miércoles, enero 10, 2007

Mesesario

Hoy 10 de enero, cumplieron 3 mesesotes mi hermosos bebos. Tres tragicómicos meses en los que hemos pasado noches enteras en vela solo para revisar que Diego respire; hemos intentado terapias alternativas como encuerar a Santiago para que madurara más rápido; ya probamos más de 10 leches; aprendimos a cargar a los dos hijos a la vez cuando estamos solas; descubrimos lo básico, como que no les gusta estar solos, ni con el pañal sucio; ya somos expertas en llevarlos en canguro para tomar camiones; hicimos carreritas en carritos de Súper con portabebés; descubrimos diferentes tipos de llantos y exigencias; nos dimos cuenta que somos fácilmente manipulables por un par de bultos cagones. En fin, tres divertidos meses en que cada día resulta igual de angustiante, atemorizante y emocionante que el anterior.

Nos despertamos en promedio 2 veces durante la noche, aunque uno de ellos duerma la noche entera, el otro usualmente decide que tiene cólico, que le faltó cenar más, que ya casi va a ser de mañana y se le antojó desayunar antes, o incluso que tenía ganas de que alguna mamá lo meciera y lo cargara. Cambiamos al menos cuatro veces pañales a cada uno. Esterilizamos en promedio 10 biberones al día, Diego come casi cada 4 horas o menos y Santiago casi cada 4 horas o más. Los días que corremos con suerte logramos sincronizarlos muy bien, pero hay otros en que se niegan a seguir un horario. Diego toma Omeprazol, Motilium y Almax, que son un montón de medicinas para su reflujo. Santiago toma Unamol y Riopán, que son para su reflujo que es más moderado. Los dos toman Espaven o Espacil cuando tienen cólico, que es al menos una vez cada dos días.


A Diego le cambiamos la ropa hasta tres veces al día porque explota constantemente, Santiago en cambio puede pasar 24 horas con el mismo mameluco. Santiago usa Kleen bebés Comodisec y Diego usa Pampers Básicos. Diego usa una talla más grande que la de Santiago. Santiago va usando toda la ropita que Diego le va dejando, así que tiene casi el doble de ropita. Diego usa chupón y le da ansiedad no traer nada en la boca, a Santiago le molesta el chupón y lo escupe, a menos que tenga mucha hambre y su comida no esté lista. Diego todavía no sabemos qué fórmula va a usar porque le sigue saliendo alergia con la leche, las últimas dos que probó fueron Nutramigen y Pepti Junior. Santiago toma Nutrilon Omneo.


Diego tiene mucho pelo, medio onduladito y lo peinamos de lado, Santiago casi no tiene pelo, aunque su abuela diga que sí. Diego tiene pelo café, Santiago lo tiene rubio. Diego tiene ojos azules, pero nadie sabe de qué color tiene los ojos Santiago porque unos días los tiene verdes, otros grises, otros azules y otros miel.


A Diego le gustan las caricaturas, la tele, los perros, abrazar muñecos y ponerse sus manitas en la cara. A Santiago le gusto yo, le gusta mi mamá, le gusta que alguien lo traiga cargado TODO el tiempo, le choca su carriola y no le llama la atención la tele, pero le gusta la música y siempre responde cuando le acercan juguetitos brillantes. A ninguno de los dos le gustan los guantes, los gorros, ni estar muy cobijados. Siempre patean sus cobijas hasta que las tiran. Los gorros sólo los quieren usar cuando tienen sueño, entonces se arremolinan hasta que se lo bajan para taparse los ojitos y evitar la luz. A Diego le gusta pasear y le encanta ir en el portabebé en el coche. A Santiago le gusta la sensación de movimiento, pero prefiere no ver mucha gente.


Diego es muy coqueto con los conocidos y los desconocidos, hace ojitos, sonríe y balbucea. Santiago es coqueto con su abuela, o con sus mamás si es que tiene hambre o quiere que lo carguen. Santiago según consenso general llora muy bonito, Diego grita exigiendo su comida, no tiene nada de bonito oirlo llorar. Diego está en vigilia a media mañana y un ratito por las tardes, Santiago suele estar despierto todo el día, pero está de mejor humor por la tarde. En la noche ninguno de los dos es muy amigable. Santiago sabe montar todo un teatrito y hasta indignarse y voltear la cara para demostrar enojo. Diego cuando se molesta frunce el ceño, pero se contenta más rápido si le jalas el pie.


Santiago se ve más bonito vestido de blanco, beige o café. A Diego le van bien los naranjas, duraznos y celestes. Los dos se ven muy guapos de amarillo. A Diego le gusta ir al cine, se porta muy bien, pero Santiago prefiere que alguna mamá se pare a pasearlo mientras está la película. Diego es muy friolento y Santiago de cualquier cosa se queja porque está acalorado. Santiago finge estar dormido si no quiere socializar y levanta sus manitas como diciendo "no más autógrafos por hoy". Los dos son un par de vomitones y aunque nos hagan batallar, los queremos mucho. Estos han sido los tres meses más divertidos. Ser mami ha resultado más divertido de lo que esperaba.

2 comentarios:

AC dijo...

Excelentes perfiles de los bebos; de mucha ayuda para aquellos que aún no los conocemos -creo-. Aunque deja muy estrecho el horario para visitas pues por lo visto Diego y Santiago tienen ratos de buen humor muy diferentes. Bueno ahi nos indican luego horarios de visita.

Ciao! Cuidense!

Arena dijo...

Hola mami de bebes !!
La verdad no se como llegue a la pagina donde relatas tu vida al lado de tus hijos pero te puedo decir que el destino me lo tenia preparado porq en la actualidad me siento abrumada con mi bb de 3 meses que tiene reflujo y me empiezo a preocupar de mas porq casi no duerme y no me puedo separar de él pensando que se me puede ahogar, atragantarse, no se... en fin...estoy casi todo el dia con el y toda la noche....bueno soy mama primeriza! Tu manera de relatar me dice que lo mio no es nada jajaja!! Te felicito por tu capacidad de descubrir lo que tienes como familia y sigue asi: todo se recompensa tarde o temprano. Las mismas sonrisas de los hijos nos dan energia para seguir un dia mas al lado de ellos. Un abrazo!