domingo, octubre 11, 2015

El cumpleaños de Diego y Santiago

Finalmente cumplieron 9 años nuestros adorables monstruos, y por lo tanto, había que festejarles. Ellos, muy buena onda, muy en buen plan, se ajustaron a la nueva realidad que vivimos y aceptaron que una fiesta nos vendría resultando imposible. Diego fue un poco más renuente a la idea porque soñaba con una fiesta con temática de legos en la que le regalaran muchos legos. Sin embargo, pudimos negociar y llegar al acuerdo de elegir regalos por cierta cantidad y dedicarles un día especial en su mero cumple.
Así pues, como el día de su cumpleaños cayó en sábado, nos vino muy bien para dedicárselos completo. Por la mañana, al despertar, les cantamos las mañanitas. Luego, conseguimos unos pasesitos de Sun Metro (el autobús de el Paso) y nos los llevamos a desayunar al IHOP con unos cupones de desayuno gratis para cumpleañeros.
Eso no fue lo mejor del desayuno, sino que los meseros hacen el show de las mañanitas y les llevaron un sundae de vainilla con fresas a cada uno. Como Sampi traía molestias con una muelita, Diego se terminó comiendo los dos.

(Se alcanza a escuchar la voz de Diego apenadillo diciendo "te dije que no" porque le daba pena que los meseros cantaran, pero a Santiago sí le gustó la idea.)
Tuvimos que hacer una pequeña pausa para arreglar la situación muelística, pero una vez resuelto ese asunto, seguimos en la festejación llevando a los angelitos a elegir su regalo al Toys r us. Diego eligió, OBVIAMENTE, legos, y una caja con 96 crayolas, unas pulseritas que brillan en la noche y un par de chucherías de a dollar. Santiago se enamoró de un oso que superaba por mucho nuestro presupuesto, así que tuvo que explorar dos veces toda la tienda hasta encontrar un nuevo amor. Finalmente, eligió un Ukulele, un bastón de porrista con las princesas de frozen, un arco y unas flechas (esas cosas de plástico que se consiguen por un dóllar), y ambos eligieron una plantita que baila con el sol para decorar sus habitaciones. Crix y yo les compramos además un distintivo que decí a"Birthday boy" y que portaron orgullosos el resto del día.
Ya con los brazos llenos de regalitos, fuimos a "pasar el rato" al Barnes and Noble. Resultó que el 10 de octubre es el día de Star Wars y que en la librería tenían programada una actividad para celebrarlo, la cual por cierto, incluía hacer una nave espacial con legos. La actividad era gratuita y los hijos estuvieron muy emocionados de participar. Primero les leyeron un libro, para lo cual tuve que fungir como traductora simultánea. Después armaron la nave y finalmente hicieron una marioneta de papel con la figura de Yoda. Lo que más les gustó fue ponerle esos ojitos que se mueven al muñequito.
Cuando terminó la actividad, me pidieron leerles libros y nos pasamos todavía un buen rato más en la librería. No compramos nada, pero hicimos una enorme wishlist que esperamos poder comprar eventualmente.
Después de eso nos fuimos a un buffet de chinos, donde Santiago quedó a deber el equivalente a tres buffets. Lo bueno es que todavía paga menú infantil, así que sí conviene. Ahí finalmente se pudo desquitar comiéndose tres helados y fue muy feliz (y nosotras también, para qué negarlo).
Ya con la barriga llena y el corazón contento, decidí llevar a Diego a conocer el Michaels, una gran tienda de manualidades, porque él dice que le encanta el arte y pues de paso yo aproveché para ver cosas muy lindas. Mientras, Crix y Sampi estuvieron en el Target. Ahí había más osos y Santiago amenazaba con tomar rehenes hasta que le compráramos uno, hasta que mamá se puso sería y Santiago decidió no negociar con terroristas.
Como ya se hacía tarde, decidimos ir por la siguiente sorpresa que era un helado gratis en Baskin Robins (esas listas de cumpleaños son buenas). Pero la noche aún era joven y tuvimos energía después del helado para ir al centro a ver el evento de Chalk the Block donde varios artistas locales hacen dibujos con gis en las calles de El Paso. No íbamos preparadxs, es decir no llevábamos gises, pero nunca falta alguien a quien le sobra un pedacito y con la suerte de mis hijos fueron varios pedacitos que les sirvieron para rayonear a gusto todas las banquetas que quisieron.
Ya bien entrada la noche, volvimos a casa, pero para ellos el día aún no terminaba, aunque Crix estaba ya muriendo de sueño y cansancio, así que todavía tuvieron energía para darse juntos un baño en tina con burbujas y sus muñecos favoritos. Al terminar su baño se durmieron felices, asegurándonos que había sido el "mejor día de sus vidas".

2 comentarios:

Gloria dijo...

Pics or it didn't happen.

Jose J Moreno dijo...

Que padre día les toco de cumpleaños a los 2 super energizados hijos que tienen, espero sigan teniendo cumpleaños tan padres como los que tuvieron, y obvio que les lluevan bendiciones y éxitos a todos ustedes