domingo, julio 05, 2009

Mi vida afuera del clóset...

Soy una persona emocionalmente tensa. Mi mente no deja de producir los más extraños y estrambóticos pensamientos y a menudo "me persigo sola". Y lo sé. Y es algo con lo que tendré que lidiar el resto de mi vida, pero fue precisamente por eso que decidí salir del clóset. Y sentí cómo una carga se descargaba de mis hombros y hacía mi vida más ligera.
No es fácil. Es más, una vez que salí del clóset no he dejado de salir porque cada lugar nuevo, cada gente nueva, cada nueva situación implica salir del clóset. Y esto se hace extensivo a familiares, amigos y en un futuro a mis hijos.
Tampoco es fácil porque cansa. Porque, al menos en mi caso, me cansa mucho empezar de nuevo a contar cómo, cuándo y por qué que a veces raya en el exhibicionismo emocional. Pero no es tal cosa. Al menos para mí no es tal cosa. Para mí es la única manera que tengo de contribuir a hacer al mundo mejor y más tolerante. Yo no aspiro a ser un modelo de comportamiento. Yo aspiro a que la gente conozca mi historia y a través de mi historia se sensibilice y comprenda que siempre hay otra manera de decir las cosas, de sentirlas, de vivirlas. Y que mi caso es éste. Mi caso es un proyecto de maternidad con la mujer más importante en mi vida, la que más me conoce, la que ha estado conmigo desde los 15 años y me ha aguantado tal cual soy.
Pero eso de repente me hace sentir terriblemente vulnerable, me hace sentir que estoy expuesta y sin privacidad. No solo porque comparto algo de mi vida en el blog, sino porque al estar afuera, al estar visible, una sensación de no volver a tener control sobre la privacidad me invade. No se supone que lo que suceda en la cama de uno es muy asunto de uno con la cama? No se supone que lo que cada quien haga con su vida, es muy su vida y ya?
Creo que salir del clóset y ser visible de pronto puede resultar renunciar un poco al privilegio de mantener nuestra vida privada exactamente así PRIVADA, pero por otro lado creo que la sociedad necesita conocer nuestras historias. Necesita identificarnos para que nos humanice, para que no nos vea como algo extraordinario que ocurre en películas y noticieros, sino que somos los compañeros de trabajo, los mejores amigos de, los hijos, los primos, los sobrinos, los nietos de, y todos los días hacemos las mismas cosas que el resto del los humanos porque somos eso, humanos.
Yo sé que no tendría que ser así. Uno debería contar con la garantía de poder vivir su vida a gusto, como si cualquier cosa, pero por alguna razón no es así, y entonces tenemos que levantar la voz, alzar la mano, pedir la palabra, hacernos notar, aunque eso signifique estar en la mira durante algunos días o meses en que la noticia y el chisme se esparza.
Antes de Diego y Santiago yo salía del clóset en pequeña escala. Pero cuando llegaron a mi vida, supe que no tenía marcha atrás y que no había trabajo ni familia en el mundo que me iba a obligar a negarlos, y descubrí que me hacía sentir bien el hecho de no tener nada que esconder. Para mí es tan simple como que no pueden decir de ti algo que tú no hayas dicho antes, y eso, en mi caso, me da tranquilidad. Nadie le puede ir con el chisme a mi papá o mi mamá de que soy lesbiana y que tengo hijos porque ya lo saben. Ni a mis jefes. Ni a mis compañeros de trabajo. Ni a mis amigos. Ni a nadie. Y eso da tranquilidad, da la sensación de no ser clandestino. Y a la par, la gente que te rodea puede aprender algo sobre ti como lesbiana, como madre, como epicureísta, como lo que gustes o mandes.
Yo sé que cada circunstancia es diferente, que cada quien su situación. Pero de una cosa estoy segura, salir del clóset significa muchas veces recuperar algo de la salud mental que te jode tanto este tema de la discriminación y de la intolerancia de la gente que no entiende que amor es amor.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

