lunes, agosto 13, 2007

La aventura al natural

Uy! Tanta cosas que contar.


I. LA AVENTURA DEL BIOPARQUE ESTRELLA


Ayer fuimos al Bioparque Estrella. Por equis o ye, cayeron en mis manos unos pases para entrar al mencionado parque y desde marzo estuve poniendo gorro para ir porque desde que lo abrieron, nunca había ido. El Bioparque de Nuevo León está en Montemorelos y yo, so dunda, siempre pensé en la necesidad de tener automóvil para llegar hasta allá. Es hasta ahora que regresé a vivir a Monterrey (ok ok ok San Nicolás) que me enteré que salen autobuses desde la Alameda.




Invitamos a la gente a que se uniera a nuestra excursión, pero como por angas o mangas no se pudo concretar el plan, Ana y yo empezamos a dudar de ir. Sin embargo, por la mañana, como si hubiera percibido nuestra proclividad a quedarnos en la cama, Diego y Santiago empezaron a platicar; incluso Sampi se paró en la cuna y le jaló los pies a Ana. Eran las 8:00 am. Estar en la Alameda antes de las 10 no parecía una idea tan descabellada.




Como caso excepcional, solo llevamos UNA pañalera y NADA MÁS. Nos fuimos en taxi y ahí compramos por 70 pesotes el viaje a Montemorelos.




El autobús iba lleno. Diego decidió dormirse y Santiago estuvo intentando escalarme, cuando intercambiamos bebés, empezó a escalar a Ana.




Llegamos al Bioparque en pleno mediodía. Había fila casi casi hasta la carretera (ok, exageré, pero sí había mucha gente). Ana se fue a formar en la de entrada y yo en la taquilla para canjear los pases por boletos de entrada. Habíamos ido a la aventura sin carreola porque en la página decía que ahí podía rentarse una. Confiamos en la palabra de la mercadotecnia, pero en realidad, no rentaban carreolas sino carritos, pero no importaba porque de todas maneras nada más había silla de ruedas; todo ya había sido rentado hasta las 7:30 de la tarde.




Lo primero que hicimos fue hacer fila en el Serengeti que es el safari. Te subes a un camión y te venden un vaso de alimento para que vayas ofreciéndolo a la variedad de cebras, jirafas, avestruces que se van acercando. Yo iba emocionada porque nunca había tenido una experiencia de este tipo (el Nogalar no cuenta). Diego no había terminado de dormir bien, así que quiso tomar una siesta en pleno safari y Santiago, aunque miraba con beneplácito a los animales, estaba muy acalorado.




El recorrido duró como media hora. Nos bajamos y fuimos a unas palapas para que Diego siguiera tomando su siesta, pero Ana dijo que no íbamos a descansar, que nos paráramos y camináramos rumbo a la GRANJA donde se pueden tocar a los animales. El área es como una recración de la vida rural, tiene una casita y una granja con espantapájaros y tractor. En la casita hicimos otra parada técnica para que Santiago se comiera la mitad de una pera y Diego le diera mate a dos galletas de arroz inflado.














Cool Slideshows!









Luego de eso, fuimos a procurarnos alimento a nosotras y en esta ocasión Santiago se quedó dormido en dos sillas. Diego se dedicó a comerse el pasto y gatear a campo traviesa; yo lo estaba vigilando desde nuestra mesa, pero de pronto llegó a donde estaba una familia y la señora muy intrigada lo cargó y dijo: Miren, un bebé. ¿De quién es este bebé? Fui a rescatar a Diego, pero me lo robaron quince minutos en lo que rolaba de brazo en brazo. Un rato después llegó Ana con las viandas.




Antes de esto, ya cansadas de cargar dos bebés, Ana se devolvió a la entrada del parque para rentar una silla de ruedas y ponerlos ahí. Al principio pusimos a los dos juntos, pero no les gustó, luego pusimos a Diego con la pañalera y Santiago en brazos.




