Angustias".
El sábado por la tarde fuimos mi madre y yo caminando con la carriola hasta el blockbuster para rentar una serie porque en nuestra tele no hay cable y la antena sintoniza pura interferencia y TV Azteca que es casi lo mismo. al ir caminando me acordé de que eso era lo que crix y yo hacíamos al menos dos veces por semana, fue tan lindo recordar que ya hasta estoy haciendo las paces con la idea de regresarnos a vivir acá. Rentamos Roma y por su puesto la Tía Meña dijo que era degenerada y pornográfica (la serie, aunque creo que de mí dice lo mismo). Me puse muy trsite porque el sábado iba a ser el día en que íbamos a hacer mi fiesta de cumpleaños con sombreros y disfraces en casa de Myrna. No se apuren los que no recibieron invitación, como ya andaba yo molesta con Myrna nunca la mandé, pero como quiera yo estaba segura de que nos íbamos a contentar a tiempo para hacer la fiesta. También me puse triste porque ese día me di cuenta de que el miércoles no voy a llevar a los niños a pedir su primer Halloween justo como lo habíamos planeado casi alrededor de un mes.
Comiendo con el enemigo.
El domingo finalmente fue el día cuchi cuchi. Y como siempre llevo días explotando todas mis compulsiones con la higiene de la casa. Ya había yo lavado el baño, azulejo por azulejo con un cepillo de dientes viejo y había trapeado la cocina con 3 productos diferentes y mucho cloro, hasta que rompí el trapeador. Como quiera, el domingo le exigí a mi madre que hiciéramos la limpieza exhaustiva por si y sólo por si acaso mis primos querían entrar al depto. Así pues dejamos eso limpio como un espejo y por su puesto, nadie entró, jajajá. Pero me queda en la conciencia que está todo muy limpio y ordenado como debe ser.
Mis primos vienieron en son de paz. O al menos conmigo estuvieron muy decentes hasta que yo me fui. Ellos llegaron como a las tres. Yo subí casi a las cuatro, así o más diva. Me dediqué a cuidar a mis hijos y a jugar con ellos y socializé lo mínimo. En caso de que no lo sepan, en un intento anterior de Benjamín por desalojarnos hace dos años, terminó llevándome a un cajero y bajándome cinco mil pesos, por eso ya no socializo con él. Como quiera ayer no tenía yo dinero en el cajero, pero no fuera a ser.
Comimos carne asada que Andrés compró ya asada en la Comer y llegó tardísimo. Y yo me fui muy temprano porque había quedado en ir a visitar a Maralene. Así que las negociaciones todititas me las perdí. Eso sí, cuando regresé me enteré de que no nos van a quitar el departamento... ¡y que podemos seguir usando la lavadora y la secadora! También me puedo regresar a vivir acá si quiero y traerme a Clotilda...
¡¿A cambio de qué?! Pues resulta que le van a dar a mi primo todo el piso de hasta abajo y lo van a dejar construir allí un departamento tipo loft para lo que él quiera. Los afectados ahora serían Andrés y mi Tía Meña porque se qedarían sin cuarto de servicio para Susana, pero eso es asunto de ellos y no sé cómo la vayan a resolver. Como quiera parece que nos tenemos que quedar al menos otra semana para hacer no sé qué tantos cuentos ante notario y para proceder con el juicio testamentario que corresponde o algo así...
En fin, la historia ya va mejor...
My Golden Birthday!
Hoy es mi muy preciado cumpleaños. Cuando yo tenía 17 años vino de Canadá una maestra y se quedó en mi casa dos semanas. Justo para mi cumpleaños. Entonces, ella me contó que hay una tradición que dice que cuando tu cumpleaños cae en el número de años que cumples ése es el "Golden Birthday". Así que hoy 29, cumplo la no poca cantidad de 29 años, y no, gente, no voy para los treinta, asimílenlo, sólo cumplo 29 y YA, asunto zanjado, ok?! Y sin embargo, estoy sola, triste y abandonada en un cyber festejándomelo con el teclado y el ratón (te quieren la escoba y el recogedor... la la lá). No es cierto, bueno sí, pero en la casa me esperan madre e hijos, a ver si de perdida voy al cine.
Muy bien, creo que eso ha sido todo desde mi exilio, y sí Roma ha resultado pornográfica, pero muy agradable...
Crix! Te queremos y extrañamos mucho, sobre todo Yego que es un mar de lágrimas sin tí.
Te cuidas mucho y te mandamos muchos besos con sabor a pan de muerto y chocolate abuelita.
bayito!

6 comentarios:

Hernando dijo...

Ana, de nuevo espero que te la hayas pasado super padre, que bueno que ya se vislumbre fecha de regreso y que pronto estes por tierras regias. Ni se te ocurra quedarte alla, porque Lucy ya se gira sola, voltea a todos lados, se queda sentada sola algunos segundos y hace el intento de gatear, asi que esperamos que ya pronto pueda jugar con sus primos Diego y Santiago!! Ademas 2008 va a ser el año de volver al camping y contamos con ustedes.

Kerubina dijo...

Ana, me alegra que la cuestión inmobiliaria ya va mejorando. De todo corazón que las cosas sigan así y que puedas re-festejar tu Birthday (Golden o no Golden) de regreso en Mty.
Saludos, Kerubina

Daniela dijo...

Me alegro mucho que las negociaciones inmobiliarias hayan salido bien y ahora puedan decidir donde desean vivir sin tener alguien que les pise el cuello.
Mando abrazos a los niños y espero que pronto puedas festejar tu cumpleaños como lo habías planeado.
Daniela
PD: Crix también es un mar de lágrimas sin ustedes...

Magui dijo...

feliz cumple!
y me alegran las buenas nuevas
besos!

Yaz dijo...

Hola Ana llevo mucho tiempo leyendolas y creo que algunas veces he comentado,apenas hasta ahorita me voy enterando que estas aqui en el DF y que fue tu cumple, lo bueno es que estuviste con tus angelitos, lo malo es que Crix no! De todos modos espero que los problemas legales se arreglen lo mas pronto posible para que te puedas regresar a Monterrey mucho mas tranquila. Les mando un calido abrazo,para que demos el canijo frio se sienta menos .
Saludos

Olivia dijo...

Felices 29 retrasados!!! Me alegra que las cosas se hayan solucionado y que estés más tranquila. Disfruta esta semana en el querido y extrañado DF. Muchos besos a los regiecitos, y muchos abrazos para ti..