miércoles, octubre 31, 2007

Contigo en la distancia...

Cuando estuve en Las Cruces tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos (porque aunque quiera New Mexico lleva en su nombre mismo la condena)juré nunca más estar jugando a las distancias. Pero el destino, fate or foolishness, se empeña en blandir su espada y dividir mi corazón en delicadas rebanadas, tal cual el jamón en la rebanadora.
El lunes hablé por teléfono con Ana y su palabras apresuradas hicierom mella en mí. Me dice "A Santiago ya no le falta nada para caminar, da pasitos, hace solitos" y yo que nunca pensé que me iba a perder el momento kodak. Se oye que algo la interrumpe del otro lado de la línea y dice "Es que Diego no quiere que me pare... hace berrinche por todo, por el frío, cuando lo baño está muy feliz porque el agua está muy calientita pero al sacarlo y ponerle pañal y ropa es un gritadero... lo mismo en las noches porque las sábanas están frías, son veinte minutos de grrrrrrrrrr". Bromeo con la genética, el carácter heredado de los De Alejandro.
Luego me cuenta de Marlene, de la visita a su casa, del paseo a la Comer, del sobrino Gabriel, de lo felices que son Diego y Santiago jugando con Max, de su obsesión por mantener todo limpio y en orden, de que el sábado tal vez vaya a Grumale y de la anécdota "Ayer que bañamos a Santiago se puso tan contento que se puso a bailar, se cayó y se rompió...", "¿la tina?", le pregunto, "No, Santiago, ya está haciendo su carrera de hombre guapo con cicatrices".
Al cabo de quince minutos colgamos y yo me quedé nostálgica pensando en todo el asunto de la distancia, de la soledad, de la decisión de irnos o quedarnos, del futuro, que no puedo esperar al verano para llevarlos a la playa, de que en menos de lo que pienso estaré contando sobre el árbol al que se trepó Santiago, las mil chamarras con que se cobijó Diego...
Enciendo la tele y todos los programas parecen hablar de lo mismo, ¡¡¡¡hasta J.D en Scrubs va a tener hijos!!!!!
"Te paso a Diego", me dijo Ana y yo sin saber qué decirle "Hola Yegooooo, cómo estás, te estás portando bien, te estás divirtiendo, estás cuidando a tu hermanito, cómo están tus primos, tienes mucho frío", del otro lado Ana le pregunta "¿Quién es Yego?" y yo ansiosa le pregunto "¿Qué cara puso? ¿Qué cara puso?".
Y no me queda más que creer que sí, que me reconoció, que supo quién era, que se acordó, que se emocionó.

4 comentarios:

Daniela dijo...

Te odiooooooo
¡¡¡No me gusta llorar en el trabajo!!!
Ya los veras pronto...

abogada dijo...

que dificil estar sepados cuando regresan a monterrey, debes extrañarlos muchisimo.
Animo¡¡¡

Ana de Alejandro dijo...

Crix, Marlene y Hrdo que no dejan comentarios, me dijeron por teléfono que les gustó mucho tu post. Marlene, igual que Daniela, dice que se puso a llorar en el trabajo. A ver cuándo esta gente va a apreneder a dejar coemntarios, no?

Gloria dijo...

Ya rejúntense que hacen llorar a la gente!