martes, enero 23, 2007

Cuestión de definirnos...

Este día haré dos entradas: una teórica y una actualización de Nuestra Vida Sobre Ruedas. No se pierdan ninguna de las dos!

Cuestión de definirnos
Me dijeron por ahí que a veces no es necesario luchar contra la invisibilidad. Me dijeron, también,q ue las definiciones ciñen y uno es mucho más que una sola cosa. Y es cierto. Alguna ocasión, en un taller de género en GRUMALE nos pidieron que nos definiéramos, que hiciéramos una elección entre lesbiana, o mujer, o madre para ver qué nos definía mejor. Y si acaso alguien sentía caber dentro de otra clasificación podía sentirse libre de escribir palabras adicionales. Ana escribió lesbiana, madre, artista visual, feminista. No recuerdo si en ese orden ni su me falta una palabra. Algunas escogieron lesbiana, algunas mujer, algunas madre lesbiana. Yo por contraras y espíritu libre escribí "simplemente Criseida". Entiendo muy bien la postura, entiendo la necesidad de expandir nuestros límites y no quedarnos en una definición que después de todo no termina de decir quiénes somos: Yo sería Criseida, regiomontana, de origen clasemediero, licenciada en letras españolas por el Tec de Monterrey, lesbiana, Maestra en Español por la Universidad Estatal de Nuevo México, madre, empleada, nicolaíta por accidente, con orientación política de centro, epicureísta guadalupana, feminista, activista, depresiva. Todas y cada una de estas palabras no ayudan mucho a formarse una idea de mi persona. No hablan de mi carácter, por ejemplo, ni de mi temperamento o sentido del humor. No reflejan ni mis pasiones, ni sentimientos ni sueños. Sin embargo, sirven para entender mis luchas. Es decir, que si yo me defino toda la vida como Criseida, nunca me permitiré acercarme a las lesbianas, lesbianas feministas y madres lesbianas. Esta postura de individualidad y egoísmo personal funcionaría sí, en tanto no necesite espacio de expresión y en tanto me conforme con uno clandestino. Si coincido en que la apertura social únicamente permita bares, cafés y discotecas para gays y lesbianas la definición, quizás, podría quedar en "simplemente Criseida", pero para eso no necesito ni siquiera salir del clóset.
Entiendo que la situación actual de las cosas no son tan amables como para decirle a todo mundo "soy lesbiana", pero conformarnos con el bar, el café, la disco, nos hace más daño que bien, nos hace aceptar del discurso dominante su tolerancia, cuando en realidad merecemos respeto.
Necesitamos, en este caso, la definición, porque sin ella la palabra no existe, si no existe no se dice y si no se dice menos existe. El mundo se sorprende de la existencia de lesbianas y madres lesbianas porque no sabe, valga la repetición, que existimos y hemos existido siempre; ésa es invisibilidad y por eso es tan mala.
La causa gaym la causa lésbica, la causa feminista, la causa de los movimientos de liberación, la causa de la Iglesia, la causa de nuestros dos presidentes son causas diferentes, sin embargo se entiende que la unión hace la fuerza y las alianzas procuran conquistas mayores. El punto no es rechazar que nos identifiquen o definan de tal o cual manera, el punto es reconocer en qué lado ideológico están nuestros pies plantados y si éste nos beneficia. Yo, en este momento de mi vida apuesto por la legalidad y ésta no es más que un elemento del sistema político actual, pero eso no implica estar de acuerdo con la doble vida que es ser empleada de día y lesbiana de noche, al contrario, eso debería implicar sacar la preferencia sexual del código de ética y poder decir soy lesbiana como quien dice compré mi abono rayado. Pero mientras eso sucede, sería bueno que el mundo se enterara de nuestra existencia, se hiciera a la idea y viera que no hay nada extraordinario en querer, amar y tener sexo con la persona del mismo sexo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

en verdad que la crónica doble está para NO ACABÁRSELA :D

magnifique :D
Saludos!!!

