viernes, octubre 13, 2006

Ya en casa


Son las 18:48 del viernes 13 de octubre. Ana y yo hemos vuelto a casa a iniciar el proceso de adaptación. Ahora nos enfrentamos a la práctica de tanta y tanta teoría que leímos y nos dijeron.
La madre de Ana dice que los bebés tienen un chip en el cual, hasta el más tranquilito, entra en crisis de llanto apenas llega a casa. En fin, hemos salido del hospital y yo estoy agotada y agotada.
Pero bueno...

El martes 10 de octubre nacieron Diego y Santiago. La tía de Ana nos llevó al hospital y cuando se fue, nos dimos cuenta que no llevábamos la tarjeta. Tuve que regresar a voltear de arriba a abajo la casa y volver al hospital para poder entrar con Ana al quirófano. Casualmente ese día, hacía mucho calor y mucho tráfico. Pero pude dar con la mentada tarjeta y reunirme con Ana una vez que la habían preparado para la cesárea.
Estuve en el quirófano de principio a fin, dándole ánimos a Ana, tomando video, tomando cámaras, etc. Pensé que únicamente me iba a quedar en el momento del nacimiento, sin embargo, toda la práctica adquirida gracias a NIP TUCK y La llegada del bebé, sirvió para presenciar con total ecuanimidad toda la operación.
El momento del nacimiento es inexplicable, es una emoción que nunca había sentido en toda mi vida. Y vaya que he tenido una gama amplia de posibilidades. Me concentré en portarme a la altura de las circunstancias y nada más. No hubo tiempo de

desmayos ni mucho menos andarle sacando a todo el asunto quirúrjico.

El anestesiólogo felicitó a Ana por bien portada y la verdad es que sí se portó bien. Esa sonrisa que tuvo en el quirófano la conservó hasta el día siguiente, cuando conoció a sus hijos. Pero la quitó enseguida cuando se sintió adolorida por tanto piquete y estrujadero.

En el momento del nacimiento me sentaron en una silla desde donde nada más podía ver a Santiago, así que presencié el APGAR de ambos, pero al único que pude ver bien fue al chiquitín que nació pesando 1.800 Kg.

Los metieron a una cuna fisiológica para que regularan temperatura y yo le pedí al doctor que por favor me dejaran entrar a ver a Diego, porque no lo conocía. Casi me da un infarto de la emoción.

Ana no pudo ver a los bebés sino hasta el día siguiente, 11 de octubre, alrededor de las 9:00 am. Le dio mucha mucha alegría ver a los niños y conocerlos de pé a pá.

Y bueno, nos dimos cuenta que a pesar de estarnos preparándo psicológicamente para las piernas de pollo de los bebés, lo arrugados que están y todo el merequetengue, sencillamente somos unas mamás gallinas que no pueden ver a sus hijos más que de uno forma: simplemente HERMOSOS.

Muchas gracias, de nuevo, a todos por sus visitas, sus llamadas y su apoyo a lo largo de todos estos meses.

9 comentarios:

Ana Gaby y David dijo...

Hola chicas!

Nos alegramos muchisimo de que los cuatro esten bien, alegres y sanos. Disculpen que no les hayamos escrito mucho en los ultimos meses, pero pueden estar seguras de que estuvimos siguiendo muy de cerca todo este gran proceso de volverse madres.

Nos es dificil expresarles lo que sentimos en este momento, solo sabemos que sentimos una gran alegria y emocion por poder verlas felices a ustedes y bien bonitos a su par de retonitos. Esperamos poder conocerlos pronto en persona, ya sea que las visitemos nosotros o que ustedes cuatro vengan de shopping a Austin y lugares circunvecinos (les dijimos que hay malls de Outlets con tiendas especializadas en bebos a menos 1hr al sur y norte de nuestra casa?).

Sabemos que cuidaran muy bien de nuestros sobrinos, pero de todas formas les recordamos que los cuiden mucho. En fin, reciban besos, abrazos y todo nuestro carinio.

Atte.:
Sus amigos, Ana Gaby y David

Cicutarsenica dijo...

¡Son lindos!. Felicidades.

Carmen dijo...

Ana y Cris:
Un abrazo y muchisimísimas felicidades, están lindos.

Ahora sí van a ver lo que es bueno.
Pero para eso tienen a sus dos mamis, una atiende a uno y la otra también,
uno llora y el otro también, uno duerme y el otro no, ninguna duerme.

giannina dijo...

Qué lindos!

Kickapú dijo...

¡Están hermosos!

Tia Diabla dijo...

es seguro que una lagrima de emocion este escurriendo en estos momentos sobre mi mejilla!!

y ahora si chulas sabran lo que es chinga y no chingaderas!!

Anónimo dijo...

Felicidades a las dos! Me alegro de que todo haya ido bien, que niños tan preciosos! Un beso fuerte a los cuatro! Ahora mucho ánimo, os esperan noches largas.. y muchas satisfacciones también! Por si sirve de algo, os recuerdo que aqui me tenéis, para lo que haga falta. Un abrazo gigante desde Valencia.
Espe.

Anónimo dijo...

Crix, te equivocas, no están hermosos... están HERMOSÍSIMOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Se lucieron en verdad :D:D:D Lindos, lindos, bonitos que les quedaron ;). Muchas felicidades nuevamente a las mamaces y a tomar fuerza y aliento para cuidar, proteger y criar a estos pequeñines hermosos.

Hector

Anónimo dijo...

Apenas me estoy poniendo al corriente... Wow! Estan preciosos. Manden o posteen mas fotos. Mil felicidades Ana & Crix.

Besos,
Alicia Ixchel