HOla !
Yo creo que abordar el tema sobre quien es uno mismo tiene muchos matices diferentes no solo ser madre o hija o profesional o lesbiana, pero el sentido de pertenencia es algo basico que debemos enseñarles a los niños y yo reconozco como ustedes han trabajado para formar un fuerte núcleo con un amoroso vínculo en donde sus hijos pueden decir: Esta es mi familia !Y llevarlo para trascender a traves de los medios de comunicación es de vital reelevancia, porque ademas integra la historia de su propia familia, quienes son, de donde vienen y para que rumbo se dirigen. Yo desde mi humilde posición de lectora en este blog las animo a seguir adelante, animo, sí se puede, sí se puede!!!♥♥

iShTaR dijo...

Admiro tu valentía...

Me compartes una diezmilésima parte plis?????

NN dijo...

Hola Ana, un abrazo si se puede algun dia habra y sera un mundo mas parejo para todos

Akaotome dijo...

Anónimo: Muchas gracias
iShTaR: Yo no creo tener tanta valentía como parece
NN: Yo le doy el abrazo a Ana de tu parte y le digo eso del mundo parejo. Ya no me está gustando esto de que cuando posteo la gente piensa que soy Ana.

marga dijo...

brillante

sólo en algo no coincido: visibilidad no es sinónimo de ventilar la privacidad

yo tengo un blog donde cuento mi vida, algunos creen que en él expongo mi intimidad, mi privacidad, y no es así, eso seguirá siendo mío, está dentro de mí, y es imposible que pueda ponerlo fuera, ni en palabras, ni en los actos públicos de mi vida en visibilidad.
nadie podrá nunca saber qué es lo que hay en mi corazón o en mi mente, lo demás es parte del proceso como vos decís, de aportar con nuestro granito de arena a desmitificar el lesbianismo y sus fantasmas

besos!

Akaotome dijo...

marga: tienes toda la razón, pero la cuestión es que pareciera que así es, tal vez no lo expliqué bien, sino que VISIBILIDAD a veces se siente como que "hey, gente, vengan y opinen", incluso se convierte de pronto en "te conozco desde el pelo hasta la punta de los pies" y no es tal cosa...

Cicutarsenica dijo...

Salir del closet no es de un día para el otro, es un proceso, yo estoy en el. Tengo muchos temores pero ahí voy...De todas maneras,la vida de una es siempre objeto de comentarios no importa si estas dentro o fuera del closet o si tienes mucha o poca pluma, lo cierto es que la gente detecta de inmediato que tu vida no se rige por los standares y por supuesto hacen conjeturas (acertadísimas, jeje).
Este mundo está muy lejos de ser justo pero hay que seguir en la pelea. Tu y tu pareja son admirables y tienen un par de hijos muy hermosos. Que sigan bien.

Anónimo dijo...

wow, yo también pensé que era Ana la que lo escribió... la manera de hacerlo tal vez... sonó más a Ana que a Criseida... por cierto leí un libro sobre la historia de Nuevo León, que se llama Delirio: the fantastic, the demonic and the réel, y la autora es Marie Theresa Hernández, creo que es bastante probable que lo consigas porque lo publicó la Universidad de Texas... si puedes echarle una ojeada... está medio pacheco sabes... como raro, pero bonito... si tienes chance de verlo estaría bueno conocer tu opinión sobre el texto, aunque sea una ojeada superficial... por cierto soy Luisa, la antropóloga, saludos a los 4

Otra Cereza dijo...

Hola!

Pasé por tu blog y me gustó mucho,

En mi caso fue un poco más díficil salir del closet, o talvez lo díficil fue encontrar la "aceptación" de parte de mi familia...

Tengo un niño y talvez equivocamente eso era lo que más les preocupaba, pero yo y mi novia les hemos demostrado a todos los que en algún momento dudaran del "bienestar" de mi niño que el hecho de ser lesbianas no significa que no podamos ser mujeres en todo su esplendor, y eso incluye el ser madres.. Supongo que vos me podés entender mejor que muchos!

Muy buen post

Saludes!

News Blog dijo...

Nice Post
Gay