Héctor

una de tantas dijo...

El mundo está muy bien enterado de nuestra existencia, otra cosa es que el mundo prefiera darse por no enterado para así hacernos vivir nuestra sexualidad como un asunto de orden "privado". Creo que hay pocas expresiones más tramposas que esa de que la sexualidad pertenece al ámbito de lo privado, si no nos fijamos en la sexualidad de un heterosexual es porque todo el entorno asume la heterosexualidad como lo normal, cada vez que alguien presenta a su esposa o su marido expresa sexualidad (que no confundir con vida sexual), cada vez que invitan a una fiesta o reunion en tu trabajo y se da por sentado que el o ella pueden acudir con su marido o su mujer o novia etc mientras que la lesbiana aunque se sospeche de su preferencia, como mucho podrá acudir con una "amiga" compañera de piso y más aún buscarse a un amigo para dar el pego y jugar el rollo del heteropatriarcado...

Asumo mucho de lo que dices en tu artículo y lo asumo mas porque se que en latinoamerica las cosas son más dificiles que en esta españa de ciertas ligislaciones (aunque los avances en muchos lugares de España son solo de cara a la ley, porque la sociedad sigue anclada en el mismo trato discriminatorio). Pero no estoy de acuerdo con eso del desconocimiento. El "desconocimiento" no es más que una careta para obligarnos a seguir en el armario. Ya no está tan bien visto que se nos discrimine abiertamente, que se nos ataque o como hasta hace bien poco, hasta se nos meta en las cárceles o en los siquiátricos. Entonces paso al siguiente estadio, te ignoro... Espero que mantengas tu sexualidad en "privado" y santas pascuas. Así mi heteropatriarcado permanecerá a salvo e intacto.

Yo misma que me muevo en un ambiente medianamente liberal cuando estoy en una reunión de heterosexuales he probado a hablar de mi sexualidad con el mismo desparpajo con el que ellos y ellas hablan en cualquier reunión, así la señora que hasta hace un rato destacaba las proporciones lo bien dotado o cualquier otra expresion por el estilo de su marido o amante de turno, baja la cabeza y guarda un silencio embarazoso, acompañada del silencio de todos los demas si a mi por provocar, les digo que mi novia tambien tiene un culo estupendo... Y hasta he llegado a oir a quienes antes hablaban de dimensiones y portentos con desparpajo que "no hace falta ser tan gráficos, que el sexo es algo privado", siempre claro que no sea sexo heterosexual...

No suelo ir por ahi hablando de mi sexualidad porque no es mi estilo pero si lo he hecho para comprobar en el cien por ciento de los casos que es la manera de acabar una conversacion de sexo entre heteros... hablar de mi sexualidad... AL menos me queda como una estrategia cada vez que comienzan en las reuniones de trabajo o el gimnasio con las mismas aburridas conversaciones... No falla... el silencio se impone y yo puedo seguir tranquila sin oir tanta imbecilidad por segundo...

La visibilidad consiste precisamente en imponerse a ese velo que nos impone el "aparente desconocimiento", supone decir et presento a mi novia de la misma manera en la que lo hace nuestro compañero de trabajo. Se que es un paso lejano en muchas sociedades pero debería ser siempre el norte. La etiqueta es por tanto necesaria y no caer en la trampa de pensar que el mundo heterosexual no se etiqueta, al contrario es qeu la etiqueta es tan grande, lo abarca todo de una manera tan ostentosa que entonces nos parece que no está. Pero lo está, hasta en nuestras propias vidas cuando no vivimos nuetra sexualidad de cara al público.

Me gustaría citarte en nuestro blog y si quieres, nos encantaría que quisieras colaborar con nosotras... Empezamos un blog colectivo (está ne el link), donde esperamos que muchas quieran decir algo.

una de tantas dijo...

Uooos el link no parece funcionar... te lo dejo de nuevo, no me gusta ponerlo en el texto me parece una forma de spam...