Ya iban a ser las 4:00 de la tarde, nuestro camión iba a salir de regreso a las 5:00, así que le propuse a Ana que fuéramos a los chorros para que los bebés se mojara, se quitaran el pasto de las orejas y les pusiéramos otra ropa.




Santiago quedó perplejo ante los chorros de agua. La aventura se había tornado refrescante, divertida y excitante. Diego dio rienda suelta a su energía y se dedicó a perseguir a los chorros.

Y justo cuando me disponía a llevar a Diego al chapoteadera para darle el último remojón, llegó nuestro querido amigo Manuel y su esposa Elva y su hijo Manuelito. Fue una gran sorpresa, pero sobre todo, nos permitió hacer más cosas y convivir de otro modo. Estuvimos un rato todavía en los chorros y cambiamos a los bebés de ropa. El agua les cayó muy bien, se pusieron de muy buen humor. Nos dirijimos todos a la GRANJA, pero ahora fuimos al corral donde los niños pueden acariciar conejos y gallos. Sentamos a Santiago y Manuel porque Diego decidió tomar una siesta en la silla de ruedas. Ana le dijo a Shanti que procurara no torturar al conejo, pero éste - el humano - hizo caso omiso y se lo llevó a la boca para morderle las orejas. Las risas no se hicieron esperar. Ana al fin comentó: "Ahora sí que puedo decir que mis hijos han aprendido a cazar su alimento".


Luego de la granja, fuimos a un lugar que se llama KIMA que es donde uno puede atravesar un lago haciendo equilibrio en una cuerda. Obviamente, ni Ana, Santiago, Diego ni yo nos trepamos ni por equivocación, pero Manuel y Elva sí, por cierto, aunque yo intenté distraerlos, no se cayeron. Así qué chiste, de lo que se trata es de ver azotar a la gente en el agua.

Después fuimos a KAMBA que es una máscara africana de donde las personas salen en una tirolesa de 100 metros de largo y se deslizan de un extremo a otro. Este juego tiene una versión para niños y una más para bebés, en la que por supuesto subimos a los nuestros. Sin embargo, en ese momento se nos acabó la pila de la cámara y ya no pudimos tomar fotos.

A continuación fuimos a ver las tortugas, perritos de la pradera y pericos. Más adelante estaban el mariposario, el huerto y la YUCA que es el jardín botánico representativo de Nuevo León que en su mayoría son cactáceas. Y así fue como terminó nuestro recorrido. Ana y yo estabamos muertas, eran ya las 8:00 de la noche cuando salimos del Bioparque. Bueno, todos estábamos cansados, excepto Diego que iba fresco como una lechuga en la silla de ruedas, ya sin la pañalera que le estorbaba, muy contento de ir viendo todo el camino.

Apenas Santiago entró en el coche de Manuel, cayó fulminado. No se despertó sino hasta las 8:00 de la mañana del día siguiente. Eso sí, los dos amanecieron de muy buen humor dispuestos a seguir dando lata.


II. LO QUE SE OYE EN MONTERREY
Hoy lunes, cuando venía al trabajo, pasé por una casa de empeño en Madero que por lo general remata equipo de sonido. Suelen sacar bocinas y poner música, pero este día tenían sintonizada una estación de radio, creo que era la BIEN PARADA o algo así. En esta estación de radio pasan pura música norteña, cumbias, rancheras, colombianas y la gente que habla es, en su mayoría, de colonias populares. El caso es que uno de los locutores estaba hablando de homosexualidad (yo en ese momento no sabía por qué) y dijo: aaaaah que los homosexuales, sufren mucho. El segundo locutor que es como el patiño, estaba haciendo voz de gay y dijo: se te hace que sufrimos, papito... nombre si somos bien felices. En ese momento se detuvo un taxi (que yo estaba esperando) y traía la misma estación. Me puse feliz porque el morbo me estaba matando. Entonces el taxista me explicó:



Taxista: N'ombre lo que pasa es que un vato que es maricón... bueno, no maricón... sino así como le dicen...

