jueves, agosto 16, 2007

Educando a Mami

¡Ay! La de cosas que hace una por los hijos. Crix y yo estábamos muy mortificadas de que a lo mejor no estuviéramos aprovechando su potencial al máximo. No fuera a ser quizá que por nuestra culpa se queden sin trabajar en la NASA o pierdan la oportunidad de formar parte en una filarmónica. Así que nos lanzamos hasta Gymboree a una clase de cortesía que nos regalaron. A ver voy a refrasear eso porque no nos enseñaron a ser corteses, sino que fue una clase que por cortesía nos dieron gratis. Whatever!

El caso es que fuimos muy lejos eso sí, porque aquí en Monterrey sólo hay dos centros Gymboree, uno en Satélite y el Otro en San Pedro. Gymboree es un centro de estimulación temprana y pre kinder, como dice su slogan para desarrollar mentes jóvenes. Mi papá salió de viaje a Guadalajara, así que pensamos que íbamos a poder usar su camioneta, pero estuvo en compostura hasta el miércoles, y la primer clase era el martes. Por eso, enflauté a mi madre a cargar a Santiago y yo a Diego y nos subimos en un camión urbano. Fuimos por allí recorriendo rutas con los dos infantes a cuestas, como cientos de mujeres a las que no les queda de otra para sacar a pasear a sus chamacos. Pero nosotras que somos tan inexpertas en esos trajines casi nos quedamos sin bebés en el intento por detenernos del tubo y casi sin nariz a la hora de picarle al timbre para hacerle la parada.

Ya en la clase, nos alcanzó Crix desde su trabajo que salió un poquitín antes para llegar con nosotros a tiempo y no perderse la primer clase de estimulación de sus bebés. Así que nos pusimos en calcetines mamás y bebés y entramos en un centro con muchos colores y con colchonetas plastificadas en el suelo como las que se usan en los gimnasios, pero de muchos colores alegres. Recitamos y cantamos. Aplaudimos y dimos vueltas. Cantamos y bailamos la canción del botón de Martín. DEBAJO DE UN BOTÓN
Debajo de un botón, ton, ton que encontró Martín, tin, tin había un ratón, ton, ton ¡ay, qué chiquitín, tin, tin!.
¡Ay, que chiquitín, tin, tin! era aquel ratón, ton, ton que encontró Martín, tin, tin debajo un botón, ton, ton.
Está juguetón, ton, ton el señor Martín, tin, tin que escondió un ratón, ton, ton en un calcetín, tin, tin.
En un calcetín, tin, tin estaba el ratón, ton , ton qué encontró Martín, tin, tin debajo un botón, ton, ton.

Nos pusieron a arrastrarnos por el suelo, a motivar a los bebés con pelotas para que recorrieran un túnel y para subir por rampas y bajar por resbaladillas y nos pidieron echarnos en el suelo boca arriba, alzar los pies y poner a volar cargando en nuestras espinillas a los bebés. Cabe agregar que esa fue la parte en la que yo me ataqué de risa y no pude más con los ejercicios. Y es que la verdad, ¿cuántas ridiculeces estamos dispuestas a hacer en aras del desarrollo mental de nuestros hijos? Evidentemente la respuesta es infinita, ya que al día siguiente volvimos para bailar reggae en la clase de estimulación musical.

Lo bueno es que ya nos regresaron la camioneta y que mi padre no vuelve sino hasta el domingo así que tenemos todavía dos días para pasear a los niños hasta el cansancio. Lo malo es que la abuela les regaló una inscripción al Gymboree y quizá haya que llevarlos todos los lunes y miércoles en camión hasta allá.

En fin, dicen que con todo lo que hay por ver diariamente en la vida normal, los niños no necesitan más estimulación, pero la verdad es que para los niños tener la oportunidad de ver cuántas ridiculeces pueden hacer sus mamis por ellos debe ser invaluable. Y definitivamente muy educativo... para las mamás que finalmente aprenden a obedecer a sus hijos. Por cierto, ya me voy porque a mis hijitos les gusta que les cante antes de dormir...

9 comentarios:

Julieta dijo...

Suena divertido! Y no es ridículo, es genial! Solía haber un comercial en la tele de padres y madres haciendo supuestas "ridiculeces"... y una se quedaba mirando como "huh?! que hace?!" y resultaba que estaban jugando con sus hijos. Yo por mi parte no veo las horas de que me lleguen las actividades familiares, por ahora doy clases de taekwondo a un grupo de niños y creo que me divierto más yo que ellos, jajaja.

Hernando dijo...

Nosotros tambien estamos impacientes por llevarla ya a Estimulacion!

Akaotome dijo...

N'ombre y a Santiago le fascinó la clase de reagge (lo trae en la sangre, je je)... se enojó mucho cuando tuvo que devolver su gûiro. Eso es padre, que vean que para todo hay tiempo, yo creo que les ayuda...
Además, se ganó de inmediato a la maestra porque era el único que aplaudía, jajajajaja...
AAAH y en realidad, la abuela no le regaló la inscripción a los niños nada más por que sí, sino porque pensó que la música amanza a las fieras....y a las mamás de ellas...

Ana de Alejandro dijo...

Julieta: Bueno, sí, la verdad es muy divertido, y claro convivir con niños es genial y más cuando son los de una :)
Hernando: ¡Qué bueno que se para usted por acá! Pues hay muchos lugares donde se puede llevar a los bebés desde recién nacidos.
Crixi-pixi: La Abuela actúa en formas misteriosas, no en vano lleva en la sangre los genes de la Tía Meña... Me late que lo que ella quiere es tomar tips para amaestrar al Abuelo y a sus perros...

Luz dijo...

hola chicas, como estan? les queriamos preguntar si uds. tiene estadisticas sobre familias homoparentales en mexico.-? es que aqui se publico un articulo segun el cual son solo 30 los casos en Argentina.- Por otro lado me interesa saber como es ese lugar donde llevaron a los mellis, tienen algun vinculo o pagina pa' informarme bien de las actividades? un beso grande y espero que la sigan pasando lindo! y haciendo el ridiculo por esos hijos que si no es por ellos por quien va a ser.-

Akaotome dijo...

Hola Luz... pues no tenemos idea de cuántas familias homoparentales hay en México, sin embargo, sabemos de dos personas que han hecho estudios (tesis) sobre el tema, si quieres sus datos escríbenos a cetonanonima@hotmail.com

Y el lugar a donde llevamos a Santiago y Diego se llama Gymboree y es una franquicia internacional de Estimulación Temprana y kinder... la página es: http://www.gymboree.com.mx/

Luz dijo...

ok.- muchas gracias!

Daniela dijo...

¿Esto quiere decir que puedo regalarles unos cuantos tambores, maracas y guiros ahora que cumplan un año? jajaja

Ana de Alejandro dijo...

Todos los instrumentos musicales son bienvenidos para su cumpleaños. Además, luego podemos organizar un concierto para que todas las tías y tíos los vean haciendo sus performances musicales (y así no seamos nosotras solas las que suframos el ruidero "musical"). Por cierto, puedo poner en mi wish list un kit de bichitos musicales que vi en el Costco?