jueves, enero 29, 2009

Teléfono descompuesto

Si Dios existe, tiene un NEGRO sentido del humor. No me queda duda. Pues resulta que ya estoy en Houston y las cosas acá van mejorando y a pesar de ciertas inclemencia todo marcha viento en popa. Sin embargo, he perdido gran parte de la comunicación con Ana y Diego y Santiago debido a un artefacto que prometía acortar distancias: EL TELEFONO.
Como la historia de cosas inexplicables que hace el padre de Ana aún nos persigue, Ana no tiene teléfono como para que yo como ser civilizado le llame desde acá y nos contemos cositas al oído. Eso repercute en que tampoco tiene internet. Y la situación se complica porque durante las mañanas da clase y en la tarde sigue con su empleo en el call center.
Pero teníamos el celular, que aunque nos salía caro porque solo puedo recibir mensajes pero no enviarlos, y hacer llamadas que son cobradas a un ojo de la cara y se come mi saldo al igual que el de Ana, era la mejor vía de comunicación que habíamos encontrado.
Sin embargo, ayer sucedió que simplemente no la puedo escuchar. Sí, señores y señoras, marco (o me marca) y ella me puede oír pero YO NO!!!!! No sé cuál es el problema, pero el caso es que ella puede oírme y yo puedo leerla.
Tiene sus ventajas, claro, puedo darle malas noticias y no me grita por el teléfono (que tampoco es que lo haga muy seguido, no vayan a creer), y yo puedo exigirle explicaciones y ella puede colgar y no mandarme contestación por texto.
Aún así, lo que tenemos ahora de comunicación es algo muy bizarro.
Hoy me mandó un recado para que marcara y "hablara" primero con Santiago y luego con Diego.
La "conversación" se llevó a cabo así:
YO: Hola, pues no sé cómo calcularle el tiempo, pero ahí va, voy a contar hasta tres y empezaré a hablarle a Santiago.
[silencio]
YO: Hola, Sampi, cómo estás, ¿te estás portando bien?, ¿fuiste a la escuela? Cuéntame qué has hecho, ¿jugaste con Diego? ¿te está cuidando la abuela? Bueno, Sampi, te quiero mucho, pásame a MAMI.
[silencio]
YO: Bueno, no sé con quién estoy hablando, pero le voy a empezar a hablar a Diego... Hola Diego, cómo estás, qué estás haciendo, ¿fuiste a la escuela?, pórtate bien con Mami, con la Abuela y con Sampi, no llores mucho. Pásame a MAMI.
[silencio]
YO: Bueno, no sé si le calculé bien, me siento muy extraña adivinándole, pero bueno, ya voy a colgar.


De ratito entraron dos mensajes de texto a mi celular: Era Ana diciendo que había salido todo bien, que Santiago y Diego regresaron el teléfono cuando les dije, y que si tenía acceso a una WEB CAM podían ir al ciber, pero por desgracia yo estaba trabajando y ahí no hay computadores con WEB CAM, habrá que esperar a un fin de semana que mi roomate me preste la suya y pueda verlos a los tres.
Mi otra roomate irá a Monterrey el próximo fin de semana y me está entrando la comezón de irme con ella.
¿Me alcanzará el dinero?
No se pierda un capítulo más de esta tragicomedia.
Anita, ¿será que uno de nuestros teléfonos es republicano y está siendo bloqueado por el pro-Obama?

5 comentarios:

FerGie dijo...

HOLA JAJAJAJ INTERESANTE POST, TE INVITO A VISITAR MI BLOGG. ES NUEVO Y APENAS ESTOY ENTRANDO AL MUNDO BLOGGER. SALUDOS DESDE MEXICO.

http://chikafergie.blogspot.com/

V dijo...

Cielos!!!, qué complicado debe ser eso; al menos se dan sus mañas para poder comunicarse.

¿Porqué no intentas contratando una línea IP y que tengas un nùmero local de monterrey? en realidad no es tan caro (al menos seguro es más barato que vía cel) así Ana podría llamar desde cualquier teléfono en Monterrey y marcarte a un número local. yo el único servicio que conosco es uno que se llama Getfon www.getfon.com pero supongo que debe haber más es cosa de buscarle (sono a comercial de cerveza).

En fin mujeres échenle ganas es sólo un lapso, cuídense mucho y mis mejores deseos para ustedes.

María dijo...

Hooolllaaaa..¡qué frustración! sé que existen sistemas increíblemente baratos de comunicación telefónica... no recuerdo bien el nombre, pero me parece que es algo así como "Vodafon" http://moviles.directorio-web.org/vodafon.html
Espero que en realidad te ayude en algo porque sólo puedo imaginar la desesperación por no saber lo que sucede con tu familia. Te entiendo porque yo me encuentro en Chilangolandia con nuestra hija mayor y mi mujer anda en Aguascalientes con nuestros otros 4 querubines y un día que no sepa de ellos me mata!
Seguro que si contratas uno de estos servicios el Pro-Obama no podrá interferir la comunicación... ¡Suerte!

Chesend dijo...

ay no que desesperación, ya me imagino... pero bueno esperemos que pronto puedan mejorar el sistema de conversación...
saludos, un abrazo a los cuatro...

Aqua dijo...

Mi mas profunda admiración para ti y Ana por que hay que tener los ovarios bien puestos para no quedarse enuna zona de confort y seguir adelante con esos objetivos que se han marcado, mucho animo y espero que Dios las ayude. Por lo de la comunicación tiene que ser una desesperación.
Animo
Aqua