YO: Homosexual?

Taxista: Sí, así... pues acaba de hablar al radio y le platicó que pues él estaba en su casa con su novio... digo, pues muy sus gustos, no? Digo si le gustan las mujeres pues qué bueno y si le gustan los hombres, pues cada quién no? Es cosa de cada uno...

YO: Ajá

Taxista: Y pues su papá lo sorprendió a él y a su novio besándose en la sala y lo madreó, lo corrió y le dijo que no quería volver a saber de él

YO: A poco?

Taxista: Sí, y pues ahorita todo mundo está hablando y opinando... digo yo que ps cada quien


Y en efecto, en ese momento entró una llamada que pretendía ilustrarnos y llenarnos de conocimiento.


Radio escucha: Mire, lo que pasa es que pues estos tipos se van desviando desde chiquitos. Porque mire, pues uno cuando la mujer está embarazada dice no, pues quiero niño, o pues no, quiero niña y pues si sale lo contrario inconcientemente los vamos llevando por ese camino

Locutor: Entonces usted creen que no nacen sino se hacen

Radio escucha: Es que hay de dos tipos. Hay unos que nacen con más cromosomas femeninos

Locutor: Ok, muchas gracias, vamos con una rola

Radio escucha: Lo malo es que estos tipos, cuando crecen, y no digo que todos, pero sí algunos, pues son medio mañosos

Locutor: Sí, hay de todo

Radio escucha: Y pues es lo malo, que sean mañosos. Si les gusta está bien, pero no tienen por qué andar de mañosos

Locutor: Ok, muchas gracias por su llamada


Y en ese ciclo estaban cuando el taxista mejor le cambió de estación.


Pues bueno... así estuvo nuestro fin de semana y así está de triste la cultura en nuestra ciudad. Por favor, guarden sus cromosomas en su lugar y no anden de mañosos.

10 comentarios:

Ana de Alejandro dijo...

Esos hijos míos se ven cada día más guapos!

daniela dijo...

Coincido con la mamà cuervo...

chica mala dijo...

felicidades a las dos por esa preciosidad de niño.

Anónimo dijo...

de niños!!!!

Carmen dijo...

¡Qué padres fotos! Ahora sí se ven bien diferentes cada uno del otro.Me encantó la de Santi enojado.
Besos a los cuatro

arcademonio dijo...

...ultimamente tengo el instinto maternal subido...y ahora os leo y se me sube más todavía...sois todo un amor de familia...al natural vuestros hijos transpiran suaves aromas a jazmin, azahar, rosas...dais color al espacio que ocupais...y dibujais sonrisas por donde quiera que vayais...gracias por plasmar tanta ternura en un espacio tan reducido y neutras...infinitos besos de bolsillo...

Paola dijo...

hola chicas. los niños hermosos .- la cultura bue!...Los cambios vienen en carreta; y lo que es peor aqui en Argentina en tortuguita!.- Un beso

Ana de Alejandro dijo...

Daniela: Es que a poco no son bellos?
Chica mala: cuál de los dos? jaja
Anónimo 1: Gracias!
Carmen: como me dijeron en un Waldos's, "Ay, qué bueno que están bonitos, porque luego feos y repetidos..." Santi es un roba cámaras... Cuando Diego lo deja y viceversa!
Arcademonio: Llevaremos los besos guardados con nosotras, muchas gracias! Transpiran cosas hermosas mientras no necesiten cambio de pañal!
Paola: Pues no queda de otra más que seguir intentando hacer el cambio!
Garacias a todas y todos por leernos! besos!

protrombina dijo...

oyeeee, vieron la maqueta del planeta en el parque?? a poco no esta bonita?? 0=)

marga dijo...

excelente el top ten! es que la gente en vez de pensar lo que dice directamente habla... y hay que escuchar cada cosa...

hola y salu2