viernes, abril 08, 2011

Octava entrega

Esto de ser mamá no es sólo una cosa de no mames no mames no mames.
Han pasado tantas cosas desde mi última entrega. Muchísimas. Desde principios de año juego con la idea de hacer un podcast o un vlog para continuar con el activismo virtual pero comprenderán que no he podido. Decidí que iba a empezar hoy y resultó que la anécdota del día cpincidentemente tiene que ver con la dentadura de Santiago, tema de la última entrega. Resulta que el día de ayer fue tragedia nacional en nuestra casa porque Diego y Santiago habían entrado en nuestro cuarto y habían hecho algunos destrozos. Como les tocó regaño y nos dijeron una sarta de barbaridades decidimos desconectar para siempre la tele, es decir, se acabó Phineas& Ferb que nada más sirve para darles ideas extrañas sobre cómo debe comportarse un niño y las consecuencias de sus acciones. No le estoy echando la culpa a la tele ni a la caricatura, que está muy padre, la verdad sea dicha, pero me parece justo y razonable que no la vean en un buen rato en lo que captan que ellos no son personajes de tele, no van a tocar en una banda y ellos no van a poder arreglar las cosas antes que sus mamás se den cuenta. Total, los mandamos a dormir todos regañados y juro que cuando chequé a Santiago la última vez estaba sin ningún hilo colgando de ninguna parte de su cuerpo. ¿Cómo sucedió entonces que a las 7 de la mañana cuando despertaron para ir al kinder Santiago tenía un hilo enrredadísimo en el aparato que trae en la boca? Lo ignoro profundamente y la teoría del papá de Ana es que Santiago me tiene miedo, cosa que me pareció fuera de contexto porque no veo a ningún niño tratando de mitigar el miedo a su madre metiéndose un hilo en la boca. Total, llevé a Diego al kinder y como buena madre aprensiva que soy, me malviajé pensando que si mandaba a Santiago con el hilo en la boca alguien, sino es que él mismo, iba a jalarlo y traerse el aparato con todo e hilo, así que regresé por Santiago y nos fuimos al dentista.
Antes de irnos, decidí grabar un video con exquisita sobriedad europea para ensayar el tema de  los vlogs y los podcast. He aquí lo que Santiago explica del hilo, cabe destacar que después de que salimos del dentista me dijo: "Tego que deci la verdá. Me metí el hilo poque pensé que sería divetido".

3 comentarios:

Kar y Ro dijo...

Jajaja por lo menos para nosotras sí resultó divertido.

- ¿Para qué sirve ese hilo ahí?
- Para nada

Jajaja

Edigator dijo...

pobrecito, jajaja.

GaBbitha dijo...

jeje no habia pensado el otro lado de esa caricatura!
jejeje
amor phineas y ferb jejeje

jejeje aunq q no les perimiteran verla nos resulto muy feo jejeje
xD
saludos
y suerte!