domingo, abril 05, 2009

Diatribas y debralles en la soledad parte II

Me siento triste, triste, tristísima.
Es domingo. En la noche. Los últimos 6 domingo en la noche los he pasado sola. Al final me ha servido para seguir las series que había dejado de ver por exceso de trabajo.
Regresar a mi casa me molesta. Podría intentar escaparme del mundo con tal de no tener que regresar el domingo en la noche a mi casa.
Hasta ahora me vengo dando cuenta de que hay cosas para las que yo no sirvo. No sé estar sola. Sí que lo he sabido siempre, pero a veces me apaño mejor que otras para tolerar la soledad.
Creo que lo malo es que me he dado cuenta de que tampoco sirvo para estar acompañada. Mi egoísmo sobrepasa cualquier opción.
Soy una tabla. No puedo hablar de mí. No puedo decir "esta boca es mía". Hablo mucho. Demasiado, pero digo muy poco de mí. Lo compenso bloggeando. Lo compenso escribiendo cartitas. A veces muy tarde.
Me siento triste por saber que no puedo compartir mis sentimientos.
A penas pisé mi casa me quebré en llanto. No se podía distinguir quién lloraba más, si Diego o yo. Y el pobre Sampi nos veía, quietecito. Normalmente no tolero que Diego llore por un berrinche. Pero hoy fue diferente. Hoy pude entender por qué lloraba. Lo supe apenas empezó. No quería quedarse sólo de nuevo. Cuando se quedó más tranquilo me dijo, "Mami va a trabajo y Mamá ta en Jiuton. Quiero jugar con Lucy." Jugar con Lucy para él significa estar rodeado de entre 4 y 6 niños dependiendo del día, y hasta 8 adultos, también dependiendo de las circuntancias.
Ya se durmió y se quedó tranquilito, pero yo no. Yo no me dormiré sino como hasta las doce, son al menos 4 horas más para disfrutar de mi compañía.
Ayer vi Nemo, por accidente. Vi la partecita donde Dory le dice a Marlin algo así como cuando estoy contigo recuerdo y yo quiero recordar, cuando te veo veo mi hogar, tu eres mi hogar. Y yo estoy muy triste porque mi hogar no está. Sí, lo admito, soy codependiente.
Hoy he estado muy sensible. Amanecí sensible. Y será una conjugación de malas selecciones Hollywoodenses, pero ver pedacitos de Runaway Bride de Julia Roberts no ayudaron mucho a mejorar mi ánimo. Con esta chava incapaz de decir lo que siente y lo que quiere. Lo único que he necesitado en todo el día es un abrazo. Un abrazo fuerte y largo que me haga sentir poco más que un mueble. Y no es que haya estado sola. Fue un día intenso de pasear niños y socializar con amistades, pero una no puede ir por la vida imponiéndose a otros y diciendo "me abrazas por favor!" y la gente no puede adivinar.
Me siento muy sola. No tengo energía para hablarle bonito a mis niños. Siento que mi vida gira en torno a ellos. Me mareo. Procurando que no se ahoguen, que no se rompan, que no rompan algo de otros. Que no hagan ruido, que no molesten, que no despierten gente. Porque en el momento que ellos sean una molestia yo voy a ser una molestia y bueno, la consecuencia obvia de eso, sería terminar solita en casa.
El viernes por la noche me pasó igual. Todo indicaba que iba a pasar una triste velada viendo documentales de osos polares apareándose. Por suerte vino a visitarme un amigo que lleva una pena más trsite que la mía.
Soy tan ñoña. Necesito un psiquiatra y una prescripción médica urgente. Si no fuera porque ni para eso tengo dinero.
Creo que lo que necesito es dormir. O ver la nueva generación de 90210, Grey´s Anatomy, Private Practice y Desperate Housewives.
Te quiero Crix, eres mi hogar!

11 comentarios:

Akaotome dijo...

eso es lo màs horrible, pasar todo el dìa con gente y llegar a casa y sentir que te hace falta un abrazo...

Dante´s World dijo...

Lo de ir pidiendo abrazos ... hace años, cuando mi mujer todabia no era mas uqe la hija de una amiga, cai en su casa luego de un mal dia y me sente en una de las butacas del comedor, y mientras el resto de la gente (amigos, novios y demaces cosas que pululan en casas con adolescentes) discutia por no recuerdo que, yo que seguia sentada reclame:
QUIERANME!
euge que para ese entonces andaba de novia y ni me registraba (solo para pelearme) se acerco y me dio un abrazo del cual solo me solto cuando al suyo se sumaron otros y terminamos siendo una montañita de gentes ...

a veces uno tiene que gritarle a los que le rodean que le quieran asi de forma exagerada ... la gente se olvida de abrazar ... y despues uno no recuerda como comenzar, y se siente vergonsoso por hacerlo ...

son costumbres que se pierden, como la de cantar villancicos en navidad ...

saludos a los niños y una montaña de animos para ti

MrH dijo...

Un abrazo, mujer, aunque sea virtual...

Magui dijo...

Te mando un abrazo enorme Ana, gigante gigante y recibo con gusto el tuyo si me lo devuelves.
tambien me siento sola hoy, mi hogar está lejos y esta casa está tan vacía...
aunque sea virtualmente, acá estoy¡¡
besos.

Lau...rulando ya!!!... dijo...

Nuestro Blog se llama asi en honor a ésto. El abrazo de los amigos, el del amor...el de la vida en si, es un descanso, una conexión adsl con nuestra batería de afecto.
No te rindas...pide, grita...falta mucho menos para volver a tu hogar.
Ojalá Mexico estuviese a viaje de tren.
Un Besako. Un abrazo cálido y miles de ánimos, para los 4.

V dijo...

Ánimo Ana, en ocasiones es inevitable sentirse "apachurrado" pero vámos tienes muchas cosas (primordialmente tus hijos y tú mujer)para seguir de pie...

Te mando un abrazo aunque sea virtual esperando que estes mejor.

Saludos

marga dijo...

terrible

cómo te entiendo...

Anónimo dijo...

Oww Anita si yo te viera te daría un enorme abrazo,largo y tendido....pero te mando uno desde aqui bien grande,animo!

Pris

Alea Reygo dijo...

Tienen un mensaje en mi blog

Maria dijo...

¿sabes? creo que la soledad con niños es mayor, tienes que estar más entera, te exiges más a tí misma; pero lo haces tan bien.....
Mírate, si tienes una energía increíble; cada vez que leo tu blog(1 vez al mes) alucino. Y me digo: "Qué persona tan fenomenal, qué claras tiene las cosas, y cuánto bueno tiene en la vida....
Y es tan duro estar sin la pareja. Te entiendo, porque yo pasé un periodo de 5 años, viendo a mi pareja sólo los fines de semana, y cuando por fín vivimos juntas, se me pasó la tristeza.
Un abrazo dulce

Aqua dijo...

Anita que penita leer este pst y estar tan lejos, por lo menos desde aqui un abrazo virtual.
Bss
Aqua